Visitas

miércoles, 23 de marzo de 2011

Fajín de Generala


Soy muy poco sospechoso de anti militar; aguardo con fruición el Desfile de las Fuerzas Armadas cada 12 de octubre y tengo en mi familia militares de carrera con el grado de Oficiales. No soy un progresista al uso que considera que los ejércitos deberían desaparecer, simplemente porque a nadie (con dos dedos de luces y a la vista de los diferentes climas mundiales) debe escapársele que los soldados ayudan y garantizan una paz en constante amenaza. Ahora bien, si no existiera una sola arma en el mundo, mañana firmaría la extinción de los ejércitos.

Si algo reconoce a Cristo es una frase suya: “amaos los unos a los otros”. Otra sentencia incontable que pronuncia reza así: “poned la otra mejilla”. El Galileo era el ejemplo de mansedumbre y rechazo a cualquier manifestación de violencia. La primera persona que lo sigue y se convierte pues en cristiano, es nada menos que su Madre, María. La incongruencia de los cofrades llega a términos insospechados. Jamás entenderé que una dolorosa luzca el fajín de ningún militar asido a su talle, sea de la graduación que sea.

Considero muy interesante, heroica y meritoria la figura de Millán Astray. El código de honor del fundador de la Legión es aplastante. Los arrestos del otrora General de Brigada no hay que ponerlos en cuestión; lo que no sé es si son esos los valores que de una u otra manera queremos transmitir a los probables devotos que como espectadores contemplan la belleza arrasante de muchas de nuestras vírgenes bajo palio. No sé cómo casa que la Madre de aquel Nazareno que nos recomendaba que nos pusiéramos en paz con los demás antes de hacer un sacrificio, que ofreciéramos otra mejilla, que amáramos más a nuestros enemigos que a nuestros amigos, lleve en su virginal cintura un símbolo de guerra, un signo de muerte.

No he entendido jamás a un militar en un cortejo cofrade; no he entendido jamás a un guardia civil con un pistola en el cinto, escoltando las esquinas de un Misterio, donde el Manso se deja matar en el acto de amor más bonito que nunca han visto los días. Debo ser tonto o paradójico. Me repulsan los elementos que tienen que ver con la violencia de este mundo en torno a las dos figuras más benditas que han pisado la Tierra y que nos enseñaron lo contrario. Y a la vez, sostengo necesarias las armas y a nuestro glorioso ejército, porque así es el mundo. Pero creo que en los cortejos cofrades podemos precisar de ellos.

Como todo en este mundo cofrade, responde más a la vanidad que a otra cosa el fajín de un general ciñendo el talle de la Virgen. O el nombramiento de Hermanos Honorarios de un cuerpo determinado militar con una Hermandad. No digo que haya excepciones, y conozco una rotunda: la Hermandad del Nazareno de Motril que durante muchos años pudo poner sus dos Titulares en la calle, en tiempos de costaleros asalariados, gracias al Ejército del Aire acuartelado en Motril y a los soldados de España. Y al decir esto me lleno la boca con un orgullo patrio indescriptible. Pero a la vez, me duelen las retinas al ver que alguien que protagonizó la conocida escena del 12 de octubre de 1936 en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, alentando a la muerte y vitoreando a esta, frente al raciocinio intelectual de Miguel de Unamuno, preste su símbolo más destacado para la cintura bendita y única de la Virgen de la Esperanza. ¿O acaso no es contradictorio que alguien que exhalaba los discursos amenazantes y vergonzosos como Queipo de Llano, invista como Capitán General a la Macarena, Ella, que le bastan miles y miles de sevillanos, de andaluces y de media humanidad para ser Capitana de los Ejércitos de Paz y Bien de los Cielos y la Tierra?

No sé cómo la Iglesia aprueba que a las Casas de Dios entren algunos con armas. Es absoluta y diametralmente opuesto a lo que se oye desde el ambón de la palabra. Por eso, cuando veo en la cintura de una Virgen un fajín, de general, o de cabo chusquero (que no lo hay, valga la aclaración y nótese el tono irónico), se erizan todos y cada uno de los pelos de mi cuerpo. Lo más perfecto de la creación, la sin mancha, la pura, la limpia, la virgen, la escogida, aclamada y revestida de General, que a lo mejor mereció el rango en función a los muertos que cayeron en combate.

