Visitas

domingo, 13 de marzo de 2016

Virgen con miriñaque


Granada es el paraíso
de la poesía calma,
de las cosas importantes
que sólo al oído hablan
no vayan a despertarse
de sus hechizos de magia
las almenas y troneras
y las puertas y murallas
que son soldado dormido
en el sueño de su fama.

Granada es a la poesía
la joven enamorada,
bisoña en besos y mimos,
inexperta, algo novata,
pero que arde en el fuego
de su lujuria callada.

Granada está hecha de versos
de estrofas, coplas, baladas,
y de los ritmos discretos
y de estrofas sosegadas.

Os voy a poner un ejemplo
que explica bien ese alma
que definió Federico,
preferido de Granada:

Para hacer un buen soneto
catorce versos hacen falta.
Pero sólo catorce versos
no son soneto ni nada.
Para hacer un buen soneto
poeta hay que ser. No basta
cumplir patrones y normas
pero olvidar la sustancia.

Pues Granada es poesía
hasta en su Semana Santa.
En la visión de sus palios
que son escuelas del alma,
y calesas femeninas
para la flor, la luz, la lágrima.

Poemas en terciopelo
y versos hechos en plata,
como cárceles de flores
con incendios de cien llamas.

Son el poema perfecto
para una Victoria clara,
para que el Darro se cuele
por toda la aristocracia
de la que al decir su nombre
se entiende toda su magia
y que dicen Maravillas.

Coplas en forma de aulas
para que salga primera
la mejor Universitaria,
para que callen los días
en conversaciones sacras
o se disparen las manos
cuando del Zaidín levantan
nuestras jornaleras damas.

Son poemas nunca escritos
entre callejones. Pasan
lamiendo los jabalcones
y acariciando barandas
y encalando las paredes
y reflejando la magia
de sus bambalinas serias
entre azules y entre platas.

Son altares revividos
que a toda una Roma acallan
o salen de las clausuras
de las realejeñas tapias.

Son Monasterios andando
al son de fúnebres marchas
y esperas Dulces de Nombres
y divisas trinitarias.
Puede que sean un circo
de leones de la Alhambra
para virginal apuesta
de la Virginal Sultana.

Pero son 30 poemas
del corazón de Granada.
Algunos son centenarios,
versos de sedas y de aguas
y otros son como estrofas
recién paridas, acabadas.

Porque son las 30 formas
con las que cuenta Granada
de hacer buena la teoría
que Lorca nos sentenciara.

Dijo el poeta en sus versos
Virgen con miriñaque,
Virgen de la Soledad.
Y con la Virgen Jerónima
el soneto acaba ya.

Si Ella no es la poesía….
No sé entonces que será.

Granada es el Paraíso
de la poesía calma.
Y Granada es un poema
con 30 versos que hablan
que es la Tierra de María
al llegar Semana Santa.