Visitas

lunes, 21 de mayo de 2012

Cartagena, Murcia, Estados Unidos...

Cada vez que España ha venido a ser una República, el país se ha desmembrado con una velocidad superior a la imaginada. Eso venía a ocurrir toda vez que la mayoría de la población aguardaba al regreso de Alfonso XII y que el frustrado gobierno regio de Amadeo de Saboya, harto de los desmanes de la corte y del pueblo, había tocado su fin. Es la España de 1873, que durante seis meses, vino a ser una República unitaria tan mal planteada y tan torpemente diseñada que originó el nacimiento de “pequeños estados” dentro de España. Como el caso de Cartagena.

En Madrid se daba a conocer la nueva Constitución, que reconocía 17 Estados dentro de la República Federal (15 que ven en el mapa de arriba, más Cuba y Puerto Rico) y que descontentaría a todos, al punto que se viene a producir la conocida como “Revolución Cantonal”, o fractura infinitesimal de España en ciudades-estado sin aprecio por la Primera República y sin confianza en sus políticos. La lista quedaría tal que así:
      
Cantón federal
Proclamación
Disolución
09/07/1873
13/07/1873
22/07/1873
08/08/1873
20/07/1873
23/07/1873
19/07/1873
21/07/1873
22/07/1873
¿?
22/07/1873
¿?
22/07/1873
¿?
19/07/1873
04/08/1873
¿?
¿?
12/07/1873
13/01/1874
19/07/1873
26/07/1873
23/07/1873
24/07/1873
20/07/1873
¿?
23/07/1873
¿?
¿?
¿?
¿?
¿?
¿?
¿?
22/07/1873
19/09/1873
22/07/1873
25/07/1873
14/07/1873
¿?
30/08/1873
¿?
¿?
¿?
¿?
¿?
19/07/1873
¿?
22/07/1873
¿?
19/07/1873
¿?
13/07/1873
07/08/1873


El Gobierno central manda a Cartagena una cuantía de tropas más que digna. La idea es vencer la resistencia de los cartageneros, los más combativos dentro de la Revolución Cantonal, y ejemplarizar al resto de ciudades con pretensiones independentistas para que depongan su actitud. Pero los cartageneros han solicitado al Gobierno de los Estados Unidos de América, que sigue con su proyecto expansionista, entrar en la Unión y formar parte del Gobierno de Washington como un Estado más. El presidente estadounidense,  Ulysses S. Grant,  parece que estaba a favor de la propuesta, pero el asedio de la ciudad es inminente. Un fuerte bombardeo la devasta, dañándose1.500 edificios, destruyéndose completamente 327 (entre ellos el Ayuntamiento y la Catedral) y solo 27 edificios en toda la ciudad quedaron intactos.

En el instante en que Cartagena pudo haber recibido la contestación de los Estados Unidos de América, se rindió. Pero tal vez, de manera simbólica o temporal, habría podido ser norteamericana. Como fuera, Gibraltar sigue recordándonos que cosas iguales ya las vemos todos los días.

P.D. Para los andalucistas recalcitrantes... En el mapa, queda claro una vez más (y van diez mil) que Granada, no es Andalucía.