Visitas

domingo, 30 de enero de 2011

Luz eléctrica

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que tras revisar las primeras facturas del año, el precio de la electricidad ha subido en realidad un 11,9%, 2,1 puntos más que el 9,8% anunciado por el Ministerio de Industria. Miguel Sebastián llegó a comparar la subida con "poco más que el precio de un café".

"La realidad es que el precio del kilovatio hora ha subido un 11,9%, y más del 13% para los clientes con tarifa de discriminación horaria", afirma la organización de consumidores en un comunicado, en el que indica que el cálculo del 9,8% del Gobierno se realizó para familias con consumos pequeños, de 3.000 kilovatios hora al año.

OCU recuerda que, al mantenerse el término fijo y variar solo el término de consumo, el incremento será mayor cuanto más electricidad se consuma por parte de las familias.

Las familias más afectadas serán las que tienen calefacción con sistemas eléctricos, lo que es muy habitual en los hogares de las zonas cálidas o sin acceso a gas natural, señala.

Mientras, las viviendas vacías o segundas residencias con muy bajos consumos no sufrirán esta subida, lo que ha permitido al Gobierno, a juicio de la organización, "maquillar su tarifazo entre el resto de hogares habitados todo el año".

OCU está realizando una campaña para pedir la congelación de las tarifas en la que lleva recogidas hasta la fecha 31.456 firmas. Los consumidores pueden mostrar su apoyo a la iniciativa en la página de la asociación, que es http://www.ocu.org/

Por otra parte, la OCU previene ante esta subida porque podría provocar confusión entre los consumidores, debido a la estimación de consumos impuesta por el Gobierno junto a la facturación mensual.

La OCU recuerda que la normativa obliga a que, en las facturas emitidas con consumos reales, se devuelva el importe facturado con anterioridad a partir de consumos estimados y facturar de nuevo teniendo en cuenta los días transcurridos en cada periodo de facturación, si ha habido cambios de tarifas.

Los consumidores difícilmente pueden comprobar la exactitud de las facturas emitidas con esta normativa, por lo que la OCU pide que se recupere el modo antiguo de facturar, es decir, cada dos meses.

texto extraído de http://www.intereconomía.com/

sábado, 29 de enero de 2011

Alex de la Iglesia

La precariedad económica a las que nos ha empujado el gobierno socialista es sentido de manera extraordinaria por nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad; en concreto, se ha sabido no ha mucho que el material de protección necesario para cada Funcionario Policial se compone de unas botas tácticas que tienen un coste de 60 €, unos guantes anti corte fijados en 25 € el par, y qué decir de un chaleco antibalas y anti cuchillo que en ningún caso baja de los 500 €. En la mayoría de los países de la Unión Europea, estas son dotaciones lógicas que los Gobiernos de los respectivos Estados se encargan de hacer llegar a sus policías. Sin embargo, elementos absolutamente primordiales para la realización de la labor policial, que en España, como han visto, asciende a la nada desdeñable cantidad de 585 €, tiene que ser sufragada por los propios polícias y Guardias Civiles. Tan inadmisiblemente injusto como que a un profesor le obliguen a comprar las tizas que va a usar en clase, o que un médico tenga que pagarse sus guantes y mascarillas. No es de recibo bajo ningún concepto. Pero tranquilos, sigamos…

Estos precios son de mercado, con lo cual, a la Administración le costaría bastante menos, pero bueno, vamos a tirar por lo alto, que invita la casa. Si consideramos que hay 54.000 Policías Nacionales y 75.000 Guardias Civiles, las cuentas derivadas de multiplicar un total de 129.000 efectivos por 585 euros cada uno, arrojan la cifra total de 75,465 millones de euros. Muchos estarán diciendo: ¿por qué no se ha contado a las policías autonómicas o a las policías locales? Bien, para que las cuentas sean reales, no ofrezcan manipulación. Sólo se tiene en cuenta aquí la cuota de participación a cargo de los Presupuestos Generales, no las competencias de las administraciones autonómicas o locales.

Y ahora viene lo fuerte: el Fondo de Protección a la Cinematografía, ha supuesto en estos años y desde 2009, nada menos que 88 millones de euros, es decir, 12,535 millones de euros más que lo que costaría tener protegida a unos funcionarios que desempeñan una labor imprescindible para la población española. En este mismo instante, se me vienen muchas cosas a la cabeza, pero antes de esputar incontroladamente, me he puesto a pensar que el material de protección del que hemos hablado, y hace en la mayoría de las ocasiones inviable (de no existir) el trabajo de la Policía y la Guardia Civil, o si me permiten, asegura que no mueran algunos de estos funcionarios que se ganan sobradamente el sueldo, se cambia cada CINCO AÑOS, y sin embargo el fondo de la cinematografía se reparte anualmente, por lo que desde 2009 aquí, contando estos tres años tan sólo, serán casi 270 millones de euros, que suponen una diferencia económica cercana a los 200 millones de euros si se destinara a la protección policial. No sé si me siguen.

