Visitas

jueves, 7 de enero de 2010

Fernando Vizcaíno Casas

Considerado uno de los escritores más trascendentales del último medio siglo, con casi cinco millones de libros vendidos, su obra y vida ha sido objeto de cuatro tesis doctorales, que fuera investido en dos ocasiones doctor honoris causa y que lo llamaran para pronunciar medio millar de conferencias por unas 75 ciudades de Europa y América, que ya es decir.
Colaborador de Radio Nacional y de infinidad de diarios y publicaciones, lo descubrí hace una década, con un título que me sedujo y en nada me defraudó: "Los imposibles sueños de un señor muy de derechas". Desde entonces, devoré a un ritmo frenético "De camisa vieja a chaqueta nueva" y en estos últimos tiempos, muy bien aconsejado, "Cien años de honradez", "Y habitó entre nosotros" y "¡Viva Franco! (con perdón)".
En su narrativa, la fluidez, la facilidad de lectura, la fineza humorística, la mordaz y elegantísima ironía y el cuidado guiño a la historia del siglo XX español lo hicieron merecedor de los premios nacionales de teatro, de turismo, de medallas, de concesiones y de pertenecer a las prestigiosas Academia de las Artes de San Andrés de Roma, entre otras...
Fue elegido el mejor escritor español por Editorial Planeta y los libreros de Madrid. Muchas de sus novelas, llevadas al cine. Su obra, extensa, heterogénea, divertida y amena, es un resumen perfecto de la España que la vio nacer. Interesante desde luego para propios, ajenos, críticos y afines, porque nunca nadie podrá sentirse ofendido por los planteamientos ficticios y novelados del autor.
Ahora que acabo de engullir, rendido por su irónico tratamiento y su elegante estilo, dos de sus obras, me he acordado cuando hace ya años, descubrí a un autor entonces entre nosotros, que no recibe el tratamiento adulador y falaz de los medios de comunicación actuales, tal vez porque la suya fue una producción ideológicamente sabida, pero jamás defendida denostando otras ni de manera agria. Descansará en paz, pero nunca morirá mientras quede su legado, hondo, grácil, bien construido y muy plausible, que nos hizo, don Fernando Vizcaíno Casas.

No hay comentarios: