Visitas

martes, 8 de marzo de 2011

Santo Traslado de Málaga


Ni todo está perdido ni todo sabe igual. Y hace unas semanas del paritorio recién estrenado (te debo la visita) que es su nuevo taller, camino de una de las ciudades con mayor enjundia en las lides del arte cofrade, dejaba su última aportación que no pretende renovar ningún lenguaje plástico ni busca la medalla al mérito innovador, simplemente porque esos intentos terminan pasando factura.

Y así las cosas, el que considero uno de los imagineros más regulares, más medidos y reales del panorama andaluz, ha demostrado que lo que escribí hace años en La Hornacina, tiene en efecto su continuidad después de ver el Santo Traslado de Málaga. Porque hay motivos para la esperanza después de que toda una pléyade de escultores andaluces de lo sacro, se empeñen en demacrar y en hacer del mundo de la imaginería, el espectáculo circense de menor atractivo de los últimos tiempos. Si la cantidad destrona la calidad, estamos perdidos.

Y desde esa ciudad a caballo entre Málaga y Granada, que es de costa e interior, que guarda las placentas lígneas que las gubias del Siglo XX no arruinaron, llega Israel Cornejo y hace lo que mejor sabe: convencer e ilusionar a quienes dábamos por perdido ya esta experiencia escultórica a tenor de los tristes resultados que vemos día a día. Porque fiel a un estilo que gestó hace años y que no puede perfeccionar porque ya nació correcto y completo, Israel se cuela en los más pretendidos lugares del panorama artístico del que forma parte y todo ello con un arma exclusiva: tesón.

Hace unos años me atreví a crear el podio de los imagineros actuales. Señalé a Israel Cornejo en lugares de privilegio. Cierto que la competencia es pequeña, pero hay nombres en Córdoba, Huelva o Sevilla que ganan los cetros. Hace unas semanas me ha confirmado mi opinión, conjugando las personalidades de dos escuelas antagónicas y complementarias (ahí su paradoja) en las seis imágenes del nuevo Misterio del Santo Traslado de Málaga, con una corrección de formas, policromías y ademanes que nos permite seguir guiñando a la tradición a la par que nos ofrece una revisión según el Siglo XXI eficaz y que huye de la estridencia. Y entonces, me he puesto a releer las opiniones que generaron mi comentario, para llevarme un gozo enorme. Porque en efecto, ECCE ARTIFEX.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Por desgracia ayer se me fue el comentario del PC. Voy a intentar reproducirlo.

Estoy contigo en la apreciación positiva que realizas de este imaginero y que se mantega la aportación del "Estéfanus" que el precursor del misterio (Moreira) concibió (algo así como el "anacrónico" Zaqueo de la Burra de Sevilla).
No obstante, al misterio planteado le veo algunas pegas que quizás obedezcan a la decisión del propio autor y otras a la decisión de la Junta y Cabildo:
- La resolución de las imágenes secundarias me parece conectar diréctamente con las imágenes Titulares que el mismo autor realiza; un "portador" podría pasar perfectamente por un Jesús de su producción; de igual forma, las Santas Mujeres mantienen la jovialidad propia de tallas de Dolorosas. En este sentido me parece más valiente la aportación del cordobés Bernal para el misterio de las Negaciones de la Hermandad del Dulce Nombre de Málaga, donde la mujer acusadora presenta esa "vejez" dentro del misterio, dejando la idealización del físico (atlético para el Señor, belleza para María) para los protagonistas principales del misterio. También Miñarro ha realizado tallas de Santas Mujeres (creo recordar) con una técnica ejemplar sin recurrir a la "eterna juventud" de las mismas...
- Imagenes de vestir; creo que se ha perdido una oportunidad única para que Israel Cornejo desplegara su talento en la resolución del mismo misterio pero con imágenes de talla completa, trabajando los volúmenes en los ropajes. Al igual que viene a sustituir un misterio de talla completa, la línea debería ser esa, más cuando la Titular Mariana es de talla completa. Me da la sensación de buscar juego de priostía, huir de "lo propio"... por una costumbre. Este tipo de imposición, si es así, porque entiendo que el Cabildo pidió imagenes secundarias de vestir, me recuerda la oportunidad perdida de la Oración del Huerto de Granada al imponer el modelo salcillesco.

