Visitas

martes, 28 de febrero de 2012

La Roldana

Poco vamos a descubrir de la escultora real hija del genial Pedro Roldán. La controversia acerca de la posible autoría de Luisa sobre la nada menos que Esperanza Macarena y la que el prestigioso Instituto Andaluz de Patromonio Histórico (IAPH) le otorgó en 2010 tras la restauración de la Estrella de Triana ya dice bastante sobre su valía artística. Entre otras imágenes que pudieran estar en la órbita de su gubia, la Virgen de Regla de los Panaderos de Sevilla y su participación en el Misterio de los Caballos de Santa Catalina que firma su marido Luís Antonio de los Arcos.

Y precisamente sobre el esposo gira esta entrada a caballo entre el arte y lo cofrade por la vinculación de la Roldana con las Hermandades de la Baja Andalucía. Porque ya el matrimonio empezó de manera extraña, en tanto que Pedro Roldán se negó a concederle a Luís Antonio de los Arcos la mano de su hija. Era este discípulo del gran Pedro, especializado en la policromía de las obras del taller roldanesco. Y además, poco cumplidor en su trabajo. Ya tuvo problemas con la Hermandad de la Carretería cuando contrata con los de la Calle Valflora del Arenal sevillano el Misterio que hoy día sigue imponiendo su deliciosa estética cada Viernes Santo. Era 1677 y su mujer y suegro tuvieron que hacerse cargo de la obra nunca satisfecha por Luís Antonio.

La historia nos ha contado que el marido de la Roldana era un borracho empedernido, poco edificante, ligero de manos con su mujer y acostumbrado a que esta lo mantuviera; en 1692, Luisa era ya nada menos que escultora del Rey, en cuyo cargo estuvo al servicio del último Austria, Carlos II y del primer Borbón, Felipe V. Fue la esposa de Carlos II, la reina Mariana quién le encargase para el Monasterio del Escorial un San Miguel aplastando al demonio que aún hoy se puede contemplar en la Iglesia escurialense.

Y como después reconociera la propia Luisa, antes de fallecer en 1704, el Arcángel Miguel es un autorretrato suyo mientras que el demonio al que aplasta, vence y domina con la espada, es su propio marido, que habría de fallecer en esos años, dejando bien claro que la muerte de Luís Antonio de los Arcos le supuso toda una liberación a la escultora que, si las atribuciones que le dan fuesen ciertas, es la autora nada menos que de dos de las más espléndidas dolorosas de la Semana Santa española, una de ella, Reina como ninguna... LA ESPERANZA MACARENA.

lunes, 27 de febrero de 2012

Boletines cofrades

Por una vez en estos años, quizás no tenga nada que ver con la crisis, o esta sea probablemente la que menos injerencias haya causado a la triste realidad de la desaparición de algunas de nuestras publicaciones cofrades más destacadas que en este curso cofrade y en esta cuaresma recién estrenada, vamos a echar en falta. Porque en 2012, nos quedamos sin “Cenáculo” y sin “Al tercer día”, boletines que habían venido a ser bastiones donde se daban la mano en una guerra sin cuartel frente a las sombras, la cultura, la liturgia, la ética y la estética. Yo, al menos, esta cuaresma enarbolo el crespón negro por su (deseo, espero y anhelo) momentánea desaparición.

El boletín para los cofrades nació en aquella Semana Santa de 1979 cuando corrían años en los que más que crisis económica pululaba por Granada una crisis de valores cofrades, de aletargamiento penitencial, en el que vio la luz “El costalero”, esa pica en Flandes que puso el cuerpo de costaleros de la Virgen de la Victoria, pionera en tanto, a la que siguió “Descendimiento” de la Hermandad de San Jerónimo y “Paciencia y Penas”, los tres obligando a que la Real Federación diera poco después un paso más y pusiera en la calle algo más que una guía de horarios e itinerarios. Desde entonces y durante la década de los 80 del pasado siglo, casi todas las hermandades apostaron por la publicación cofrade con renovado ímpetu.

Tres motivos sustentan los “librillos” de una Hermandad: la vía de financiación que mediante la inclusión publicitaria supuso en su día para las Cofradías, la necesidad de mantener informado a hermanos y devotos en general ante el oasis de noticias que en aquellos años no podía cubrir ni medios de comunicación ni similares y a la postre, la obligatoriedad de conquistar a la sociedad granadina mediante un considerado número de ediciones estratégicamente repartidas por comercios y establecimientos de todo tipo.

Correos electrónicos y la enorme cantidad de información vertida a título personal por un nutrido grupo de esforzados cofrades que altruistamente recogen cada día el mayor número de noticias y actividades cofrades a las que añaden material audiovisual en cantidad, han terminado por apuntillar los boletines. Cada vez los cofrades que lo desean pueden estar más informados de lo que acontece en su Hermandad, en las del resto de Granada, y todo ello con mayor inmediatez. Los boletines de esa manera pierden parte de su razón de ser. Los que nacen ya en formato digital restan sentido a los impresos. El coste de estos últimos y la cada vez menor capacidad de cubrir gastos en su edición, hacen el resto... El boletín, como lo conocemos, pasa por sus peores momentos.

Ayer, las páginas de las Hermandades, tertulias, asociaciones o de la misma Real Federación, se llenaban de artículos complejos, ricos, cargados de capacidad para formar, ilustrar y servir de cultura a los lectores. Éstos, por lo general cada vez más despegados de cualquier trazo de intelectualidad (la televisión a nivel nacional es un ejemplo vivo de ello) huyen de revisiones históricas y de todo aquello que no sea morboso, actual y muy nutrido de fotos. Aquellas contribuciones plausibles que José Smolzka, los López-Guadalupe, Padial Bailón, Emilio Caro, Córdoba Salmerón, Paco Estarli y algunos más que me dejo en el tintero nos han ido regalando año a año, sobre nuestro pasado, nuestras extintas hermandades, nuestro patrimonio, nuestras raíces a la postre, son escasamente seguidas y admiradas por un perfil de cofrade que no quiere saber nada de las líneas litúrgicas, pastorales, formativas o simplemente históricas que han sostenido y hecho, nuestra Semana Santa y nuestra religiosidad popular.

Y los espacios propios de cofrades de pro como Álvaro Barea, nos llegaron a privar de reflexiones siempre hechas con el gusto y el sabor de la verdad y de la pulsión de nuestras pasiones. Metimos en los boletines, de hace un tiempo a acá, a nuevas plumas, nuevos colaboradores y colaboradoras sin nada nuevo que decir pero que rellenaban dos hojitas... Y perdimos la sagacidad de Manuel Dorador, la oportuna clarividencia de Alberto Ortega o las lecciones admirables de Santiago Bueno. A fin de cuentas, si el lector sólo va a mirar fotos, y especialmente aquellas en las que verse, lo mejor es llamar a las filas del consejo de redacción al primero o a la primera que pase por el filo del portón.

He dejado en 34 publicaciones distintas cerca de 100 artículos... Y sé que se agota el género. A mí nadie me privará de custodiar con celo los múltiples boletines de no pocas ciudades, empezando por aquella “Saeta” malagueña de 1959 que guardo como oro en paño, y que son ya parte de mi apego a la cultura que se asocia a la religiosidad popular. Los boletines se mueren... Por todo en general y por nada en concreto, por nada en particular: su coste, su escasa repercusión frente a la inmediatez y fluidez de internet, haber dejado de ser un vehículo de comunicación directa con el hermano ante las nuevas herramientas que ofrece la informática y porque hemos agotado a la gallina de los huevos de oro, publicitaria y literariamente hablando.

P.D. A mi hermano Ricardo Díaz, incombustible director de El Cenáculo. Porque hace unos meses, decíamos lo mismo ambos, pero con distintas palabras. 

domingo, 26 de febrero de 2012

Misterio de la Cena de Granada

Algún día alguien reconocerá la paciencia, la responsabilidad asumida y sin necesidad por todos ellos, con el Hermano Mayor a la cabeza; y a fin de cuentas, los dotes para capear de la manera más elegante el envite complicado e innecesario de ver cómo el estreno ansiado y necesario, se ha de retrasar por cuestiones ajenas a toda una Hermandad. He conocido hermanos mayores granadinos (sólo puedo decir que la hermandad es del Jueves Santo) que ha tenido que hacer de psicólogo para que la entrega de trabajos según lo previsto se fuera realizado por parte del autor...


Pero ya, al menos, sabemos que los candelabros de guardabrisas del desmesurado canasto que sirve de escabel al mejor conjunto de la Santa Cena de España, en 2012 llevarán la talla que hubieron de lucir tiempo ha.

Algún día, hermanos oficiales, esa elegante manera de ponerle al mal tiempo buena cara se os recompensará, como poco, con un sincero y merecido abrazo. 

sábado, 25 de febrero de 2012

Jesús Arco López

Sus 21 años nos aseguran de un lado, que está llamado a hacer más aún en la disciplina artística que ha escogido y que tendremos, Dios mediante, muchas décadas de arte a través del cauce de su creatividad. Lo bueno es que ya no es una promesa del futuro sino una realidad del presente gestada mediante esfuerzo, dedicación y profesionalidad.

Hace un binomio perfecto, un tándem glorioso con Álvaro Abril. El que a estas alturas necesite presentación del mencionado está convicentemente ajeno a lo cofrade y a lo artístico, a la vez. Huelga decir, una vez más, que puede ser uno de los mejores diseñadores andaluces que exista y han existido en el último cuarto de siglo y uno de los más avezados y reflexivos vestidores; y la brevedad de lo expuesto es suficientemente rotundo.

Jesús bebió de César Gómez, ejemplo de buena persona y dechado de cualidad humana, un hijo del Cristo de San Agustín y un celoso guardián de los secretos del bordado cultista. A partir de ahí, nuestro protagonista vino a revelarnos sus capacidades dirigiéndose con firme y rotundo paso a lugares que por el momento sólo eran habitados por la mítica Trinidad Morcillo; y tras décadas de orfandad en relación a grandes de este oficio y esta disciplina, se asoma ya con legítimo derecho a la ventana del Olimpo del bordado granadino.

La última aportación ejemplifica algo: en su comprobada juventud reside el interés siempre demostrado por mejorar, por seguir siendo cada día mejor, por dar más a costa de horas de sueño y de sensaciones... pero cuyo premio es el aplauso meritorio que le dedican los que saben de esto y lo observan a sabiendas que el día de mañana, Jesús Arco López no será ese joven de la Hermandad de los Ferroviarios que un día firmó dos corbatas de palio y un pectoral para su Madre...

Porque con ese binomio perfecto que es el que componen Álvaro y Jesús, Jesús y Álvaro, no habrá que esperar mucho para tener delante proezas a la altura de pocos y la ocasión perfecta para sacar pecho y poder aseverar que al fin Granada está a la altura de otras míticas ciudades y sus obradores cofrades. 

viernes, 24 de febrero de 2012

Taifas cofrades

Divide y vencerás; lo dijo el erudito Nicolás Maquiavelo en 1513, cuando dejó el absolutamente imprescindible Tratado de “El príncipe”. Y 500 años después, los cofrades nos empeñamos en seguir la máxima renacentista como si fuera una recomendación de libro de cabecera. Porque así es como nacen los cuerpos de costaleros, los de camareras, los de acólitos, los de...

Tenemos exiguas Hermandades que rondan en nuestra Granada la media de los 600 hermanos. Para alcanzar esta cifra las hay que no llegan a los tres centenares y las que holgadamente superan el millar. En un conjunto humano tan pequeño se hace difícil sesgar la Cofradía en grupos independientes, entre otros porque la organización anual de la misma no tiene nada que ver con la necesidad de ejecutar comisiones y grupos independientes a la hora de funcionar. No se puede pertenecer a una Hermandad en calidad de fiel durante un año y porque un día tan solo del resto de los 365 se procesione en la Estación de Penitencia como costalero o como camarera, integrarse en un “cuerpo” la mayoría de las veces con amplia autoridad y capacidad de gestión propia.

El trasiego de todo esto lo expongo a renglón seguido... ¿para qué una Junta de Gobierno que de 14 a 25 miembros, es absolutamente capaz de regir los designios de la Hermandad, y a su vez grupúsculos con amplia independencia y capacidad de gestión propia? Me resulta anacrónico que las mujeres de una Hermandad que durante 364 días son hermanas como otra (u otro) más, tengan sus propias juntas o cabildos, sus propias cuentas corrientes y toma de decisiones, por el mero hecho de revestirse con una mantilla un día al año. Y me resulta anacrónico igualmente esta misma característica si hablamos de costaleros, de nazarenos o de acólitos, estos dos últimos grupos afortunadamente sin representación real bajo el mal entendido nombre de “Cuerpo de...”

Divide y vencerás... Porque he sido testigo de cómo usando el nombre de las Imágenes Titulares y de la Hermandad misma, colectivos de diversa índole han organizado pregones, montado celebraciones con fines recaudatorios y ejecutado todo un vasto panorama de actividades a veces escapando a las directrices de la Hermandad mediante la legítima Junta de Gobierno, a veces disponiendo de lo recaudado para fines poco razonables.

