Visitas

viernes, 11 de marzo de 2011

Imaginería


No sé si los responsables de velar por el decoro de las imágenes que van a bendecirse y por ello a exponerse a la veneración pública carecen de gusto, formación, interés en el desempeño de su labor o una mezcla insana de todo, porque sin dudas, algunas Obras que con la finalidad de la promoción de la piedad popular pueden verse, no hacen sino servir para escarnio. Y todo ello dicho con el mayor de los respetos, pues en cualquier caso, si algún devoto de alguna de las Imágenes que ilustran esta entrada está ahora leyendo esto, sepa que mis palabras siempre van encaminadas al juicio artístico, a pesar de que con el mayor respeto que me infunde mi fe, entienda lo inapropiado de algunas de estas.

Lo cierto es que desconozco los criterios que aplican las distintas diócesis de España y si en todo caso, hay un responsable que vele por las directrices emanantes de nada menos que Roma, mas en todo caso la denuncia a la inaceptable exposición al culto público de ciertas tallas bendecidas, ha de decirse y en voz alta. Y repito, cualquier devoto que entienda infringido su sentimiento desde ya, recibe mis disculpas más sinceras y vehementes.

Pero si alguno de los habituales de esta Alacena, especialmente de nuestra patria chica de origen, Granada, se ríen o manifiestan cierto sonrojo al ver alguna de estas Obras consagradas, apeen la broma y la risa, y miren cómo en foros a nivel nacional, la imaginería granadina contemporánea sale mal, muy mal parada. Horrendamente mal parada hasta insospechables lugares.

Una desgracia. A mí al menos me lo parece. Es triste saber que hasta la década de los setenta del siglo XX, el patrimonio cofrade granadino era paupérrimo pero por el contrario, exhibíamos una de las colecciones escultóricas más ricas y meritorias del panorama imaginero universal. Hoy día nuestros mantos, cartelas, dorados y tallas, nuestras orfebrerías, cortejos y excelencias priostes han ganado enteros (¡y de qué forma!) pero se nos ha olvidado que la Imagen Titular es el centro y el sentido de todo esto. Y encaramamos sobre enriquecidos y artísticos pasos, no precisamente lo más destacable. Y aquí les dejo el enlace, para que el cofrade sensible granadino, vea cómo Granada es objeto (no sé si con acierto o no, juzguen ustedes) al igual que poblaciones que están a años luz de la que fue nuestra fecunda escuela, de risa y mofa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Llama poderosamente la atención descubrir que una persona como usted, que siempre se ha jactado de ir con su nombre y apellidos por delante en todos los foros de temática cofrade,da crédito a gilipolleces de esta calaña fruto seguramentre de adolescentes capillitas, cuyo máximo anhelo en la vida es vestir a la virgen tal, o cual en vez de coger los libros...y por supuesto anónimos. No pierda su precioso tiempo en esto, creame no merece la pena. Comparto con usted su idea de que en los últimos tiempos la imagineria procesional granadina no ha sido brillante, pero de la misma manera, en cualquier lugar de tradición cofrade por muy célebre y nombrado que sea hay obras de escasa calidad... No hay rosas sin espinas...
Jésús de Graná

David R.Jiménez-Muriel dijo...

No le falta razón, estimado Jesús de Graná; pero los juicios que hemos leído en los enlaces que dejo, algunos insostenibles, otros no tanto, nos tienen que hacer reflexionar.

Recuerdo cuando en 1994 conocí a la familia Tallón Povedano con la que aún hoy conservo amistad y buen trato. Victoria, una entrañable granadina de siempre, "entronizaba" (y entiéndase el término) con la anuencia de marido e hijos una dolorosa de Luís Álvarez Duarte. Contaba el que suscribe ni 14 años ese día que conocí a Gracia y Esperanza y me marcó, de lejos, mucho más la reflexión de Victoria que la contemplación de una obra de indudable valía como la Virgen en cuestión:

"Los cofrades se gastan verdaderas millonadas en pasos y enseres para poner sobre estos lo primero que pillan". Y seguía: "no escatiman en plata y regatean sin embargo en su Imagen"...

¿Acaso aquel axioma no es cierto? Y el comentario de adolescentes anónimos con ínfulas de vestidor, como bien dice, Jesús, tiene que hacernos reflexionar a los cofrades de una ciudad que durante un buen trecho de la historia, fue capital del arte mundial con permiso (entonces) de Roma.

EL ESPERANZO dijo...

Seguro que entre los ilustrados foristas tenemos varios ejemplares de cejijuntos, con pelos en la nariz y en las orejas y generosas lorzas. Igual hay hasta alguno patizambo, con sarro en los dientes, halitosis incipiente y grandes orejones a lo Carlos de Inglaterra. Y lo peor es que seguro que nos vemos obligados a cruzarnos a diario por la calle con ellos y a aguantar semejantes destrozos a la estética humana.
Por lo menos los "santos" los vemos nada más que de vez en cuando....