La reflexión no se puede hacer esperar. Si una empresa, digamos de jamones, no es viable, los empresarios e inversores, pierden una suma cuantiosa. Pongan ustedes mismos cuantos ejemplos quieran. Pero en España, antes que proteger a nuestra Policía, antes que garantizar el funcionamiento, integridad y corrección profesional de las personas que se encargarán de hacer cumplir la ley y salvaguardarnos, se prefiere costear al cine. Y yo entiendo que el cine, si quiere ser rentable, deberá empezar por ser bueno. Si el presidente de la Academia ha decidido irse, hace muy bien. Protesta por la Ley Sinde, pero es que en este país, estamos hasta el gorro de que todo sea más importante que lo verdaderamente importante. No podemos aguantar más; el cine se tiene que costear en las taquillas y no a cuenta del bolsillo de los españoles; y menos si no va a parar a lo que realmente importa en esta Nación.

Si quieren algo más, tal vez no sepan que botas, guantes, chaleco antibalas… tienen que costearlo de su propio bolsillo los Policías Nacionales y los Guardias Civiles de este País. No creo que haya que añadir nada más, Entre todos, pagamos un cine que no es para todos, sino para los de ideología progresista. Pero lo pagamos todos. Un cine que suele abusar de críticas poco fundadas en la Iglesia y que suele ser muy parcial. Un cine malo de solemnidad, sin rigor, con forzadas actuaciones y banalidades de seguido. Un cine apesebrado, adocenado, servil. Un cine malo con cojones que nos obligan a costear. ¿Por qué no hacemos un referéndum, que es algo tan progresista y les damos a elegir a los ciudadanos si prefieren tener a los que se dejan el pellejo por protegerlos, equipados convenientemente o pagando a personajes de la inquina y mezquindad de los filibusteros, corsarios con patente de la muy mala pantalla grande española? Se iban a llevar más de una sorpresa.

¿Hay alguien a quien todo esto no le parece una indecencia?

viernes, 28 de enero de 2011

A mí la Legión

Tal día como hoy, hace 81 años, nacía el más enérgico, valiente, patriota y laureado Cuerpo del Ejército Español, la gloriosa y redentora Legión. Siendo teniente coronel don José Millán Astray Terreros, nació el más esforzado conjunto de soldados que desde los Tercios Viejos ha visto el sol.
Seguro que muchos de los que así piensan, no se atreverán a quitarle de las manos el crucifijo a un caballero legionario. ¡Osen quitarle a los tercios al Cristo de la Buena Muerte!

Felicidades, Legión.

Consejos a Zapatero


DECÁLOGO DE ABRAHAM LINCOLN

1.- Usted no puede crear prosperidad desalentando la Iniciativa Propia.

2.- Usted no puede fortalecer al débil, debilitando al fuerte.

3.- Usted no puede ayudar a los pequeños, aplastando a los grandes.

4.- Usted no puede ayudar al pobre, destruyendo al rico.

5.- Usted no puede elevar al asalariado, presionando a quien paga el salario.

6.- Usted no puede resolver sus problemas mientras gaste más de lo que gana.

7.- Usted no puede promover la fraternidad de la humanidad, admitiendo e incitando el odio de clases.

8.- Usted no puede garantizar una adecuada seguridad con dinero prestado.

9.- Usted no puede formar el carácter y el valor del hombre quitándole su independencia (libertad) e iniciativa.

10.- Usted no puede ayudar a los hombres realizando por ellos permanentemente lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos.

Y sentenció: “Un político puede engañar a unos todo el tiempo, y puede engañar a todos por algún tiempo. Pero lo que no podrá lograr es engañar a todos todo el tiempo”.

P.D. El socialismo es una filosofía del fracaso, el credo de la ignorancia, y el evangelio de la envidia, su virtud inherente es la distribución equitativa de la miseria. (Winston Churchill).

jueves, 27 de enero de 2011

Y nada más que la verdad


El 28 de noviembre de 1936 los socialistas escogen Paracuellos del Jarama (Madrid) como una tumba colectiva de afines a la ideología conservadora en España. Murieron 4,250 nacionales, entre ellos, el genial escritor y humorista Pedro Muñoz Seca, autor entre otras obras de "La venganza de don Mendo".

El 29 de octubre de 1936 los republicanos fusilan en Aravaca (Madrid), al escritor de la Generación del 98 Ramiro de Maeztu. Sus últimas palabras fueron: “Vosotros no sabéis por qué me matáis, pero yo sí sé por lo que muero ¡Para que vuestros hijos sean mejores que vosotros!”

José Ortega y Gasset identificó a los republicanos de izquierdas con "la violencia, la arbitrariedad partidista y el radicalismo", teniendo que exiliarse ante las amenazas que recibía de los republicanos que le destituyeron de su cátedra universitaria. Que nadie olvide que tan ilustre filósofo fue un contumaz defensor de la República. Hacia 1933, pronuncia, refiriéndose al gobierno republicano, su famosa frase: “No. No era esto”.