Seguro que en el trono celestial hay hermandades fundadas por los cofrades de aquí. Y hay un Decreto Marco, no Arzobispal sino divino que en uno de sus artículos dice: “se prohíbe el uso de todo aquello que recuerde a la muerte. ¿O acaso no veis que en el Paraíso la muerte no tiene cabida?”

Después de Semana Santa visionaré los videos que he grabado de cadenas dedicadas a la transmisión de hermandades en Andalucía. Y tendré que comulgar con ese Cristo vencido pero victorioso de Santo Domingo de Málaga, que va oyendo (quizás más tortura que la ya sufrida) como le dicen: “soy el novio de la muerte”. Y seguro que el Señor Cautivo, el Rey de Málaga, va diciendo: Soy el novio de la vida. Soy yo mismo la Vida. Si Cristo, el de las procesiones andaluzas hablara, diría en acentos de aquí, en los nuestros: “Miarma, tú sigue así, que vas a entrar en el Cielo por los coj… Vaya tela, pichita… Po no que el gachón le ha puesto un trapo rojo de sangre a mi Madre en lo arto… Quita de ahí las manos, la vin, que luego van al pan”… Y anda que es mentira… Al pan nuestro de cada día, el que nos tiene Él mismo que dar.
P.D. Hoy me he vuelto a acordar de un pasodoble de la chirigota de Juan Carlos, la que hizo historia… Los Yesterday de 1999. ¡Qué razón llevaba! Medallas que se dan en razón a todos los muertos de alguno… Y se los ponen en el pecho a mi Madre. ¡Ay!

6 comentarios:

EL ESPERANZO dijo...

Don David, permítame la osadía de decirle que en estas últimas entradas le veo a Vd. demasiado imbuido de un exacerbado realismo historicista (historicista, del siglo I) y un tanto alejado de determinadas costumbres cofradieras que, aún suponiendo claros anacronismos, no dejan de estar arraigadas en la Semana Santa andaluza a lo largo de los años y de tener, en algunos casos, gran valor simbólico.
Le veo a Vd. el próximo Viernes Santo en la Pasión de Cuevas del Campo, vestido al estilo hebreo jajajjajajjajaja disfrutando de una Pasión como Vd. y Dios mandan jajajjajajajja.
Un gran abrazo y perdona la coña.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Manuel, si no te faltará razón, pero créeme, que a mí me gusta comerme el primer plato cuando llegue el primer plato, y el postre en su momento, y no mezclarlos los dos, porque a lo mejor las habas con jamón me saben a arroz con leche y el arroz con leche tiene tropezones verdes y rojos como la bandera de Graná... Así que el primer aliado del Ejército Español está aquí, pero en su sitio. Y el primer cofrade que no quiere armas en torno a las Benditas Imágenes tres cuartos; las churras y las merinas no producen un cruce adecuado.

¿El Viernes Santo? Qué bueno... ¿Y yo de qué puedo hacer? ¿De Zaqueo?

Un abrazo muy grande

J. Carlos Medina dijo...

Bendito sea ..........con lo que me gusta a mi la Guardia Civil acompañando a pie y a caballo al cristo de la Vera Cruz, al Abuelo , a la legión con la Buena Muerte de Málaga o en otros tiempos a la de Jaén................ahora vienes tú y la lias ................si es que la primavera te tiene alteraooooo......jajjajajaj.
MELA

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Niña, cada cosa en su momento... Los militares por España y Cristo por el amor y la paz... Que ya dice el refrán: le pega menos que a un santo dos pistolas... Por algo será.

Derechatras dijo...

Compadre un poquito de relax coñ..que me esta usted tirando por la borda toda la semana santa que conozco ya me veo pasar esta en Benidor y a tomar por....
Pdt:usted haría de niño Jesús,no espere que eso ya hizo esta navidad.


YA TE COJERÉ EL SÁBADO DE PASIÓN

Anónimo dijo...

A ti que te ha dao, por Dios , no quieres militares , ni fajines , no quieres música alegre , sólo marchas fúnebres y me temo que lo próximo serán las flores..............luego vendrán las velas , pasando por las camareras ,mantillas o como dicen por aquí madrinas,(ya que estamos aclarame el término correcto), yo digo como el compadre , me voy a Benidorm, a oir paquito chocolatero,y a rezar para que se te pase lo que sea que te ocurre , que esto está más serio que un juicio .............y las hermandades que tomen nota y cambien las partituras y metan algo de Bethoven para estar a la altura.............jajjajaj.Un abrazo primor. MELA.