El Gobierno de España es regido por un conjunto de 20 personas, a fin de cuentas. Admitiría igualmente a todos los diputados y senadores, lo que me da una cifra de 616 personas y quizás algún ministro (raro) que no tenga escaño. Pongamos para beneficio de los incrédulos un total de 620 personas para dirigir (bien o mal) a 49 millones de españoles. Más de 79.000 personas por cada alto funcionario o padre de la patria. ¿Me está alguien diciendo que para la buena organización de una Hermandad, con unos 600 fieles en su nómina, no bastan si acaso los 14 hermanos oficiales de su Junta de Gobierno que como poco exige nuestra Autoridad Eclesiástica, y que da como resultado ni siquiera 43 hermanos por cada uno de los que aceptan la responsabilidad de gobierno para llevar a buen puerto la Cofradía?

Entiendo que dotar de autonomía y de capacidad de dirección y decisión a órganos dependientes en todo caso de una cabeza referenciada no es beneficio para el concurso positivo de nuestras instituciones religiosas. Ya se prevén dos cauces para que todos los hermanos nos sintamos plenamente identificados con la labor: los Cabildos de Oficiales y los Generales o de hermanos. Y sobra. Las cuentas son públicas, los anuncios y actualidad se envía a casa, se publica mediante las nuevas tecnologías o en los boletines (y correspondencia) y cualquier paso que se dé en una Hermandad ha de ser aprobado por dos cabildos distintos y dependientes uno de otro, luego la reunión de un conjunto de mujeres que un día al año ejercen de “camareras” y el resto no son más que hermanas, otras más, me deja el sabor y la sensación de la división y la falta de unidad.

Nacieron en su día, y no es algo que se pueda ni corroborar ni negar, como pago de favores, o como núcleo de presión. Las camareras con las grandes damas de la sociedad granadina de principios del siglo XX, fueron reconocidas y distinguidas con cargos que pudieran desempeñar y parcelas de trabajo donde mantenerlas entretenidas y premiarlas por el ahínco demostrado o la capacidad para convencer a esos señores que tenían algo que decir y eran sus maridos. En el caso costalero, quizás el mejor ejemplo sea el de la cuadrilla “madre y maestra”, la Victoria, cuando don José (de fausta y dichosa memoria) negó la posibilidad de que esos jóvenes de los años 70 del pasado siglo fuesen hermanos, y éstos pidieron tomar el nombre de la Niña de los Domingos y ser independientes en todo... Y aquella necesidad de 1979 y siguientes se convirtió en males que tienden a erradicarse, pero en algunos casos persisten en nuestra ciudad.

Estos sesudos y complicados organigramas establecidos a veces para alimentar vanidades particulares desinflan a las hermandades y las ponen en aprietos innecesarios. Más de una vez hemos visto colectivos que a espaldas de sus Juntas de Gobierno y con la reprobación de estas han actuado libremente a la hora de recaudar dinero con destino a algo no establecido ni proyectado por el cabildo de hermanos, luego tampoco por la Junta de Gobierno. Y para colmo de males, reconoce la existencia de congregaciones, de corros de hermanos que incumplen uno de los preceptos fundamentales que impulsaron el nacimiento de nuestras hermandades: ser todos iguales, porque todos somos Hijos de Dios. Esa equiparación (salvedad hecha de quienes han de mojarse en la organización y dirección de la hermandad, no seamos estúpidos) rota y desequilibrada tiene por añadido perjuicios (aunque sean de refilón) que venimos a pagar en estos años: el detrimento de otros colectivos del cortejo, jamás representados, jamás dotados de ese protagonismo, como los nazarenos, verdaderos y esenciales figuras de nuestras estaciones de penitencia.
 Vanidad... protagonismo... peleas intestinas por el gobierno de la Hermandad... cortijos en definitiva y hermanos que se apoltronan en el yo más... Lo que nace viciado o por “necesidades protocolarias”, muere viciado. Y al final, paladeamos la sensación de fractura cuando en corporaciones de tan reducido tamaño, remar todos juntos y todos igualados, nos reportaría mucho más. 

jueves, 23 de febrero de 2012

Antonio Padial Bailón

Hace treinta años formó parte de la nómina de los primeros hermanos nazarenos y carmelitas de Granada y tres décadas después, ahora que esta ciudad puede presumir sin tapujos del nivel y de la calidad patrimonial y estética de su Semana Santa, no se entenderían nuestras hermandades sin las contribuciones capitales que ha hecho a todas, o a casi todas. Y hace treinta años cumplió dos sueños de una sola tacada: la devoción mediante la religiosidad popular y la investigación histórica. De suerte que uniendo ambos anhelos, nació públicamente, hace 30 años, el más fecundo, prolífico y acertado historiador de lo cofrade, con permiso del maestro Miguel Luís López-Guadalupe Muñoz y tras la orfandad en la que nos dejó José Smolzka.