Pío Baroja, que precisamente no era sospechoso de conservador ni afín al Ejército Nacional, escribió: “La gente de la República española forma un equipo de aficionados torpes. No pasan de ahí”, y “En España el político rojo es de una estupidez que asombra”.

Miguel de Unamuno, quien jugándose la vida se había posicionado contra el franquismo en la persona de Millán Astray, escribió: “La República no era la que soñábamos; no era la del desdichado Frente Popular y la sumisión al más desatinado marxismo y al más necio pseudolaicismo…” y “Tan salvajes son los hunos como los hotros” En ese momento, fue destituido como rector vitalicio de la Universidad de Salamanca por Manuel Azaña, presidente de la República.

El médico, humanista y escritor don Gregorio Marañón, quien había ayudado al advenimiento de la República, huyó de Madrid aterrado ante las matanzas que hacían los republicanos, denunciando de palabra y por escrito a los sucesivos gobiernos del Frente Popular.

La primera mujer que fue alcaldesa en España, Petra Montoro Romero y sus hermanas Natalia y Marta, fueron fusiladas por los republicanos el 29 de noviembre de 1936 en Sorihuela del Guadalimar (Jaén).

El 7 de noviembre de 1938 la aviación republicana bombardeó Cabra (Córdoba) sin que existiera allí objetivo militar alguno, matando a 107 personas causando más de 200 heridos. En Guernica, los alemanes aliados de Franco habían bombardeado el 26 de abril de 1937 provocando 120 muertos. ¿Por qué no hubo una pintura por parte de Picasso como la que se dedicó a la población vasca? Con esto, se desarma los intereses de la Memoria Histórica que pretende equiparar unos muertos con otros. Los republicanos jamás lo hicieron cuando estuvieron en el Gobierno. ¿No suena a rédito electoral en el siglo XXI? Pues he aquí la prueba.

Rodríguez Zapatero escribió en 2002 el prólogo del libro “De nuevo socialismo” del que sería su ministro Jordi Sevilla. En el mismo, dice: "En política no sirve la lógica...Entonces todo es posible y aceptable dado que carecemos de principios, de valores y de argumentos racionales que nos guíen en la resolución de los problemas." Nada más que decir.

miércoles, 26 de enero de 2011

Toda la verdad

El socialista Largo Caballero, siendo presidente del gobierno durante la Segunda República, dijo en el Congreso de los Diputados, cuando se aprobó el voto femenino, que el resultado de aquella votación era "La peor puñalada que se le podía dar a la República". Poco después vino a decir que a él no le importaba que en Madrid se hundiera y desapareciera el pequeño comercio. tan encendidas eran sus declaraciones, que el mismísimo Stalin tuvo que llamar al orden a Largo Caballero y aconsejarle moderación. No en vano, era habitual en los mítines socialistas durante la II República gritaran los partidarios: "Viva Rusia". "Muera España".

En 1936, España tenía 710 toneladas de oro guardadas en el Banco Nacional; Largo Caballero mandó sacar 500 toneladas con destino a Rusia en pago a los favores del pueblo comunista. Hoy, tenemos 279 toneladas. ¿Y nuestro oro no se puede reclamar? ¿O no lo puede pagar el Partido Socialista que fue el que lo enajenó y robó a su legítimo propietario, todo el pueblo español?

Lo que está claro es que la Segunda República fue de todo menos un modelo de democracia: el 13 de julio de 1936 fue sacado de su domicilio y asesinado por la policía del Estado republicano, el líder de la oposición parlamentaria, don José Calvo Sotelo.

Remontémonos a la sesión parlamentaria del 1 de julio de 1936, que sería la última en la que interviniera el diputado de monárquico Calvo Sotelo, cuando el diputado del PSOE, Ángel GALARZA GAGO - jefe de la Policía del FRENTE POPULAR tras el 18 de julio de 1936 y ministro de la Gobernación en setiembre del mismo año – le espetó a la cara aquello de: “Pensando en Su Señoría, encuentro justificado todo, incluso el atentado que le prive de la vida”.

En aquella ocasión el líder de la derecha no respondió, entre otras cuestiones, porque ya lo había hecho en la sesión del 16 de junio cuando desde los bancos azules del Gobierno, el mismísimo Presidente y ministro de Guerra, el gallego coruñés de la Federación Republicana Gallega, y masón, Santiago CASARES QUIROGA, le espetaba aquellas palabras de: ” Si algo pudiera ocurrir, que no ocurrirá, Su Señoría sería el responsable con toda seguridad “. La respuesta, recogida en su literalidad de los diarios de sesiones, dice así:” Yo tengo, Señor Casares Quiroga, anchas espaldas. Su Señoría es hombre fácil y pronto para el gesto de reto y para las palabras de amenaza. Le he oído tres o cuatro discursos en mi vida, los tres o cuatro desde ese banco azul, y en todos ha habido siempre la nota amenazadora. Bien, Sr. Casares Quiroga. Me doy por notificado de la amenaza de Su Señoría. Me ha convertido Su Señoría en sujeto, y, por tanto, no sólo activo, sino pasivo, de las responsabilidades que puedan nacer de no sé qué hechos.

