Visitas

miércoles, 9 de marzo de 2016

Concepción

FOTOGRAFÍA DE ANTONIO ORANTES
LA LOCURA COFRADE.

No entiendo bien la genética…
Si no sé casi de ciencia,
cómo queréis que mi mente
tal galimatías comprenda.
Sólo sé que es como un tren,
encargada de la herencia.

Eso nos dice el que sabe.
Yo, lo explico a mi manera,
sin términos eruditos
y en el habla albaicinera.

Lo que yo os quiero contar
para que todos me entiendan
qué adn es el culpable
de que tanto yo os quiera
y sin ser hermano vuestro
me haya hecho falta siquiera
para llamarme a mí mismo
CONCHO corriendo en mis venas.

Comienza la explicación
de este torpe que es de letras….

La Concha es un usufructo,
que te adscribe a una etnia,
color azul, medio plata,
con la condición primera
de ser solamente concho
y eso sí, SER GENTE BUENA.

Una vez que ya has firmado
y cumples las exigencias,
olvídate lo que sabes
de familia y parentelas.
No hay Hermandad en el Mundo
ni estirpes, linajes, cepas…
…que te atrapa y te conquista,
te desnuda y te envenena
como en el Bajo Albaicín.
¡Y es que yo ya soy de Ella!

Y se ingresa en esta estirpe
ascendiendo por la cuesta.
Pero ojo, que los conchos
la llaman de otra manera.
Es callejón de sentidos,
la calle de las quimeras,
el corralón de los sueños
y el despertar de la siesta.

Dentro ya, tus apellidos
ni valen ni comprometan.
Porque el único apellido
que desde ya te presenta
es el que te dice CONCHO
y concho te representa
como un loco enamorado
de nuestra Sagrada Fiesta,
un católico entregado
a católicas maneras
y un demente y perturbado
por su azul. O sea, POR ELLA.

¿Sabéis ya que es el adn?
¡Qué fácil hablar de ciencia!

Pues ahora yo os explico
quién es esa Concha nuestra
que ni cien mil pregoneros
rima, rimando pudieran
describirla y explicarla
 por tan única que es Ella. 

La Concha es el imposible
de la gubia imaginera.
La única Dolorosa
del siglo XX y moderna.
No puede ser como todas
adocenadas, idénticas
porque nació para el arte
y no para ser gemela,
ni del siglo XVII
ni de ninguna otra escuela,
ni hispalense o granadina,
castellana o genovesa.
Que fue la primera Virgen
contemporánea y auténtica
y no otra copia servil
aunque un maestro la hiciera.

Ella es al arte sin duda
como la lluvia a la tierra.
No hay Dolorosa en Granada
que asemejarla pretenda
ni su gesto tiene copia
ni de Ella puede cualquiera
ser devoto y ser hermano
y acaso ni se pudiera
 calificar en el arte
porque el arte, por bandera
lo lleva en toda la arcilla
del Dauro que le sirviera
al maestro López Azaustre
para dejarla perfecta.

La Concha es como un sinónimo
del sine labe concepta
que se prendió en los frescores
de sus mejillas y hebras.
Es el imposible giro
del dolor y de la pena
en el sacrosanto cuello
de su sacrosanta esencia.

La Concha es más que una Virgen.
Es una Hermandad entera
con un vestidor de infarto
tan capaz, cual Jorge Heredia
que abullonando los pliegues
hace posible que sea
todavía más bonita
de lo que antes ya era.

La Concha un día estará
en libros y conferencias
como una obra de arte
que sin parangón nos deja
aunque muchos de Granada
lo ignoren en su torpeza.

La Concha es mi Hermandad
sin que haya yo entrado en ella,
pero con mi hermano Óscar
no me hizo falta siquiera,
mientras me rindo al capote
de Chicote y parentela,
y de Idígoras, Miñán,
Quique Cano y ascendencia
y perdóname Manolo,
o Don Manuel, porque enseña
nuestro veterano hermano
quién es en verdad, la nuestra.

La Concha es mi buen Fernando
Patricia, Alba y Lorena
y son mi familia Polo
y tantos que olvida esta
que no olvida sin embargo
que Ella corre por mis venas.

Pero dejadme un momento
sin enfados ni molestias,
que Concha me venga a la boca
por Curro Cruz y por ella,
Lupe, su mujer, su todo.

Ellos dos, que en plata vieja,
cuando hicieron 25
de una boda que en potencia
fue firmar amor eterno
en la concha de sus venas,
llegó el genio de Juan Cruz
a cantarles un poema
que es lo siguiente que oigáis
cuando se canse mi lengua
de contar quién es la Concha
y quiénes la representan.

Yo no sé quién es más grande;
Hermandad, tan solo Ella,
mi Curro Cruz, Guadalupe
Jesús del Amor y Entrega
o todos vosotros juntos
porque sois mi gente buena,
mi bendito hermano Óscar
con el que tengo mil deudas
aquellas bodas de plata
que me dictan el poema
o como dije al principio
es sólo cosa de ciencia,
porque no hay ciencia que explique
LO BONITO QUE ES SER DE ELLA.

La Concha es, simplemente

LO MEJOR QUE HAY EN MI TIERRA.