Visitas

viernes, 29 de enero de 2010

14ª Sesión de preliminares del Carnaval de Cádiz 2010


Antepenúltima ocasión de tomar contacto con las agrupaciones de este concurso en la primera vuelta, con los ya habituales 10 grupos por noche, que son 5 chirigotas, 4 comparsas y un coro en esta ocasión, algo más lleno el teatro que ayer, presentando tres cuartos de entrada.

Nueve y cinco minutos de la noche. Abre sesión el gaditanísimo coro de Rafael Pastrana, Los tangueros, con el objetivo de un primer premio que se resiste hace unos años. Disfrazados de hombres del tango bonaerenses y muchos de aquellos intérpretes y autores míticos (Carlos Gardel a la cabeza) que se cuelan en la presentación. Homenaje a Chano Lobato, entre tango argentino y el de Cádiz, en el primero. Se nos va la fuerza por la boca a los andaluces mientras criticamos a catalanes, al resto de provincias andaluzas. Todo un ejemplo de catetez. Ese es el resumen del segundo tango. Potente y verídica letra. Cuplés enlazados, para el Vaticano y la caída del Papa. Coreado popurrí donde gusta sobremanera la reiteración literaria de: Adiós mi Argentina guapa...

Los Naturales (como mi mare me parió), chirigota de Cádiz, con música del incombustible Jesús Bienvenido, en el papel de nudistas antecedidos por un speaker poco elegante. Defienden con humor el naturalismo en su presentación y exhiben protestas contra la normativa municipal al nudismo en la playa gaditana de Cortadura. La música, de La Pensadora de Quiñones. Pasodoble en justificación de su desnudez, frente a banqueros, jueces y eclesiásticos que se visten y denostan en su letra. Entre medias de la actuación, el speaker parafrasea al Ardentía. Segunda copla al monumento en Canalejas, que le representa el cierre de Tabacalera, la marcha del gaditano a otras tierras en busca de trabajo o a las limitaciones de la pesca. Aprovechan para criticar a la alcaldesa. Antes del cuplé imitan los gestos de Los Santos de Bienvenido. Estos versan sobre la vacunación, que debe ser mayor en Sevilla, donde están siempre “miarma” (por mi asma); y además sobre un detector en un aeropuerto que les pita, mas al ir desnudo, necesitó de un tacto rectal. Allí guardan las monedas sueltas. Estribillo ramplón. El imitador del Ardentía es borde. Tienen una foto de Teófila en un cubo de basura, vuelve a recibir en el popurrí, les toca otra vez a los sevillanos. Yo, la originalidad, la gracia y otras cosas, no se la veo. Me estoy hartando de chirigoteros con complejo de comparsistas. A ver si aprendemos de Selu, de Love, de Yuyu, de... y no mezclen churras con merinas.

A las diez y veinte de la noche se recibe la primera comparsa, que con el nombre de El Sol y proveniente de Algeciras, es este su segundo año con la intención de repetir al menos la posición de cuartofinalistas. Con el tipo de fantasía dorada en ropajes y maquillaje, presentación alusiva al astro rey. Pasodobles a la clase dirigente que no sabe qué es la crisis y goza de fabulosas prebendas y segundo alegorizando con el año que hace que murió Marta del Castillo, y que no es ley la que ampara a un asesino por menor que sea. El niño sabe de informática una barbaridad, pero él no está muy puesto y confunde un virus del ordenador con alguno que aqueja a su hijo. Y además es seguidor del programa Sálvame. Este último cuplé flojo. Bonito estribillo. Denoto influencia de Los Piratas en una cuarteta del popurrí. Potencia en las voces y elegante conjunción en esta parte delicada de las actuaciones carnavalescas, salvada con soltura.

Desde San Fernando llega la chirigota Las María Doradas, nuevos como grupo que no sus integrantes, encarnando a “marías” tumbadas plácidamente al sol. En la presentación toma parte Miguel el Mellao como figuración. Bonito pasodoble para un chaval que ha tenido que irse en busca de trabajo y añora su tierra. El otro para su tierra, San Fernando, dedicado al Nazareno, a la Virgen de los Dolores y a Camarón. En un cuplé hacen top-less pero levantando pocas pasiones por su físico. En el otro les gustaría quedar como Belén Esteban, pero sin que se les quede como a ella las fosas nasales “descolgados”. Corto y fácil el estribillo. Un poco de Los Trasnochadores en el popurrí, donde en general bajan el ritmo.

La caja de Pandora es la fuerte del día, avalada por ser la comparsa de Quiñones (letrista) y llevar la música de José Luís Bustelo. Comienza a cantar a las once y veintiséis minutos. Su disfraz escenifica a unos gaditanos de época, encarnando males que le han sucedido a Cádiz (el saqueo del S.XVI, el cierre de Astilleros, la explosión del s.XIX...) Escenografía cuidadísima, con muchos efectos dramáticos; salen de veras de una caja, la que le presta el nombre. Pasodoble primero a lo mucho que hay que ver en Cádiz, hasta hacerse turista aún siendo gaditano y espoloneando a sus ciudadanos a que prediquen gaditanismo con sus actos y conociendo su ciudad. Segundo pasodoble para los hermanamientos extranjeros que está trayendo el Bicentenario, aunque no sirva para limar asperezas con los vecinos de la Bahía, de la Sierra. El resultado de los pasodobles no deja de resultar chauvinistas. Cuplé al presidente del Cádiz y descontento con el equipo en sí, para acabar diciéndolo que deberían fichar al Despojado, que eso es correr. Segundo para la alcaldesa, por la prohibición de nudismo en Cortadura, aunque no multaron dos policías a un naturista. Se acercaron a preguntarle si todo eso era suyo. El estribillo precioso, de lo mejor que se ha podido oír. No hay discusión que el conjunto de voces es uniforme, potente, experimentado, con una más que correcta afinación, arreglado a una composición muy conseguida... Pero me ha dejado absolutamente frío la comparsa. Le falta esa transmisión que han conseguido sin parpadear los de Aragón, Martín, Bienvenido o Tovar. Situaría a esta detrás de las dichas, en esta fase, claro. No sería considerado que se premiara su atrezzo o su puesta en escena primando estos conceptos por encima de la letra, por ejemplo.

Doce y doce de la noche y empieza la segunda parte de esta sesión con la chirigota Los de la Isla de León, una especie en extinción, que concursa por segundo año no habiendo pasado de preliminares. Su tipo es el de camarones y por ende en su presentación piden que no se esquilme la bahía y acaben con ellos, que no les pongan de tapa en un bar y apelan a lo mucho que sirven para hacer una buena pesca. Arranca con arte el primer pasodoble, sucesión de las desdichas de un camarón y se torna serio, cuando aluden a la contaminación de la bahía gaditana. No es fácil hacer tipo de esta guisa, pero les queda bien. Crítico el segundo pasodoble con el asunto del paro, acabando el mismo con el aserto que el culpable es Zapatero. Al segundo puente, que ellos lo destinarán a pescar como el otro, va el primer cuplé. Y a los locales de alterne, que nunca ha pisado uno pero los conoce bien, el segundo. En el estribillo piden que se coma ostiones y demás delicias menos tortillitas de camarones. Bueno, durante el popurrí, el momento en que critican al conocido gestor del Restaurante El Faro porque con ellos hace crema de camarón, o al quejarse porque la máquina expendedora de cebo no los ha incluido, con la buena hechura. Tiene buena voz el camaronero. Ha sido una gran idea al que ha faltado interrelacionarla con letras mejores.

Los hombres del tiempo es el nombre de la comparsa de Torremolinos (Málaga), debutando, encarnado el personaje, por grupos, de las cuatro estaciones y sus particularidades. La presentación de no ser por el final, de órdago. Hubiese sido preferible decirle no a tonalidades más altas que el resultado obtenido después de lo bien construido que estaba. En su primera copla denuncian un independentismo que cuando conviene, como para sacar dinero, es español, caso del atunero Alakrana. Muy buena la letra para dos hermanos, él como su padre, estereotipo del macho. Ella, lo hace todo y es callada y todo ello sirve como reclamo para que educando de otra manera no saldrán asesinos, maltratadores... Cuplé donde un niño pilla a sus padres en materias íntimas. Bien rematado. No tan buen resultado en el segundo, chiste conocido y falto de enganche. Estribillo lago pero muy conseguido. Cuarteta a cuarteta, este popurrí ha sido actual, clásico, poético, reivindicativo y preocupado con el tema del paro. Grato sabor de boca, una sorpresa que me gustaría encontrar en cuartos.

Desde Puerto Real y alcanzando cuatro años de experiencia, viene la chirigota Los galácticos, los personajes de la Guerra de las Galaxias y un par de jugadores del Madrid. Subida de tono la presentación, y primer pasodoble descriptivo, con características chirigoteras de sus integrantes, pero tornan a la seriedad denunciando que con tanta guerra y violencia, no crean que haya vida inteligente en esta Tierra. Segunda copla para la discriminación de las asignaturas de humanidades en este plan de estudios de secundaria que tenemos. Cuplé al cine 3 D actual que termina bien. Otro cuplé a la ropa íntima que ha sacado el Real Madrid. La tanda de cuplecitos mucho mejor que los pasodobles. Solemne tontería que me ha hecho mucha gracia el estribillo. Ole a la cuarteta por sevillanas. Y por José Mercé, de órdago. Muy bueno el popurrí.

Palabritas es un grupo sevillano con bagaje ya en los carnavales. Esta comparsa escenifica el papel de hombres de letras del barroco, birrete peculiar (con tintero, pluma y aditamentos de escribanía) incluido. Buenas voces en esta presentación donde alegorizan con el trasunto de las palabras, buenas o malas, para defender su tipo. Ellos son los guardianes de la palabra; ha sobrado un contralto sin sentido. Pasodoble al maestro de la infancia, respetado y que les ha marcado, aunque la educación debe darla la figura paterna. Buen gusto que se repite en la segunda copla donde estos sevillanos piden que la Tacita les enseñe a quererla. Ortega Cano y su cierto temor último a los toros centra la intención del primer cuplé. Y el jurado del año pasado y su (nunca mejor dicho) fallo premiando en chirigota, es el tema del otro cuplé, que remata con un poco del estribillo de Selu. En su estribillo nos dicen que sólo tiene “palabritas de amor”. La letra del popurrí mercería editarla. Pocas veces una comparsa me ha sorprendido como esta. La construcción más lírica, meditada y sesuda de muchos años. Ya hubieran querido muchos de los grandes, cabezas de serie.

Cierra sesión la chirigota de Córdoba Los que sufren por gusto, debutantes con el tipo de sadomasoquistas que nos explican en su tipo, con un atrevido disfraz propio de esta tendencia sexual. Pasodoble denunciante con las mujeres que son maltratadotas, que las hay. El otro, una vindicación del andalucismo y del orgullo de sentirse tal. Repiten con continuidad: “hay, hay, qué gusto más guay”. Cuplés flojos. No es raro que con esas fachas, su ligue en Halloween, fuera rarita. Igualmente flojo el estribillo. Popurrí por Sabina para contar cómo se iniciaron en esta práctica íntima. A este le sigue Serrat para defender que desde la infancia ya eran raros. Y concluyen (y con ellos la jornada) a las 02:47 horas.

El día me deja tan frío como el ambiente de Granada estas noches. Quiñones me ha decepcionado, y de lo lindo. No lo veo a la altura que se le debe exigir a un grupo como el suyo. Y sin embargo, ante un teatro vacío, frío, parado, sin tantas alharacas ni necesidad de puestas en escena, los sevillanos han bordado una gran actuación, muy por encima de la media discreta de la sesión, pero con absoluta diferencia sobre la siguiente. A ver si el jurado ve lo que como yo, otros tantos, han podido apreciar.