Esta es la más sucinta de las presentaciones posibles que se puede hacer a un pregonero oficial que tiene en las cubiertas de COPE Granada y en la atrilera de Granada entre Varales su texto, esperando al domingo. Es una referencia de pasada a un articulista infatigable, a un ponente y conferenciante docto y sesudo, a un escritor y colaborador literario magistral, que con cada uno de sus libros ha dejado para la memoria la verdad de nuestras Hermandades... y a la postre, si faltaba algo, es la más sucinta de las presentaciones posibles al gran director del Boletín Gólgota, aquel que sin los progresos técnicos, estéticos y refinados de estos últimos números, era un oasis de cultura, de información, de formación y de interés para los que vemos el mundo cofrade con el ojo de la cultura y el de la devoción.

Así es nuestro pregonero oficial, que además introduce en sus versos la declamación teatral que le viene dada por su apego al universo de las tablas y bambalinas por las que ha paseado los clásicos de la dramaturgia española. Alguien que no conoce la negación cuando se le reclama y que mantiene sus principios, los principios de la verdad, como el mejor blasón con que adornar su vida.

Desconocemos si el domingo sabrá salir del complicadísimo embrollo que es suceder nada menos que a Fernando Egea en el atril del Isabel la Católica. Como si no fuera bastante ya ser el encargado de conducir “la fiesta de la palabra” de los cofrades granadinos; como si no fuera harta tarea la de llamar a los oídos de más de 20.000 ciudadanos y decirles lo que ellos ya saben: que Cristo muere y resucita por Granada a la vera de Nuestra Reina. Y en el almuerzo, los 650 asistentes comentaremos con los nuestros la lírica del texto, su profundidad, el acierto de sus palabras, la manera de declamar, la corrección  métrica de los versos, la capacidad de emocionar que haya tenido... pero a nadie le cabrá duda que el pregonero oficial de 2012, es el espejo de la bonhomía y uno de los mayores contribuyentes a que esta Semana Santa sea lo que es, pero muy especialmente, mañana pueda ser mejor, gracias a la transcripción veraz de la historia que la ha hecho llegar hasta aquí. Transcripción que pasa por los dedos del pregonero.

Este domingo sube por derecho propio el cofrade a un atril. Lleva 30 años pregonando públicamente sin rimar ni un solo verso. Su mejor dictado, su mejor texto, es la ingente obra de investigación que ha despejado mil dudas y arrojado luz sobre las sombras de los siglos. Sube alguien al que el término amigo le viene corto, porque aumenta el concepto y lo redefine.

Este domingo, mi estimado Antonio Padial Bailón, eres el pregonero de todos. 

miércoles, 22 de febrero de 2012

Miércoles de Ceniza

Hace unas horas ha empezado la Cuaresma, en la Calle del Pan; en la colación de San Gil. En el corazón de Granada. Allí ha arrancado, como hace 22 años, como cuando la voz granadina, inundada en las verdes vegas de su tierra y en el rojo de las piedras de su infancia, la ayudaba a salir a flote en los bordes mismos de la noche del martes al miércoles. Como cuando el maestro Ángel Luís le iba empujando al reloj a cada golpe de sus poemas dormidos, a cada brochazo de su léxico tan nuestro, a cada sorbo de su lirismo, tan único y tan irrepetible.

Hace unas horas ha nacido la Cuaresma en la Calle Pan, o del Pan. O donde se despide también entre llorones de plumas de avestruz con 40 noches de sueños y de tertulias al abrigo de la amistad de siempre. Hoy estaba de celador de su venida, ya investido años ha, otro perfecto macero de nuestras cosas. Otro irrepetible palafrenero de la fiesta devota de mi Granada.

Hace unas horas ha nacido la Cuaresma en la Calle del Pan. A los bordes mismos de los cimientos de esa que fue Iglesia de San Gil. Entre Granada y el Albaicín. Entre el centro y la castiza trama de calles arrancadas al urbanista de los siglos. En donde siempre ha nacido desde hace 20 años y en donde siempre va a ir muriéndose entre el sonido de la Banda de siempre y con los amigos de siempre.

