Visitas

miércoles, 27 de enero de 2010

12ª sesión de preliminares del Carnaval de Cádiz 2010


Doce, que son doce las sesiones de preliminares y se despejan tantas cosas. A estas alturas la primera fase nos ha dado lugar de sobra a la especulación y las quinielas. Pero el concurso se decide en cada jornada y la de hoy, de nuevo y como clásico con 10 agrupaciones, ofrece 5 chirigotas, 4 comparsas y un coro donde seguir buscando sorpresas o toparnos con la cruda realidad del nivel de preliminares.

Arrancaba la sesión (qué ganas de que un día sea a las nueve en punto) a las nueve y tres minutos de la noche con el coro gaditano de los Sevilla Pecci y música de Tino Tovar, El patio de mi casa. Tres años de historia de este coro a pie que tiene una buena legión de seguidores, representando presos en una cárcel sobre los bloques portuarios del Campo de Sur. Que Tovar compone la música es evidente en esa presentación que suena a banda sonora de Cine B hollywodiense, a rock carcelero. Primer tango alegórico que compara sus otras actuaciones con hijos, y que trae este nuevo para su bautizo. La letra del otro tango criticaba un sistema judicial que se vende a quien puede pagar fianzas y condicionales. Primer cuplé con vuelta a la tortilla y doble sentido. Estos presos la tienen grande, gorda y no saben qué hacer con... con su suegra. Contestación en el otro cuplé (enchampelado, raro en un coro) donde ahora es corta, chica, estrecha... Claro, la habitación, y ahí no cabe la suegra. Estribillo acorde y divertido; sin duda, la música soberbia y conseguidísima.

Gaditanos en nuevo grupo pero con solera y tablas (que no lo dudamos, ¿eh?) los de la chirigota Los que bailaron un año e hicieron olvidar a los de antaño, que representan la escuela televisiva Fama. En la presentación un fallo de dicción (o se me acaban las pilas del transistor) nos deja fríos. Pasodoble donde se sienten contentos de cantar y que lo inician con peculiar ordinariez. Un componente es discapacitado, en silla de ruedas. Y para él va ese segundo pasodoble que reconoce su ilusión por encaramarse a ese Falla. Bonito detalle. Por eso callaremos sobre la calidad de voces. Bueno... Cuplés: para las bolsas que ya no da Carrefour y para la chirigota de los famosos. Estribillo muy definitorio (quién lo haya oído que opine). Esto de llamarse “chupaculos” a ellos mismos, ¿qué es? Volver a incidir en la discapacidad del integrante me suena a búsqueda de aplauso fácil. Si se trata de una denuncia para adaptación del teatro y superación de barreras arquitectónicas, bien. Hubiera bastado con la pancarta del final (Por un Carnaval sin barreras) a lo que nos sumamos todos. Pero parafraseando a un capataz hispalense: “no se puede hacer peor”. Por cierto, decían los chirigoteros que mientras que ONCE había sufragado la chirigota de Kike Remolino con 2.500 euros, a esta, con un discapacitado, no le han querido ni dar los 100 euros de la pancarta. Por eso sólo creo en una ONG o asociación de interés público en general: la Iglesia Católica. ¡Qué vergüenza para la ONCE!

Y la reina del concurso, que es la comparsa, de estreno este 26 de enero a las diez y dieciocho de la noche con la agrupación del Puerto, El ejército de Cái. Música del Sheriff, ganas de conocer lo que es un pase a otra fase, y así empezaba a cantar con el tipo de pescaderos y pescadores, regusto clásico. Pasodoble a la Viña, un museo que vive en ruinas y es historia del Carnaval. Segundo, alegórico y bonito, para un encuentro entre Marta del Castillo y Mari Luz de Huelva. Tanda de cuplés que inicia con la película 2012, que va a hacer que Jerez tenga al fin playa. Lo que tendrá guasa es que ya no hará falta el segundo puente. Y sigue el cuplecito con los personajes del corazón que salen en la tele. A los comparsistas les interesaba otro tipo de programación. Estribillo correcto. El popurrí con alusiones pescadoras, recuerdos a las letras de Alberti, justa afinación y bonito pregón del género (caballas, camarones y claveles) como remate.

