Visitas

lunes, 14 de mayo de 2012

Cuando llovía en Granada

En un día como hoy que se cumplen los 125 años de una jornada de lluvias con tal fuerza que el Río Darro, ya cubierto desde Plaza Nueva a la Puerta Real, estalló destrozando la bóveda que lo cubría qprecisamente en nuestra céntrica Puerta Real, he creído conveniente recopilar las jornadas de lluvia más recordadas en la historia de esta ciudad, como perpetuidad de aquel 14 de mayo de 1887, hace ahora 125 años, cuando un día de agua provocó el desastre que traigo a la memoria.

Los datos nos dicen que el mes donde viene a sufrir Granada el mayor número de inundaciones y de lluvias torrenciales es mayo, con seis casos para tener en cuenta, seguido de los meses de septiembre y octubre, que con cinco hechos históricos quedan empatados. No es enero un mes tranquilo para la caía de agua en cantidades de riesgo, pues contabilizamos hasta cuatro casos desastrosos. Y a este, seguiría marzo y abril (paradójico, pues se cree son los meses de mayor agua), con 3 episodios. Agosto y diciembre son meses de cierta calma, habiéndose registrado dos casos en cada uno de estos meses. Pero el de febrero con tan sólo un desastre histórico y el de noviembre, tranquilo como pocos (1 solo caso), nos completan este “particular” ranking de lluvias torrenciales e imprevistas, caídas en un solo día en Granada. Así sería la sucesión de hechos históricos, por orden cronológico:

24 de abril de 1478: Lluvias torrenciales producen la crecida de las aguas de los ríos de Granada. En esta jornada, se celebraba parada militar en honor del sultán en la Explanada de Armas de la Alhambra. El Darro se llevó el Puente los Barberos, que en época cristiana fue el de Santa Ana. Además, inundo las curtidurías del Zacatín y la Rambla, el espacio anterior a la Mezquita Mayor (hoy Sagrario de la Catedral).

11 de abril de 1482: celebrándose una gran parada militar ordenada por el sultán Muley Hacén, comienza a llover en la ciudad. Se desbordó el Río Darro que acabaría tragándose a varios ciudadanos. Las tropas, concentradas en el Campo de Alhabul (el Carmen de los Mártires), son sorprendidas y fenecen varios soldados. Por todo ello, el sultán mandó levantar una torre en cuya fachada se inscribió una oración por los fallecidos. Estaba justo donde hoy se levanta el Convento de Zafra, en la Carrera del Darro.

18 de diciembre de 1504: llega a Granada entre formidables lluvias que habían acompañado todo el recorrido desde Medina del Campo a la ciudad, el cadáver de la Reina Isabel la Católica.

5 de marzo de 1600: Terrible avenida del río Darro que arrastró parte de la colina de la Alhambra, al punto que a la altura de la Iglesia de San Pedro, fue tanta la arena y piedras desprendidas que se formó una presa que terminaría por desbordar al río. Desde entonces, es conocido como el “Tajo de San Pedro”.  Ver: entrada relacionada con la muerte delConde de Zafra. 

6 de febrero de 1605: después de una catastrófica sequía que había durado casi un año, empieza a llover de forma que durante todo este año, no pararía hasta bien entrado el verano.

3 de marzo de 1680: descarga sobre la ciudad una fabulosa tormenta que al poco, anega calles y plazas. Un rayo va a caer en la Iglesia del Convento de Mínimos de la Victoria, acabando con la vida de un niño lactante que estaba en brazos de su madre.

15 de mayo de 1682: Las lluvias desbordan los ríos Genil y Darro a su paso por Granada, inundando las viviendas y edificios anexos a su cauce.

20 de diciembre de 1683: las lluvias provocan que el cauce del Genil se lleve por delante las humildes viviendas que estaban junto al río a la altura del Humilladero.

26 de enero de 1684: deja de llover en Granada, tras dos meses donde no dejó de hacerlo y además con vehemencia. Tal fue la cantidad de lluvia recogida que el Genil se llevó todas las viviendas de la orilla del Humilladero de San Sebastián.



31 de julio de 1692: Las lluvias hacen que el cauce del Darro se lleve el Puente de las Gallinerías, el que a través de la Calle Sierpe Alta a la altura de la actual Plaza de Isabel la Católica, comunicaba el Realejo con el Zacatín. Conocido en la Granada musulmana como Qantarat al-Qarraqim, en tiempos cristianos se llamó el Puente de San Francisco, por el Convento de dicho nombre que es hoy el MADOC. El Darro, afectó a todo el Zenete y destruyó los cultivos de cereal de la vega.

8 de enero de 1694: a las fuertes lluvias siguió el hielo que congeló las aguas de la Acequia Gorda paralizando los tornos de agua con los que se torcía la seda.

30 de octubre de 1698: formidable jornada de lluvias que inunda el Convento de los Mártires de frailes carmelitas descalzos, procura que el Genil arrastre los álamos de sus riberas y se pierdan buena parte de las cruces que jalonaban el Sacromonte, que son encontradas en irreconocible estado, cientos de metros más abajo del Monte de Valparaíso.