Bien Sr. Casares Quiroga. Lo repito: mis espaldas son anchas; yo acepto con gusto y no desdeño ninguna de las responsabilidades que se puedan derivar de actos que yo realice, y las responsabilidades ajenas, si son para bien de mi Patria (exclamaciones) y para gloria de España, las acepto también . ¡Pues no faltaba más! Yo digo lo que santo Domingo de Silos contestó a un rey castellano: “Señor, la vida podéis quitarme, pero más no podéis”. Y es preferible morir con gloria a vivir con vilipendio. (Rumores) Pero, a mi vez, invito al Sr. Casares Quiroga a que mida sus responsabilidades estrechamente, si no ante Dios, puesto que es laico, ante su conciencia, puesto que es hombre de honor, día a día, hora a hora, por lo que hace, por lo que dice, por lo que calla. Piense que en sus manos están los destinos de España, y yo pido a Dios que no sean trágicos”.

martes, 25 de enero de 2011

La verdad

Durante la Primera República, el presidente del Gobierno Francisco Pi y Margal hizo el experimento de convertir a España en una República Federal de forma que se declararon independientes Cataluña, Málaga, Cádiz, Sevilla, Granada, Valencia, Castellón, Camuñas, Jumilla, Motril y Cartagena. La república de Granada declaró la guerra a la de Jaén, Jumilla amenazó a todas las "naciones" vecinas, y en Cartagena el caudillo Antoñete Gálvez se apoderó de la flota y bombardeó Alicante, marchando luego sobre Madrid, siendo parado a las puertas de Albacete...

Pablo Iglesias, el fundador del PSOE y la UGT, le dijo a Antonio Maura, presidente del gobierno legalmente constituido las siguientes palabras: “Combatiremos sus ideas dentro y fuera de la legalidad, e incluso justificaremos el atentado personal”.

El socialista Largo Caballero hizo las siguientes declaraciones en Alicante, en enero de 1936: "Quiero decirles a las derechas que si triunfan tendremos que ir a la guerra civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos"; en Linares, el 20 de enero de 1936: "La democracia es incompatible con el socialismo". En el cinema Europa de Madrid, el 10 de febrero del 36: "La transformación total del país no se puede hacer echando papeletas en las urnas..." Juzguen ustedes mismos.

La Segunda República fue proclamada en el año 1931 sin haber ganado sus partidarios las elecciones, al tiempo que asaltaban el Poder. La historia se repite unos años después. El recuento de votos de las elecciones de febrero de 1936, elecciones tras las que el Frente Popular tomó el poder, fue el siguiente: TOTAL DE VOTOS: 9.716.705; FRENTE POPULAR: 4.430.322; DERECHAS: 4.511.031; CENTRO: 682.825; VOTOS EN BLANCO Y OTROS: 91.641. El Frente Popular, sin esperar al fin del recuento y proclamación de resultados, desencadenó en la calle la ofensiva del desorden, se apoderó de los documentos electorales... un verdadero golpe de Estado. ¿Y a mí que me recuerda al 14 de marzo de 2004?

Cuando la CEDA (Confederación Estatal de Derechas Autónomas) ganó durante la República las elecciones del año 1934, los socialistas no aceptaron los resultados y el 6 de octubre de ese mismo año organizaron un golpe de estado revolucionario contra la República, valiéndose sobre todo de los mineros asturianos para imponerse por las armas.

Aquella revolución socialista contra la República provocó muertes en 26 provincias españolas, pero sobre todo en Asturias con un total de 1330 muertos entre militares y sublevados (muchos opinan que aquella fue la primera batalla de la Guerra Civil española, originada por el radicalismo socialista). Para contener a los 30.000 mineros sublevados, la República llevó a Asturias a Franco y a las tropas moras y legionarias de África. El abuelo de Zapatero, capitán del Ejército, combatió contra los mineros asturianos. El 18 de julio de 1936, el abuelo de Zapatero estaba en zona republicana y en vez de combatir con los suyos, se pasó a la zona franquista, donde al no fiarse de él sus propios compañeros de Armas, ya que poco antes había sido sancionado con un año de suspensión de empleo y sueldo por actividades ilícitas dentro del Ejército, decidieron fusilarlo al considerarlo un traidor.

lunes, 24 de enero de 2011

La mala educación

Amy Chua es una americana de China, nada menos que catedrática de la prestigiosa Universidad de Yale, y empeñada desde hace unos años en hacer declaraciones mediante sus ensayos, artículos y libros, que desde luego, no dejan a nadie indiferente. Hace 3 años vino a decir que existía una “pigmentocracia” o lo que es lo mismo, que dependiendo del tono de piel, las posibilidades del individuo para desarrollarse en mayor o menor medida quedaban supeditadas a su condición genética. A punto de cumplir 49 años, Amy ha organizado un debate que conviene tener en cuenta.