La chirigota Los yogures griegos de Beniaján (Murcia), segunda vez que pisan este teatro, con tipo original de estatuas clásicas: el Díscobolo de Mirón, La Venus de Milo, Laocoonte heleno, bustos... Están en un parque y sufren, cuentan en su presentación, con las deposiciones de palomas. Música de comparsa de Tino Tovar y de Los trasnochadores de Bienvenido. Precioso pasodoble a Tino Tovar; el primero descriptivo y vanagloriándose de la representación murciana en Cádiz. Cuplé a los documentales de animales, no tan sorprendentes como ver en diciembre un caballo nadando en Jerez. Segundo dando la vuelta al tema de las bolsas que contaminan y las de Belén Esteban de sus ojos. Estribillo sin ninguna proeza poética. Graciosa cuarteta de elección de las sedes olímpicas para 2016 en el popurrí, y buena la que parafraseando a “El Hombre y la Tierra”, retrata a Paquirrín. Pero muy buena aquella a la voz de Sabina. Suena bien la chirigota.

Se encargaba de cerrar la jornada antes del descanso la comparsa gaditana de Tino Tovar, este año con el nombre de Volver a empezar. Fueron “Voces” el año pasado y considerada como la fuerte de la sesión, a las once y veinte minutos empezaban a cantar. Con su disfraz representaban hombres prehistóricos en un paisaje gélido y en su presentación, nos recuerdan esta nueva etapa de Tino, donde para empezar de nuevo, dejaría atrás odios y rencores carnavaleros y por ello insisten en decir: vuelve a nacer, hijo de Adán, padre de la humanidad. Vaya dos coplas de categoría las de Tino... La primera a las lágrimas de un hombre, cuando siempre se ha dicho que no lloramos, y ahora, la mitad de los varones de Andalucía lloran por el paro. Segunda de antología, medio piropo y medio dardo envenenado a Martínez Ares para que le siga cantando a su madre Cádiz. Cuplé al pirata que no se sabía si era menor de edad o no y segundo a las caras de algunos famosos que no dejan clara la evolución de la especie. Buen estribillo. Popurrí soberbio, con la única pega de las segundas voces, bajas. Comparsa muy a tener en cuenta que trae un aire nuevo, prodigiosa conjunción entre tipo, buenas letras, todo bien cantado... Nada más que fijarse en cómo el público respondió al segundo cuplé, que sin dejar de aplaudir y vitorear, no se pudo escuchar ni el final.

Doce y siete minutos de la noche cuando se reanudaba la fiesta de la copla carnavalera, con la chirigota gaditana El niño enfadado (hemos cambiado el nombre) nuevos novísimos en esto de cantar como grupo en el Falla. Tipo de logotipo de la marca surfera de Tarifa El Niño. Pasodoble nostálgico y reivindicativo con las cosas que se quedaron en el olvido del carnaval, como marcar el compás con los nudillos, poder entrar en los ensayos, mostrar los disfraces antes de actuar... Segundo para un anciano con alzheimer que ya no recuerda y que sus hijos han dejado en el olvido. Cuplé para un amigo suyo agobiado por el mote que le dicen. Segundo para una abuela de 75 años con mucha actividad que despierta envidias de la Duquesa de Alba. Estribillo con mucho ritmo, rapidez y dinamismo, en referencia al tipo escogido. Hay tanto nivel en la categoría que no sé si los volveremos a ver en otros pases. Pero con sabor a un 3x4 de siempre.

Los cupletet, segunda vez que actúan, vienen avalados con nombres de integrantes como los de Fali Pastrana y Romero Bey, así que a priori, esta comparsa gaditana contaba con argumentos sobrados para gustar. Así, su tipo era una fantasía de cupletistas antiguos. Y en su presentación recorren agrupaciones míticas de este concurso, citando clásicos inolvidables. Primer pasodoble dedicado a Carli Brihuega, hombre del carnaval que este año no sale; segundo, precioso, oración a la Virgen del Rocío, defendiendo un Doñana maltratado por los peregrinos, que glorifican a la Madre de Dios y pisan la madre naturaleza. Muy buen gusto el presentador de sala que antecedía cada parte del repertorio, a imitación del de las salas de fiesta de antaño. El primer cuplé para ni siquiera intentar contarlo. Malo, sobre el Jerez y el Cádiz. Segundo para un amigo aficionado a la astronomía; no era difícil que fuera mejor. Popurrí rancio y bonito. Sorprende que canten sentados. Suena a ese tipo de comparsa que ya se ha perdido. ¡Qué bonito el popurrí en su primera cuarteta! Sabor a cante bueno el de estos cupletet. Cantando flojito, medidos los compases, todo con afinación, sin abusos ni estridencias de voces, esta comparsa es un dulcecito.

Herederos del grupo de Manolín Gálvez, y con letra y música nada menos que de Morera y Juan Carlos Aragón (a tener muy en cuenta), la chirigota gaditana La pasma (Polizia Autonómica Andaluza), pisaba de nuevas el Falla. Vaya categoría de presentación. Es una mezcla entre municipales y bandoleros, cantan con acento cerrado, montan dos de ellos en burros enjaezados con la bandera andaluza y el forillo, una plaza muy castiza. Letra que recorre las ocho provincias por las que patrullan para que no pase. Los pasodobles se inician con tono del himno regional. El primero, a la dureza de muchas oposiciones, pero que dentro del tono humorístico, rematan con que en Andalucía, no le dan a autoridad al primer carajote. Genial, al fin pasodobles de chirigota que son de chirigota, y no comparsas frustradas. Sólo Yuyu y Selu eran fieles a esto, y ahora escuchamos esta proeza. Una chirigota que sea de verdad eso, ¡CHIRIGOTA! El público arranca con ¡tú sí que vales! Soberbio segundo pasodoble, donde son escoltas de la Familia Real. Y rematan con otra pildorita muy a lo Juan Carlos, pero todo con humor. Coño, lo que tiene que ser una chirigota, insisto so pena de ser pesado. Pero ya está bien de mezclas ambiguas. Con tanta categoría, llegaban los cuplés, uno a un perro policía que ladra en andaluz porque es un husky sevillano. Segundo a una redada que hicieron a un autobús de una chirigota, de lo mejor de este concurso por el momento. ¡Qué le gusta al perro un control antidroga! Estribillo que va a pegar este Carnaval. Y claro, ya están las primeras voces de ¡chirigota, chirigota! Cómo era la cuarteta del que se quería suicidar. De principio a fin, me atrevería a decir que de lo mejor de la noche, y en su categoría, va a dar mucho qué hablar.

Comparsa mixta (exclusividad de voces femeninas) con letra de Luís Ripoll. Hablamos de Kurare (veneno de la Amazonía), un tipo de fantasía, tocados de plumas y encarnando figuras prehispánicas. Cantan más flojo que metidas en un arcón debajo del mar. Primer pasodoble criticando a la alcaldesa. Nada, no se les entiende al principio de cada copla. Después de dejarme los tímpanos, creo que hablan de Haití. ¡Hay que tener valor para presentar semejante comparsa en el Falla! Si llegan a ser de fuera de Cádiz y cantan más pronto, les hacen vudú desde el gallinero. El primer cuplé para una niña sobrada de kilos (¿autobiográfica? Lo digo por un par de comparsistas) Segundo para una surfista con mal resultado con una ola. Estribillo aceptable. Y para colmo, dicen en el popurrí que el carnaval sólo es de Cádiz. Cantan más bajo que Torrebruno con callos (Dios lo tenga en su gloria). Qué barbaridad, esto si que es cuesta de enero. Malas.

Con música del gaditano Tomate y participación de un actor de series muy buenas y seguidas de Canal Sur (¿qué? ¿He salido o no he salido chirigotero?) venía la chirigota sevillana Estamos en el aire que suma experiencias y con esta atesora ya cuatro en el concurso, no con buenos resultados en otros años, sea todo dicho. Son redactores y presentadores de informativos televisivos. De ello iba la presentación, con alusiones a Jesús Hermida, Karmele o Jorge Javier. Primera copla sobre el año pasado que no pasaron el corte pero siguen en el concurso. Segunda copla que es un repaso a programas diarios de la tele, la única compañía de una abuela que no es visitada por sus hijos, y no puede ser llamada telebasura con esa labor social. Bonita. Cuplé primero a su fealdad, pero por lo menos, no tienen la nariz torcida como Belén Esteban. Segundo paras su suegra, que come bastante. Buen estribillo (por lo menos verdadero; si el paro no ha bajado, yo te lo cuento. Y si hay otro atentado, yo te lo cuento. Vamos a acabar como Zapatero en el Congreso: nada más que cuentos). Popurrí con música de la comparsa Los Condenaos y de La banda de Juan Carlos. Gracioso, pero después de La pasma, esto está corto.

Y de esta manera, en la ciudad de Cádiz (y el que escribe en la de Granada), siendo las dos y cuarenta ocho minutos de la mañana, se cerraba (y van doce) otra jornadita de coplas. Lo mejor de lo mejor, de lo mejor de la noche, que estaba la entrañable María “la de la yerbabuena”. Ole por ella. Tras esto, destaco la soberbia participación de la comparsa de Tino Tovar y el muy grato sabor de Los cupletet. Pero esa sorpresa, ese regalo inesperado, esa gracia absoluta y fresca de la chirigota La pasma, lo siento por Tino y sus dos grandes coplas, cabeza de serie con diferencia, sin partir como tal. Por cierto que ya sabemos que ascienden a 16.300 las solicitudes para conseguir una entrada en la final. Interés desde luego, no se le puede negar que no suscite este concurso