14 de mayo de 1708: las lluvias empezarán en esta fecha y no pararán hasta agosto, arruinando todas las cosechas de trigo y haciendo que el precio del pan se dispare de manera alarmante.

23 de marzo de 1714: Descomunal tormenta acompañada de aparato eléctrico. Un rayo cae sobre la Ermita del Pretorio en donde se celebraban cultos a la Virgen de los Dolores, sin que resultara ningún fiel dañado.

8 de octubre de 1724; las lluvias provocan el crecimiento del curso del Río Genil que se desborda a la altura del llamado Puente Romano

15 de octubre de 1734: regresaron las lluvias a Granada después de casi un año de sequía que paralizó los molinos y mató a muchos animales por sed. El Genil arrastró gran cantidad de peces y se desbordó por la zona que hoy llamamos del Violón. 25 de septiembre de 1764: tormenta eléctrica y fuertes lluvias que dañan el coro del Monasterio de San Jerónimo, salvándose milagrosamente los monjes de la Orden. El pueblo dedicó Misas de Acción de Gracias a la Virgen de la Antigua, entonces Patrona de Granada.

12 de abril de 1750: después de una implacable y larga sequía, comienza a llover de nuevo. Para ello se había bajado a San Miguel hasta la Parroquia de San Gil el día de antes. Los soldados acudieron a la Parroquial para rendir homenaje a la Imagen del Arcángel, disparando continuas salvas en su honor. Hasta que no regresó a su Ermita, en todo lo alto del Albaicín, no dejó de sonar la Campana de la Torre de la Vela mientras que el ramo de artillería, disparaba cañonazos honoríficos desde la Plaza Nueva.

31 de agosto de 1762: se produce la tormenta más grande y cruenta de cuantas conocía Granada, según relata la crónica del momento.

7 de septiembre de 1762: siguió a una tormenta implacable, la caída de una centella que atravesó todo el interior de la Torre Catedralicia sin dañar su estructura pero sembrando el miedo en los testigos.

27 de mayo de 1776: copiosas lluvias registradas a lo largo de toda la jornada que provocaron las súplicas de los sacerdotes y religiosos de la ciudad para evitar los males de lluvias tan fuertes. 

5 de septiembre de 1797: una extraordinaria jornada de lluvias termina con la caída de varios rayos que afectan al Salón del Trono de la Alhambra y dañan la Sala de la Barca y la Torre de Comares

20 de septiembre de 1810: tormenta de granizo que paralizó la ciudad y motivó la crecida del Darro. La fuerza de las aguas dañó severamente todos y cada uno de los puentes del Darro, desbordándose el río a la altura de la Virgen de las Angustias.

28 de junio de 1835: la crecida del Darro, a consecuencia de las lluvias del día, causa numerosos daños en los comercios y establecimientos del Zacatín.

27 de julio de 1839: horrorosa crecida del Darro que tomó por sorpresa a la población.

23 de mayo de 1851: la impetuosa crecida del Río Darro ciega el Puente de Castañeda y se desborda a la altura de la Carrera. La corriente tomó una velocidad de 2,55 metros por segundo, llegándose a la cifra sorprendente de 70 metros cúbicos por segundo que llevaba el Darro.

29 de octubre de 1879: las lluvias torrenciales sentidas en Granada quedan en anécdota comparadas con las que sufre Albuñol, La Rábita, Sorvilán y Gualchos, donde se arruinan casas, cosechas y mueren una decena de vecinos.

17 de enero de 1881: crecida del Darro que rompe el Puente de las Chirimías e inunda Granada y la vega. Al año siguiente, se hizo de nuevo el Puente, siendo el más moderno de todos los que atraviesan el Darro.

21 de mayo de 1881: las fuertes lluvias anegan los bosques de la Alhambra y cometen ciertos destrozos en el interior de la Alhambra.

14 de mayo de 1887: crecida del Darro que hace estallar el Embovedado a la altura de la Puerta Real. ¡Hoy se cumplen 125 años!

20 de julio de 1887: obras de desviación del Darro para evitar que su cauce, en caso de crecidas y lluvias torrenciales puntuales, entre en Granada con violencia y perjuicio para la población. El coste se fijó en 980.000 pesetas.

17 de agosto de 1889: las lluvias y el fuerte viento destrozan el remate del chapitel de la torre de Santa María de la Alhambra, se lleva cuantiosos árboles del recinto del Bosque de la Alhambra y provoca el desprendimiento de una piedra del alero de la Puerta de las Granadas, a punto de dañar gravemente a un paseante.

12 de enero de 1891: nevadas copiosas. Se dejaron sentir especialmente en Baza.

11 de septiembre de 1891: día de fortuitas lluvias en todo el territorio español, donde sólo en Consuegra (Toledo), acabaron las aguas con la vida de 4.500 vecinos. En Granada, las inundaciones de casas dejaron sin vivienda a miles de granadinos.

19 de octubre de 1892: lluvias torrenciales en toda la provincia, dejándose notar, además de en Granada, en Motril, Bérchules, Cádiar, Torvizcón, Órgiva, Albuñol, Gualchos, Orce y Monachil.

1 comentario:

Santi dijo...

noooo David, que las lluvias y las sequías esas son milongas; que es el cambio climatico...