En su obra, la profesora universitaria que fue educada de manera estricta por sus padres, cree que hace falta ser una madre tigre, o lo que es lo mismo, no prestar más consideraciones ni hacer del niño un consentido, un mimado, un holgazán. Algunas perlas que nos trae se refieren a su visión educativa en estos términos: “…los críos, por sí mismos, nunca quieren trabajar, por lo que es esencial anular sus preferencias”. Hace una valoración de cómo en Occidente educamos a los hijos de manera que no cueste nada para ellos; privados de la sensación del fracaso, arropados precisamente ante cualquier revés, aporta cómo en China, los hijos desde pequeños, saben que las cosas cuestan, aprende a valorar cada una de las pertenencias y se les inculca desde el comienzo a esforzarse para llegar a algo en la vida. Decía hace unos días en una cadena estadounidense: “¿Puede ser que la rígida filosofía de los padres sea la razón por la que China empieza a imponerse sobre Estados Unidos?”.

No se arremolina a la hora de decir que compensamos a nuestros hijos con toda suerte de caprichos precisamente porque no disponemos de horas para su crianza y educación, porque el ritmo social que aplicamos deja a los hijos en manos de la televisión. Arguye que en China, los resultados escolares son demoledores. El último informe PISA hace de los orientales los mejores en matemáticas y en ciencias. Cree que la base de una educación correcta es controlar los caprichos del hijo e inculcarle el esfuerzo como vía hacia su crecimiento personal, y lo expone así:

“Cuando los niños fallan en algo, en lugar de decirles que hay que trabajar duro, la primera cosa que los padres occidentales hacen es plantear un pleito”

“Rechazo doblegarme a la corrección política de las madres occidentales, que es una estupidez. ¿Crees que los padres fundadores de EE.UU. tenían niños que van a dormir a casa de un amigo? Estoy convencida de que tenían valores chinos”.

“No estoy segura de que los occidentales tenga opción de elegir. Los padres sólo hacen lo mismo que hacen los demás. No se cuestionan nada. Simplemente repiten las cosas, que a los niños les has de dar libertad para que persiga su pasión, que no es más que dejarlo diez horas con Facebook, una total pérdida de tiempo”.

“Los padres chinos pueden ordenar a sus hijos que tomen una dirección. Los occidentales sólo pueden pedirles que intenten ser mejores”.

“Los padres chinos pueden decir a su hijo que es un perezoso, que sus compañeros van por delante. Los occidentales tienen un conflicto e intentan persuadirles pero sin que esto suponga para ellos una decepción”.


Lo que sí me ha dado que pensar de esta catedrática nada menos que de Yale, es que vivimos en la cultura del todo vale, donde hemos desterrado cualquier prohibición, a no ser que se refieran a modos culturales y éticos del pasado o de influencia cristiana. Nuestros niños pueden quedar afectados por contemplar una corrida de toros, como Oliart, el director de RTVE decía hace poco, pero no les pasa nada viendo al día decenas de asesinatos reproducidos con fidelidad cinematográfica. Es más, hasta creamos programas televisivos donde se vende la imagen del adolescente que no hace nada, ni estudiar ni trabajar, que ha terminado por convertirse en topónimo de una generación entera, la “NI-NI”. Una lástima que los valores a inculcar, en efecto, vengan incluso impuestos por nuestro sistema educativo: eliminamos los exámenes de recuperación y dejamos a criterio de los padres y profesores, que el alumno pase o no de curso. La promoción directa del que no se lo merece es una más de las muestras, entre las que encontraríamos al padre que venga los suspensos de su hijo pegando a un profesor, o donde presentar modales sale caro (no ha mucho conocíamos la agresión de un joven a un adulto que le increpó por no ceder su asiento de autobús a un anciano).