Hoy, que ya es Cuaresma, no tengáis miedo. No os escondáis la fe en los bolsillos de la cobardía. No os disimuléis la devoción en vuestras casas. No neguéis sentimientos, pasiones y fervores. No tapéis el costal camino al ensayo, ni el cartón del capirote recién recogido de la Casa de Hermandad, porque Granada tiene que ver que los cofrades somos y estamos. Y cada año más. Y cada año, como hace 451, con un mismo fin: la fe a través de la estética.

Hace unas horas ha nacido la Cuaresma... En el Bar León. Y entre tradiciones, abstinencias y hermanos, YO NO TENGO MIEDO. 

martes, 21 de febrero de 2012

Redentor de Nueva Granada

Quien me conoce ya sabe que soy completamente reacio a la fundación de nuevas hermandades; quien haya leído entradas de este blog donde se exponían la cuestión de los movimientos fundadores entenderá que mi reacción es lógica habida cuenta de la experiencia que avala a esta ciudad en los últimos 20 años; y al fin, dejo muestras de pretéritas reflexiones pinchando aquí  y también aquí 


Mi principal oposición siempre ha sido que los promotores del proyecto, jóvenes en su mayoría con cargas cofrades pasajeras y demasiado sentimiento volátil, dejaban su hermandad para echarse en el refugio de una nueva amasada en su conciencia. Mi exclusiva queja, vestir un santo pero a costa de desvestir otro. Mi primitiva contrariedad, que los promotores, fundadores o como quieran llamarles, siempre argumentaban: “tú no sabes cómo es mi hermano mayor, o mi Junta de Gobierno, o lo difícil que es cambiar algo en mi hermandad”.

Ahora viene empujando algo que puede llegar a buen puerto. No se pretende un Misterio, ni se procura una colección de izquierdos por delante avanzando hacia el centro de la ciudad. Los que empujan de esto, no son niños (porque los 32 años sientan muy bien) y lo primero que tienen claro es que las hermandades que los han visto hacerse, ante cuyas Bendecidas Imágenes se han casado, o que tienen por principal fuente de venero, serán siempre la primera excusa y la insustituible obligación.

Son vecinos del barrio, o no. Llegaron porque tenían una gran relación con el párroco, porque acudían a la Santa Misa dominical allí. Éste les propuso retomar la Asociación de Fieles que un día se constituyó y éste es el que les dice ahora que den un paso más adelante y conformen, según los pasos necesarios, una Hermandad. Con la gloria y la penitencia a partes iguales, y con la Orden Trinitaria en el pecho.

Este año harán el Santo Vía Crucis que viene presidiendo Él. Lo organizaran con modestia, sin perder de vista que se trata de un acto piadoso, pero con el boato decoroso que los cofrades le ponemos a estas cosas. Será el 4 de marzo desde la lejana Parroquia de San Juan Bautista y con el Señor Rescatado, la obra contemporánea de un imaginero de Torredonjimeno que conserva muy buenos visos estéticos, cierto.

Aquí que vienen con su cuadrilla, sus enseres de préstamo y las ganas de implantar una Cofradía en Nueva Granada. Los conozco bien, a uno en concreto. Se viste por los pies cuando se le precisa pero tiene como referente devocional a su Cristo y a su Virgen. Si acaso, hará que su Hermandad, sea ayuda y soporte a esta nueva, pero jamás vestirá el proyecto trinitario a costa desvestir, ni por asomo, ni con el hermano menos necesario de la Concha y el Manuel, a la Hermandad de sus amores más que defendidos y demostrados.

Por eso creo en el proyecto, porque a lo sumo, no dañará. Si sale con el tino que merecen estas cosas, servirá para acrecentar mediante la denostada religiosidad popular, la fe en un barrio necesitado, por necesitar, hasta de pasos procesionales. En el barrio los más castizos ya aplauden la idea, y ya sabemos que las hermandades se pueden convertir en los sitios más populosos en el quinto evangelio visual, vivo y latente de sus habitantes.

Por el momento, la cita es el 4 de marzo; los organizadores, cabezas visibles, capataces o promotores, da igual el cargo, son cofrades que no abandonan lo suyo para hacer algo nuevo, porque comulgan plenamente con sus hermandades y sus fines. Vienen a dar y esperar que la siembra caiga en buena tierra. Si todas las Hermandades ideadas, proyectadas o fundadas intencionadamente fueran así, me tragaría las palabras que en su día dije sobre nuevas fundaciones... Hoy, por el momento, estamos más cerca de la Hermandad número 33, o por lo menos, de un proyecto serio, católico, devocional y con ganas de ser asistencial y caritativo más que con el juego cuaresmal de un grupo de adolescentes.

