Visitas

sábado, 8 de diciembre de 2012

La Inmaculada Concepción y Granada


Inmaculada Concepción Museo Bellas Artes de Granada.
Alonso Cano (1653)

*Año 354: primera vez en el Mundo que alguien deja escrito que el Pecado Original no tocó a la Virgen María. Fue un granadino, el Obispo San Gregorio de Elvira.

Inmaculada Concepción Museo Arte Sacro Vitoria.
Alonso Cano, 1650.

*Año 632: Primera redacción del Sagrado Libro del Corán, en el que se incluye que Myriam, madre del Profeta Isa, no tuvo nunca el pecado de nuestros padres Adán y Eva. Los musulmanes fueron los primeros en expresar esta creencia, antes que los cristianos. Los 780 años que estuvieron en Granada, junto a que en la ciudad se encontraron con que los cristianos de tiempos romanos ya creían en este concepto inmaculista, puede explicar a la perfección la desmedida pasión concepcionista de los granadinos.

Inmaculada Concepción. Salón Rojo Rectorado Universidad de Granada.
Juan de S. y Escalante (hacia 1680).

*Año 1492: Fundación de la Primera Hermandad del Mundo consagrada a la Inmaculada Concepción de María. Fue en Granada y se estableció en el Convento de San Francisco del Real Sitio de la Alhambra, desde el que se trasladaría hacia 1524 al Monasterio de la Concepción del Albaicín.

Inmaculada Concepción. Museo Bellas Artes Granada.
Juan de S. y Escalante. (hacia 1675)

*Año 1517: Primera Iglesia del Mundo consagrada a la Inmaculada Concepción de María. Bajo este título, es la genial Iglesia del Monasterio de San Jerónimo de la ciudad, panteón ducal del Gran Capitán.



Inmaculada Concepción Museo Bellas Artes Granada.
Pedro Atanasio Bocanegra, 1670.

*Año 1595: Primera procesión del Mundo con una Imagen de la Inmaculada. Fue a raíz de los hallazgos del Sacro Monte que desde un primer momento, incluyeron entre las reliquias y cenizas martiriales, discos de plomo en los que se explicaba una suerte de sincretismo entre la fe católica y musulmana. Declarados falsos, lo que sí dejaron en la ciudad fue un lema y una creencia colectiva, que la Virgen, desde el momento de su concepción en el vientre de su Madre Santa Ana, fue preservada del pecado original.

Inmaculada Concepción Museo Arte Sacro Vitoria
Pedro Atanasio Bocanegra, 1670

*Año 1617: Solemnes Juramentos de Fe de la Universidad, el Cabildo Municipal y el Cabildo Consistorial. Nuestro Ayuntamiento fue uno de los primeros de España en hacer dicho juramento, como nuestra Universidad, a imagen de lo que ya había hecho Valencia y siglos atrás, París.

Inmaculada Concepción (Colección Particular)
Pedro Atanasio Bocanegra.

*Año 1618: Primer Monumento del Mundo consagrado a la Inmaculada Concepción de la Virgen.

Virgen de la Granada, Catedral de Sevilla

La Congregación de la Granada, cuyos miembros fueron duramente perseguidos como alumbrados por los consultores dominicos y la propia Inquisición sevillana, constituía un grupo hermético que toma su nombre de uno de los lugares donde se reunían, en el Patio de los Naranjos junto a la Capilla de la Virgen de la Granada de la Catedral hispalense, pero no hay que confundir a la Hermandad de la Virgen de la Granada, que daba culto a esta Imagen, con la Congregación de la Granada que toma el nombre no por la Imagen sino por el lugar en el que se reunían sus congregados en el púlpito cercano a su capilla. La Congregación nació en 1541 y la integraron jesuitas y licenciados sevillanos. Fue la gran culpable, bendita culpable, del exacerbado inmaculismo que se desató en Sevilla. Ellos, el arzobispo Pedro Vaca de Castro que venía de serlo de Granada y que allí fue dónde encontrara las falsas reliquias y libros de plomo donde se repetía la leyenda “A María no tocó el pecado primero” y al fin, el ferviente pueblo sevillano. Pero, ¿sin Pedro de Castro hubiera podido triunfar de aquella forma la fe sevillana en la Concepción Inmaculada de la Virgen? Además de ser cierto que todo ello lo trae de aquel curioso, histórico y enrevesado episodio que fueron los hallazgos granadinos de 1588 a 1595 y que tratamos de ello en Los Libros Plúmbeos y Los Libros Plúmbeos II

Sí, Sevilla es una de las cunas y ciudades que más han dado a esta definición dogmática hasta el punto que no se entendería desde luego hoy el Inmaculismo sin los sevillanos; pero hay que tener en cuenta que la primera procesión inmaculista sevillana tendría lugar el 29 de junio de 1615; en Granada, ésta se realizaría el 12 de abril de 1595, el 30 de abril de 1600. Que será a raíz de la presencia del Arzobispo Pedro Vaca de Castro y Quiñones cuando los sevillanos explotan en fe hacia esta creencia. Y que además, como capricho de la historia, queda que uno de los impulsores de todo ello fue la Congregación de la Granada. Dicho lo cual, los católicos de Sevilla y Granada pueden sentirse orgullosos de la aportación histórica tan indiscutible que hicieron a la fe, defendiendo con su vida, si menester fuera, que la Virgen no tuvo pecado alguno ni en el instante en que fue concebida.

Inmaculada del Monasterio de la Concepción de Granada. 
Círculo de Alonso Cano.

Pero también, la historia se encarga de recordar que la cuna del Inmaculismo, es, sin discusión, la ciudad de Granada. Hasta tal punto que cuando Carlos III consigue del Papa que la Inmaculada sea la Patrona de España y de sus posesiones, en la Imagen de talla en la que hace reflejar ese patrocinio nacional, es en la Inmaculada manierista que el taller de Pablo de Rojas, a finales del siglo XVI o principios del siglo XVII, labró para las monjas del Monasterio de la Concepción y que se venera en el camarín del Retablo Mayor de su Iglesia.

La Patrona de España en el Retablo Mayor de la Concepción de Granada.
Pablo de Rojas, hacia 1585

Un último dato, por si quedaba algún tipo de duda.

2 comentarios:

Santi dijo...

la formulacion teologica de la inmaculada concepcion o plenitud de la gracia en maria se encuentra en otros padres de la iglesia, y hasta unz siglo antes (como minimo).
lo que no discutire es lo restante que aportas y quw revela la importancia hispanica y granadina en este tema.

Anónimo dijo...

Los primeros atisbos quizá sean de San Justino y San Ireneo de Lyon, ambos del s. II, con el concepto de 'Nueva Eva'.
Y muy difuminada la idea inmaculista puede encontrarse en el apócrifo 'Protoevangelio de Santiago', que recoge la milagrosa concepción de María y el abrazo de San Joaquín y Santa Ana.