Hemos creado, y estamos fabricando a pasos agigantados, monstruos. Hay quien dice que en unos años, viendo el nivel educativo que hemos consagrado, acudirá a los curanderos y sanadores en vez de a médicos titulados. Lo cierto es que estas generaciones de niños de 25 años hacia atrás, son diametralmente distintas a la mía. No hay salud en los juegos, ni inocencia en los tratos. Los padres se preocupan por no sociabilizar al niño y eliminan de la práctica y del vocabulario los términos restrictivos, el no, cualquier causa que produzca el efecto de la obligación o del esfuerzo. Somos inmutablemente culpables (y sin ser padre me meto) de un problema que en efecto, advierte Amy Chua, no sé si con toda la razón, pero sí la suficiente como para que alguien empiece a pensar que esta generación jamás podrá ser mejor que las predecesoras, cuando menos igual, campando en un mundo donde primero aprenden sus derechos, niegan por capricho sus deberes y desconocen el concepto del esfuerzo, de la privación y la necesidad. Y es que, tal vez, ser rico es una putada.

domingo, 23 de enero de 2011

Pregón del XXV Aniversario de Pasión de Motril


Motril…
…que buena sal de tu cuna
porque en ella se acunara
un cardenal a jineta
de caridad y de espada
inmortal en media orbe
de la católica España;
y porque también naciera
como una María Magdala
la que hizo morir de celos
a la corte con sus galas,
pues la belleza del sur
se posó sobre su cara,
al tiempo que aquella Villa,
Borbón, cuando ayer fue Austria
al verla sólo podía
gemir de asombro: ¡caramba!

Cuna de nobles artistas
de buenas y humildes almas
que han hecho de este trocito
el más fecundo sin pausa.

¡Vaya orgullo el de tu vega
y sus cientos de fragancias
entre nardos y claveles
adornándote las faldas!

Y el beso fértil que cruza
como una lengua de agua
al que llaman Guadalfeo…
…¡cuántas culturas te bañan!

Desde que el primer ibero
y un fenicio te creara
has estado codiciado
por cuantos a ti llegaran
como puerto donde a salvo
todo pueblo se encontrara.

¡Sabe Dios cuántos milenios
llevas de historia a tu espalda!

Oídme bien lo que os digo:
en el trono de la Alhambra
se sabía que “la dulzura”
sólo por aquí habitaba
mientras sus suelos parían
miles de frutos y gracias
de la eterna primavera
que todo un año te alcanza.

Que es Motril un paraíso
donde el buen tiempo se ancla;
es una postal perfecta
que nadie nunca igualara.
Benigno clima que mece
todo el porte de sus cañas
donde Dios sólo pudiera
entre sus vegas dejarla
en el cruce de caminos
de una histórica calzada.

Al sur del sur. Andaluza.
De la Europa, salvaguarda
y balcón de los ensueños
que al mar azul se encarama.

Y al cabo a mí me enseñaron
que al llegar a Gorgoracha
ya se intuye el campanario
como segura atalaya
donde Aquella que por Virgen
cinco siglos, ahí es nada
nos convirtió en una corte
que le sirviera de casa
y nombrándose Perpetua
Patrona de su morada
la Virgen es motrileña.
¡Otra cosa nos avala!

viernes, 21 de enero de 2011

Te espero en las elecciones


Por traicionar la Nación
que te eligió Presidente;
por destruir la ilusión
de tanta gente decente...

POR ESTAS Y OTRAS RAZONES
TE ESPERO EN LAS ELECCIONES

Por los niños abortados,
por tus leyes inmorales,
por sus cuerpos destrozados,
por sus Almas inmortales...


POR ESTAS Y OTRAS RAZONES
TE ESPERO EN LAS ELECCIONES

Porque no salen las cuentas
derrochando en tanto vicio.
Por llevar a España a tientas
directos al precipicio...


POR ESTAS Y OTRAS RAZONES
TE ESPERO EN LAS ELECCIONES.

Por abrir viejas heridas
que costó cicatrizar
de aquella Guerra perdida
que ahora pretendes ganar...


POR ESTAS Y OTRAS RAZONES
TE ESPERO EN LAS ELECCIONES.

Por todas tus veleidades
de aprendiz de dictador
porque compras voluntades
con un cheque al portador...


POR ESTAS Y OTRAS RAZONES
TE ESPERO EN LAS ELECCIONES. ..

Por esos cinco millones
De Españoles en el paro
Por dejarles sin amparo
Sin aportar soluciones.
POR ESTAS Y OTRAS RAZONES
TE ESPERO EN LAS ELECCIONES

Porque te juzgue la Historia
sin obviar los Tribunales;
por tus hechos criminales
sin posible escapatoria...

POR ESTAS Y OTRAS RAZONES
TE ESPERO EN LAS ELECCIONES
Porque eres un mamarracho.
Porque de ti no me fío.
Porque ya has pillado cacho
y no te vas de vacío...

YA NO TE DOY MAS RAZONES
¡TE ESPERO EN LAS ELECCIONES!

miércoles, 19 de enero de 2011

Felipe III


Las sucesivas muertes de herederos hicieron que el rey Felipe II se preocupara constantemente por la salud de este, y cada vez que se ausentaba de España, no hacía más que mandar cartas a sus hijas mayores, manteniendo una enorme correspondencia con Isabel Clara Eugenia donde preguntaba de continuo por la altura que tenía ya el príncipe, su salud, los dientes que le habían salido… Y el caso es que el futuro Felipe III salió inmensamente parecido a su padre. Muy religioso, rezaba con seis años 9 veces al día el rosario, por los 9 meses que duró el embarazo de María Santísima, se confesaba en la más insospechada ocasión o hacía ayunos desde la más corta edad. De estricta educación, Felipe II procuró que el príncipe no creyera que la vida de rey era voluptuosa y fácil, de modo que recortó a lo imposible su asignación económica e hizo de él un futuro soberano retraído y austero.