Los conozco bien; y creo que se puede. Al menos, lo que se haga será para bien...

lunes, 20 de febrero de 2012

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de Fátima de Guadix

El arte contemporáneo tiene más detractores de los que a priori merece; y quizás su problema estribe en que no siempre se aplica debidamente. Esto es lo que viene a ocurrir en la Iglesia de Fátima de Guadix, una aportación del año 1962 que al cumplir 50 años, se ha decorado de una manera absurda y muy fácil de caer casi en la blasfemia. Al menos con los títulos de algunas de sus obras. Lo cierto es que el que suscribe, conocedor de la capacidad intelectual y el buen tino del Delegado de Patrimonio de la Diócesis, se sorprende que éste haya transigido con una aberrante apuesta artística de estas dimensiones. La foto de arriba da perfecta idea de lo que expongo... El Altar Mayor no tiene catálogo posible, donde la interpretación libre de cada uno desde luego se aleja de los propósitos que desde el siglo VIII la Iglesia ha concedido para el arte.

El párroco Manuel Amezcua está muy contento con las obras realizadas por Javier Alonso. A mí me encantaría que me explicaran por qué a la obra de la foto de arriba, se le llama “El átomo primigenio”. El título es mucho más provocador que otra cosa; o dicho de otro modo: venciendo cualquier duda al respecto del debate entre el creacionismo y el evolucionismo, lo cierto es que ningún católico puede cosechar tamaño atrevimiento con algo así. Aplaudimos la evolución y las teorías científicas, pero estamos convencidos que no hay átomo alguno primero y primitivo, principal ni primigenio, porque antes de Dios no había nada. Luego espero que si no desde Patrimonio, desde las delegaciones oportunas de la Diócesis alguien intente arrojar un poco de luz a esta atrevida y casi blasfema apuesta.

Lo que me parece flagrante al buen gusto es la decoración mural del baptisterio. El espacio supera la concepción naif, vence las apuestas artísticas de la no figuración, sobrepasan el expresionismo alemán y el nuevo expresionismo neuyorkino... para simplemente, convertirse en los garabatos infantiloides de cualquier niño de jardín de infancia. Que la pureza de líneas y la correcta simbiosis entre la rocosidad del Barrio accitano de las Cuevas y la Iglesia de Fátima queden aplastadas (por cierto, arquitectura premiada a niveles nacionales en su época) por esta descocada forma de ejecutar la pintura, no tiene cabida alguna.

Al fin, me permito exponer un modelo infinitamente más arriesgado, más contemporáneo pero todo ello con más lucidez y por supuesto más gusto. Se trata del ábside del Santuario de Aránzazu. Este en concreto, obra de Lucio Muñoz y curiosamente, inaugurado el mismo año que se consagró la Parroquial de Fátima, en 1962. Las diferencias son alarmantes. La capacidad de sugestión cromática y los guiños a la naturaleza del contexto geográfico donde está el Santuario Vasco, también. En Aránzazu todo tiene un cómo y un por qué. En este Guadix de un patrimonio exclusivo que lo compara a muchas capitales de provincia y que en el plano sacro es sinónimo de genialidades inigualables, Fátima quedará como el monumento al mal gusto y a la falta de delicadeza, a la incapacidad de usar el arte con los valores estéticos y de llamada a la compunción con los que está al servicio de nuestra fe ya hace 1.700 años.

Al fin, espero que Obispo, Delegado de Patrimonio y un puñado de mentes lúcidas, haga lo debido... Y aunque sea de gotelé y gresite, acabe con la Capilla Sixtina del parvulario. 

domingo, 19 de febrero de 2012

E.S.O.

Dicen que va en retroceso

la enseñanza de la E.S.O.

Comprobarlo un padre quiso,

y asaltó, sin previo aviso,

a su hija de quince años,

que, con modales huraños,

con evidente impaciencia,

con tono de displicencia

y prostibulario atuendo,

así­ le fue respondiendo:

-¿Cuándo vivió Alfonso Sexto?

-No está en mi libro de texto.

-¿Y está Felipe Segundo?

-A ese siempre lo confundo.

-¿Y doña Juana la Loca?

-En este curso no toca.

-Dí­ algún monarca absoluto.

-No se da eso en mi instituto.

-¿Y cuándo se perdió Cuba?

-Esta… ¡tiene mala uva!

-Pues dí­ un pintor español.

-Eso no entra en el control.

-¿No sabes quién fue Picasso?

-No. De esas cosas, yo paso.

