Visitas

jueves, 17 de mayo de 2012

Juan de Sevilla Romero y Escalante (1643-1695)

En el seno de una familia de comerciantes con tienda en la Plaza de Birrambla, iba a nacer tal día como hoy, en 1643, el niño Juan. Vino al mundo en la calle de la Verónica, la actual Recogidas granadina, de suerte que se bautizaría en esa Iglesia extinta que fue la de la Magdalena, cuyo solar ocupa hoy un edificio institucional y cuya Parroquia se trasladaría al Convento del Corpus Christi de religiosas Agustinas Recoletas.

Siendo joven, el niño Juan siente deseos de aprender los secretos del arte, entrando en el taller del mediocre pintor granadino Francisco Alonso Argüello, con el que se instruye en las primeras lecciones de la pintura hasta que alcance el grado de oficial con el maestro, rotundo maestro Pedro de Moya, del que toma el gusto por el barroco flamenco de la época, copiando especialmente las inmortales labores de Rubens y de Van Dyck. Acaba de eclosionar un pintor magistral en el barroco español, el granadino Juan de Sevilla Romero y Escalante.

Como todos los artistas del momento, Juan se verá atraído por las geniales producciones del incontestable Alonso Cano, manteniendo hasta el fin de sus días una rivalidad absoluta con el granadino Pedro Atanasio Bocanegra, con el que se disputa los primerísimos encargos que surjan en la Granada del último tercio del siglo XVII. Nuestro protagonista se casaría dos veces. Del primer matrimonio enviuda pronto; la muerte de Rafaela de Vargas lo lleva a unas segundas nupcias con Teresa de Rueda, pasando entonces a ser familia del también pintor, notorio y destacado, Jerónimo de Rueda, su suegro.

Su arte es una mezcla entre los modelos de Cano y la forma de pintar de Van Dyck. Domina el color como pocos, por lo que a pesar del contrato cerrado que su rival Bocanegra mantiene con el Cabildo de la Catedral de Granada, Juan de Sevilla entra en el gran complejo eclesiástico granadino firmando la decoración de los balconcillos del Retablo Mayor o el soberbio lienzo de la Flagelación de las capillas del arco toral. Los encargos se multiplican: para la Capilla de Santa Ana de la Catedral firma la “Aparición de la Virgen a San Juan de Mata”, la “Sagrada Familia” de la ante sacristía catedralicia o la gran serie que le encarga la Hermandad del Refugio y que hoy conserva el Monasterio de San Jerónimo de Granada, con obras que son hoy patrimonio de la historia del arte, caso de la “Comida de la Sagrada Familia”, “La Cena de Emaús” o la “Multiplicación de los panes y los peces”.

Pero será para las Agustinas del Corpus, la actual Parroquia de la Magdalena, donde firme una de las mejores pinturas del barroco español: “El Triunfo de la Eucaristía”, obra de 1685, con cinco metros de altura y que preside el Retablo Mayor de la Iglesia.

Murió un 24 de agosto de 1695, enterrándose en la Iglesia de San Miguel, la que hoy llamamos “el Bajo”, en el Albaicín. Fue, tras Cano, uno de los tres genios de la pintura granadina del siglo XVII (Moya, Bocanegra y él), dando paso a la gran saga de los Cieza o ya en el siglo XVIII, a Chavarito y cuantos grandes nombres han hecho de la escuela granadina un referente universal del arte. Lástima que nuestro Juan de Sevilla Romero y Escalante, granadino incuestionable y maestro de la pintura, no hubiera visto la luz en otra ciudad, porque hoy su obra, caso de las que conserva el Museo del Prado, por ejemplo, sería de obligado estudio en cualquier libro de arte.

Y para el que desee, jamás pierdan de vista la excepcional calidad de sus tiernas y rotundas “Inmaculadas”... Pero recuerde al menos que hoy, hace 369 años que nació un genio en Granada. 


3 comentarios:

Antonio Díaz Arnido dijo...

Hola, mi nombre es Antonio Diaz Arnido, pintor y restaurador sevillano. Sigo su blog desde hace tiempo y le doy mi mas sincera enhorabuena. Participe en la restauracion del IAPH sobre el lienzo de la Exaltacion de la Eucaristia, y mi pregunta es si la obra se encuentra ya en su ubicacion original, y si ese es el caso proponerle que publique imagenes de como queda, mas que nada por curiosidad.
Sin mas me despido reiterandole mi felicitacion por los interesantes contenidos de su blog e invitandole a que visite el mio para conocer mi trabajo.
Un saludo desde Sevilla.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Yo, Antonio, sigo tu trabajo y cuánto de éste queda difundido en internet. Aún no está el lienzo en el Retablo Mayor pero me aseguraré que una vez regrese a la Magdalena, pueda de alguna manera comentar y subir alguna foto a mi blog.

de todo corazón, un orgullo que de vez en cuando entres a esta Alacena.

Un fuerte abrazo.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Antonio, ya tenemos el lienzo expuesto:

http://www.lahornacina.com/noticiasiaph56.htm