Visitas

jueves, 14 de enero de 2010

Gracias, Cervantes

Aprendí en la carrera que el genio de los genios, era Miguel Ángel, por mucho que su nombre real fuese Michelangelo (que suena “Migue Lányelo”).
Desde siempre, supe que la ciudad donde nació el arte con mayúsculas, era Florencia, aunque su nombre real sea Firenze (que suena “Firenssa”).
De la colección de imanes materna, me encanta esa cabina roja tan aristócrata, tan de burgués venido a acomodaticio... Sí, una de esas cabinas de Londres, que verdaderamente, se dice London (London, London, así suena).

Mi pintor favorito es Pedro Pablo Rubens. De acuerdo, Peter Paul Rubens (pronúnciese “Pieterrr Pol”). A mi tío Enrique le encanta beber tras de una buena comida, un poco de coñac, que escriben los que lo patentaron Cognac (y viene a decirse en la lengua de Molière algo así como “coghniá”) y tengo muchas ganas de viajar a Nueva York, que por allí le dicen New York (y en cristiano se pronuncia “Niu York”).

Y si así me puedo tirar hasta la noche de los tiempos, poniendo ejemplos, pregunto yo: ¿por qué tengo que decir Yuan Laporta, Yusep Luís y demás zarandajas?
Y me sigo preguntando: ¿el valenciano no es idioma? ¿El Valle de Arán tiene que ser catalán por narices? ¿Aquí estamos todos gilipollas? ¿Respetuosos nosotros pero los demás no? ¿Si rotulas en castellano en Cataluña, se te cae el pelo del sobaco?

Pues:

2 comentarios:

Anónimo dijo...

de nada hombre de nada
fdo. Cervantes

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Oú qué guasa... Qué me gusta esos golpes con arte. No sé quién eres, pero a sus pies, oiga...