-¿Cuándo acabó la Edad Media?

-Pues vendrá en la Enciclopedia.

-¿Y las Navas de Tolosa?

-¡Me preguntas cada cosa…!

-¿Y qué fue la Reconquista?

-Si me dieras una pista…

-¿A qué equivalen mil gramos?

-¡Pero si eso no lo damos!

-¿Qué son los números primos?

-Eso tampoco lo dimos.

-¿La ecuación de primer grado?

-Pues tampoco la hemos dado.

-¿Y sabes mucho latí­n?

-¡Lo dices con retintí­n…!

-Y tampoco darás griego

-Se escribe raro, me niego.

-¿Quién fue Ortega y Gasset?

-Lo miraré en Internet.

-¿No estudias filosofí­a?

-¿Para qué me servirí­a?

-¿Y has dado Literatura?

-No sé… No estoy segura.

-¿Quién compuso “˜la Odisea”™?

-No tengo ni zorra idea. ,

-¿En qué obra sale Calisto?

-No, papá., eso no lo he visto.

-¿Y Gonzalo de Berceo?

-No viene en el libro, creo.

-¿Y Calderón de la Barca?

-¡Huy, papi, no me seas carca!

-¿Clarí­n, Baroja, Unamuno…?

-Pues no me suena ninguno.

-¿Algún autor del Barroco?

-De eso sé bastante poco.

-¿Quién fue el Manco de Lepanto?

-Papá, no preguntes tanto.

-Pero, ¿no leéis a Cervantes?

-¡A ese lo leerí­as antes….!

-Lo tuyo, hija, es deplorable…

-Pues he sacado notable

-Y de ciencias, ¿sabes algo?

-Me voy, que esta noche salgo.

-Pero, entonces, tú ¿qué sabes?

-No me esperéis; ¡tengo llaves!

Y el padre quedó perplejo:

al mirarse en el espejo,

se notó cara de idiota.

Musitó una palabrota,

y fue a meterse en la cama.

Así acaba este epigrama.

viernes, 17 de febrero de 2012

La Zambrana

A mí el debate sobre la profesionalidad de los medios de comunicación, o en su defecto, de los programas cofrades que intentan difundir el mundo de las hermandades y cofradías de Granada (y digo Granada que es mi ámbito vital), me preocupa poco. Creo que el verdadero cimiento de todo esto no es otro que “conquistar” el espacio que ofrecen radios, televisiones y periódicos, por qué no las nuevas tecnologías, al punto de dejar patente constancia que la religiosidad popular en Granada mueve a miles de personas y son millones los beneficios (especialmente económicos) los que siembra en una ciudad no poco falta de recursos promocionales y laborales.

A mí, que después de haber perdido espacios de información en televisiones y radios locales, nazca un nuevo proyecto de comunicación destinado a ser útil a los propósitos de las hermandades (empezando por las cuestiones de fe y continuando por el arte, la historia, o la generación de opinión) es lo que más me interesa. Y así se hace la luz para un equipo que, experto en las lides de los micrófonos y sus vicisitudes, intentará desde este próximo lunes 20 de febrero cubrir aquellos extintos huecos que no hace tantos años se traducían en espacios para los cofrades y los amantes de lo estético y además hacerlo con el dinamismo necesario como para divertir, entretener y (Dios lo quiera) formar.

La Zambrana hace tiempo que se viene gestando. Tiene padres concretos y ve la luz con la experiencia de los suyos. Es un producto de siempre con lo novedoso nunca antes intentado. Las únicas pretensiones es la de reconquistar las parcelas que un día pregonaron la trascendencia del mundo cofrade granadino, en franco retroceso desde hace unos años. El otro objetivo, no hacer jamás programas parciales y chauvinistas, y por supuesto, procurar de todas formas, que fe y cultura se cojan de la mano y logremos desentrañar entre todos los vericuetos que (demostrado queda) interesan y seducen a incluso los que no se sienten cofrades.

Cada martes, en Canal 21 Televisión y desde el próximo mes de marzo, cada día, en Onda Cero Radio, La Zambrana se hará realidad mediante la contribución de Miguel Ángel Alcalá, Francisco Estarli, Francisco Molina, Roberto Ortega, Manuel Peregrina y servidor... y un buen número de cofrades de bien que compondrán más que un equipo, un conjunto de amigos dispuestos a hacer, cada vez más grande a Granada y a lo granadino.

HASTA LA PRÓXIMA, ESTE LUNES 20 DE FEBRERO,
A LAS 21:30 EN CANAL 21.