En resumen, coincido en que es un gran artista que aporta originalidad y calidad... pero se ha perdido una oportunidad preciosa para haber realizado una aportación al arte más sobresaliente. Y, repito, quizás por imposiciones del Cabildo, del hermano de turno que se apropia del proyecto para guiarlo, etc.

Un abrazo, Santi.

PS: A la espera de los Reyes de Ex-paña (;-) un abrazo a Salva también :D)

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Israel entiende (y te hablo desde el desconocimiento, pues como tú, no sé si ha habido exigencias del Cabildo) que el verismo, la naturalidad plástica de la obra de vestir, y más cuando hay que interpretar una escena que obligatoriamente requiere de movimiento como un Traslado, se lo darán las piezas de candelero.

Del Misterio de Miñarro prefiero pronunciarme poco. Si te refieres al almeriense, alguien muy cercano a Israel (Antonio Hernández, sobresaliente vestidor, esperemos que notorio imaginero futuro), las describe y relaciona a la perfección. Pero como otros asuntos, hermano, en privado se asegura la corrección de formas.

Y al fin, romper con la idealización de los rostros como sugieres, quizás sea traicionar a su estilo. No te digo que no lleves razón, pero lo que le aplaudo a Israel es que desde hace bastantes años, tiene una línea de la que no se ha salido y con resultados que saltan a la vista. Además de una regularidad que es casi su santo y seña. Israel Cornejo, al contrario que otros autores, no te hace una obra sobresaliente, dos normales, una deficitaria y tres seguidas muy buenas... No, él siempre, sea para un pueblo escondido o para una capital pretendida, hace lo mismo, a una misma altura. Y yo eso lo aplaudo.

Además, creo que el "hiperrealismo imaginero cansa ya". Demasiados imitadores, demasiadas reiteraciones... Han agotado el recurso que era exclusivo de Romero Zafra y en parte de Bernal. Y proliferan como virus emuladores de menor calidad que han hecho de la innovación, otro adocenamiento. Y peligroso, porque las Imágenes bendecidas tienen que tener su "idealismo". Y la secundarias, como diría el gran Juan Antonio Sánchez López, su papel de secundarias que no roben protagonismo. Y las de los imitadores son culto al cuerpo y al aplauso del cofrade "chillón".

Se ha venido a definir (tú lo oíste) como el "neobarroco gay". Y se pierde un recurso interesantísimo y clásico como pocos: la calocagacía. Una lástima.

Ahora los romanos transmiten más que los Cristos.

Anónimo dijo...

David, no es el almeriense. Y Miñarro no sé si es el autor, lo ví en la recomendable página de La Hornacina.

Y discrepo con el movimiento de un traslado al Sepulcro se consiga con imágenes secundarias de vestir. Para estudio de pliegues con talla completa, Barbero Gor en Alegría o Soledad... que es lo que sugiero/comento. Más teniendo en cuenta la conjunción de la Hermandad, de donde viene... y qué Dolorosa "trae" detrás.
Ésto no es debatir la calidad del imaginero, es cuestión de preferencias personales al ver el "discurso" que plasma la Cofradía en la calle... y a mí, con lo visto a la fecha, no me convence... Quedará por ver sobre el paso el conjunto.

Efectivamente, de lo que conozco de Israel, en parte gracias a la web que cito más arriba, cabe destacar su producción homogénea y de notable calidad.

Y, efectivamente, los "sayones burlescos" tipo "Berruguita" (creo que era así) del Puente y Paloma, o el que lleva un Nazareno en Jerez no encajan en el "neobarroquismo gay"... y cuando se busca la fealdad, es tan rebuscada y forzada (buscando la imitación a Ortega Bru), que no encaja bien en el conjunto.

El Arbotante dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
David R.Jiménez-Muriel dijo...

A pesar de que hiciera mención de la procedencia de las mismas sobreentendiendo que entre cofrades no iba a mediar más problema por el empleo de las citadas fotografías, las que les pertenecen ya han sido eliminadas... Las sustituyen otras del propio Israel Cornejo.

Con todo, les hago también la siguiente apreciación: ¿saben que la propiedad intelectual es del autor?

¡Increíble!