El marqués de Denia se dijo que era el momento de influir en Su Alteza. De vez en cuando le daba a escondidas dinero, resultaba extremadamente simpático e iba ganando su confianza progresivamente. Felipe II aconsejaba a su hijo: “ten en cuenta que es indecente pedir a un vasallo lo que un rey puede darle”. También insiste en que no se sujete ni deje gobernar por nadie, que mande si n ser mandado y se guarde de los aduladores. Buenos consejos sin duda. Y Felipe hijo hacía caso hasta para escoger esposa. Le propuso el entonces rey entre tres princesas de Baviera. ¿Cuál escoger? Resuelve con prontitud Isabel Clara Eugenia. Le dio la vuelta a los tres retratos y echó a suertes cuál sería la escogida, resultando Margarita. Felipe II, poco dado a bromas y azares, escogió a Catalina. La escogida moría al poco. Le tocó el turno a Gregoria, que en poco tiempo, moría de fiebres. Quedaba pues Margarita, la que el azar señaló.

Para el matrimonio, y por la muerte de Felipe II, el que llevará el 3, ya es rey. Esperado como revulsivo en la corte, solía decirse de su padre: “si el rey no acaba, el reino acaba”, Los agoreros querían que cesaran guerras y sueños imperiales. Y empezaron las intrigas y a repartirse los cargos mediante la amistad con el Marqués de Denia que se convirtió en el rey en la sombra, a pesar de los consejos de Felipe II. Una anécdota narra bien esto; Felipe III escribe a Rodrigo Vázquez para contarle que ha pensado darle su cargo a otra persona. La carta reza así: “Mirad qué color queréis que se le dé a vuestra salida, que ese mismo se dará. Yo el Rey”. Y le contestó el cesado: “el color no es otro que haber dicho la verdad y servido a Vuestra Majestad”. El de Denia colocó a sus amigos, se autonombró Duque de Lerma y se convierte en el valido. Será uno de tantos que dilapiden a España. Él, el conde-duque de Olivares, Manuel Godoy. Forman la tríada más tiránica y resueltamente perniciosa de la historia de España. Durante 20 años, el de Denia, ahora de Lerma, esquilmó la nación, compró hasta cinco Villas (como Getafe o Carabanchel) y engaña al rey diciendo que para ahorrarle tiempo, su firma puede ser igual de válida que la suya, de manera que así se evite el farragoso trabajo de firmarlo todo… Un sátrapa, un tirano que empequeñeció a España. Llegó a tal punto que en cierta ocasión, un capitán de los ejércitos españoles consiguió hablar con el Rey para solicitarle un favor. Este, siguió sin detenerse ni darle una contestación firme. Fue entonces cuando un miembro de la escolta del rey se volvió al capitán y le dijo: “acudid al duque. Si yo pudiera hablar con el de Lerma no me detendría a hacerlo con Su Majestad”.

España era un país de curas y de monjas. Había 1012 conventos de religiosas en la época que nos ocupa. Cerca de cien mil curas. Sólo entre dominicos y franciscanos, 32.000 miembros. Y Felipe III era hijo de su tiempo: religioso hasta el extremo, en un paseo por Madrid se topó un día con un sacerdote que llevaba el viático a un moribundo. No le importó que fuera la casa de un pobre de solemnidad, en la que se metió para sorpresa de sus inquilinos. Y si en algo luchó fue en conseguir que Roma reconociera el Misterio de la Inmaculada Concepción. Dio en el clavo con su mujer, o hizo bueno aquello de que Dios los cría y ellos se juntan. No probaban el vino (el rey no aguantaba el olor que dejaba en la boca), oían una misa diaria, un rosario diario y rezaban después de comer el Ángelus juntos. Margarita, la reina, estaba obsesionada por la muerte y eso acentuaba su pasión espiritual. De tanto escuchar el rey (ya de por sí piadoso) a su mujer, algo se le aumentaría la devoción: “moriré de parto, por lo que en cada parto me dispongo a morir”. Cuando dio a luz a su último hijo (el octavo) dijo que duraría ocho días. No sabemos si era profeta, tenía un don reservado a pocos, o la coincidencia fue total, porque a los ocho días de parir a Alfonso, murió. El rey no volvió a casarse ni conocería otra mujer. Margarita, le había causado un hondo sentir.

