Visitas

viernes, 11 de noviembre de 2016

Dame prioste la medida



Yo te escribía unos versos
que entre reglas y entre escuadras
fueron tomando medidas
de tus ladrillos en llagas.
Imaginé los suspiros
de las cuitas que se afanan
en ser Iglesia en la Iglesia
parroquial y diocesana.

Yo te pregunté y dijiste
Mirarán al que traspasan”.
Y te miré y te veía
en las cubiertas moradas
y en las mantillas paulinas
y en las femeninas fajas
y en los plásticos al aire
hechos de puñal de carpa.

Y me dispuse a tus pies
y adonde mi vista alcanza,
veía al Hijo del Hombre
como el Apolo que enzarza
la envergadura imposible
del que ni cabe, ni pasa.

Pasaron los ocho años;
y si el poema quemaba,
más quemó el dintel contrito,
quemó la estrechez de laja,
quemó el ladrillo rojizo
y se quemó, farisaica,
los que al Dueño del Lugar
y Dueño de aquella casa
le dijeron que de Grande,
ni cabía, ni pasaba.

Se quemó hasta mi poema
porque el poema quemaba.
Lo quemó el mejor Cabildo
que a valentía no le gana
ni el pretendido del Cielo.
Fue una apuesta del mañana.
Fue una petición expresa
del que ni cabe ni pasa.

Y en la noria de los tiempos
y el almacén de mi alma,
miré mis versos malditos
y cambié la rima y pausa
por rendirle a un homenaje
al que ni cabe ni pasa:

"Dame prioste, la medida"
que dista de jamba a jamba,
súmale bien la altitud
y el través de travesaña,
y apúntame el pino ibérico
de sus puertas ampliadas
y di que me equivoqué
PORQUE CRISTO CABE Y PASA.

Porque el dueño de las vidas
parroquiales, van “lanzadas”
a que sea todo posible
y que el Dueño de la Casa
aunque ni cupo ni cabe,
traspase la historia rauda.

Aguarda prioste, al dato,
anótalo atento. ¡Vaya!
Cristo que es del Templo dueño
ha abierto el pecho a su causa.

¡Por Dios que es verdad! ¡Qué acierto!
"Todo es posible en Granada".

Hasta que mi Dios bendito,
el mismo que traspasaran,
el Hijo de Caridad,
la de femenina guardia...
...este Mismo, el Portentoso
de santísima labranza
en el Sagrado Misterio
de su Sagrada Lanzada,

...por la puerta de Dolores
¡que es la puerta de su casa
(fíjate, que así es la cosa)

es tan GRANDE, que YA pasa!