Felipe empezó a cambiar sus gustos. Con el Gobierno sobre los hombros del de Lerma y viudo, se aficionó al lujo. Cuando salía, el cortejo daba absoluto respeto: las armas reales, la guardia española, la guardia alemana, los heraldos, la escolta del sello del rey (con el que firmaba, cuando no lo hacía el valido, los documentos oficiales), el sello escoltado por maceros, el baldaquín con las armas de Castilla y León, guardias, dignatarios, consejeros y la calesa real. Más de doscientas personas para un paseo. Si se disponía a comer, la cosa chocaba con la frugalidad casi anacoreta de su padre: tres damas llevaban una servilleta sobre el hombro; si quería beber el rey, le hacía una señal a la primera. Esta la repetía a la segunda y la segunda a la tercera. Al final, la última avisaba a un mayordomo que hacía a su vez una señal a un paje encargado de avisar al criado cuya labor era gritar, “afuera”. En ese instante salían dos de servicio en busca del vino que lo iba a proporcionar, según la planificación del menú, el sumiller de la cava real. Cuando se daba con la bebida, los pajes regresaban con una copa en la mano derecha y una salvilla de oro en la izquierda. El criado les acompañaba hasta la puerta. Allí, una a una, las tres damas hacen llegar a los pajes hasta el rey. La última de las damas prueba la bebida, y deja caer en la salvilla unas gotas, sin tocarla con los labios. Entonces, pajes y dama caen de rodillas mientras bebe Su Majestad. Y todo esto con un grupo de nobles, enfrente, viendo comer al rey. Un protocolo complicadísimo que nada tenía que ver con la austeridad de los Reyes Católicos, de Carlos o de su padre.

De repente la corte se trasladó a Valladolid. Pero no por la bonanza de la ciudad o las mejoras que la noble villa castellana pudiera traer. El caso es que el valido Lerma, se dio cuenta que Felipe III visitaba con frecuencia a su abuela la emperatriz María. Y se entera que esta aconseja a su nieto que se desembarace de la nefasta influencia de su valido. Entonces, para aislar a la noble señora, se lleva durante cinco años la corte a Valladolid. Los vallisoletanos gastan lo que tienen y lo que no. Dan continuas fiestas y costean la llegada del embajador inglés (el duque de Nottingham) con sus quinientas personas de acompañamiento. Decía Góngora: “en quince días gastamos un millón”. La cara dura del de Lerma llegó al punto que, tras haber comprado en Valladolid una casa con el dinero del erario público, se la vendió al rey por 55 millones de maravedíes. Cuando murió la emperatriz viuda María, trasladó de nuevo la corte. Los vallisoletanos se quedaban hundidos económicamente. Luego, todavía en vida la reina Margarita, le prohibió hablar de política, cambiando su camarera personal por su propia mujer. Dijo Margarita: “hubiera preferido ser monja en Austria que reina en España”. Y la última desfachatez fue presentarle al rey unas cuentas falsas, que venían a decir que el Estado estaba sobrado de dinero. Sólo el confesor del rey consiguió entrarlo en razón, diciéndole que si seguía confiando en su valido ardería en el infierno. Un hombre tan religioso como Felipe III.

Empezaron los registros a los ministros del reino. A uno, se le encontraron cinco millones en escudos; se necesitaron tres días para juntar su patrimonio (colgaduras, vajillas, joyas, vestimentas y carruajes) y se supo que había robado el dinero de los impuestos de los portugueses. Cayeron Pedro Franqueza, Rodrigo Calderón…La última idea del valido fue expulsar a los moriscos, que procedió el rey, engañado con artimañas religiosas a sancionar dicho decreto en 1609 y que duraría hasta 1614. Como quiera que a un ministro se le supusiera sangre judía entre sus antepasados, el de Lerma era conocido por sus francachelas regadas con generosidad de vino, se dio a conocer este poema:
Para mi condenación
votaron un pleito mío
un borracho y un judío,
un cornudo y un ladrón.
Con la expulsión de los moriscos, España sangrada por aquellos que se iban al Nuevo Mundo y además, sin cañeros, tintoreros, toneleros, pasamaneros, boteros, curtidores, aguadores y labradores, ni siquiera fue capaz de vender en el extranjero el afamado acero toledano. La ruina pública empezaba a sentirse.

Sí se acertó en la ruta escogida y la protección otorgada a los galeones de Indias, que trajeron íntegro el oro de América. Se gozó de paz y cuando hubo que intervenir, tener a Ambrosio de Spínola al lado significó la victoria en batallas como Ostende. Y tenía que llegar la muerte del que fue el mayor acaparador de riquezas de la historia de España, causante de la caída de la hacienda pública. Le sucedió su hijo en la privanza del reino; y el pueblo de Madrid sacó una letra que decía:
Mi Majestad, mi señor.
Mire que viene engañado.
Que si al padre ha desterrado
el hijo es mucho peor.
En 1621 le llega la muerte a un rey que no escuchó los consejos de su padre y dejó que el reino se fuera malogrando. Cuando estaba a punto de morir, reunió a sus hijos y les dijo: “Heos llamado para que veáis en qué fenece todo”.