Visitas

viernes, 28 de agosto de 2009

La Alta Andalucía a través de la Historia


Si bien es cierto que el motrileño Javier de Burgos sería el que en 1833 realizase la nueva división territorial, a efectos jurídicos, administrativos y sociales, de España, según Decreto de 30 de noviembre, que en su artículo segundo fijaba la nueva delimitación regional, no entraría en vigor hasta 1876, siendo Presidente del Gobierno Cánovas del Castillo. Así, el Reino de Granada, como Región Histórica, se mantuvo en vigor, o bien desde 1492 a 1833 (341 años), o bien de 1492 a 1876 (384 años).

Pero esta división territorial no debía ser del agrado de nadie, ya que siendo Ministro de Estado Segismundo Moret en 1885, propuso una nueva que dividía España en 15 regiones que contemplaba la creación de Andalucía Oriental y no de una sola Andalucía.

Así las cosas, en el mundo intelectual de esta zona del sur, se crea la Mancomunidad de la Alta Andalucía, en vigor y conformada por serios escritores e intelectuales, desde 1883 hasta la entrada del siglo XX. Ello, bien puede servirnos para pensar que la reclamación de la autonomía de Andalucía Oriental es harto antigua.

El 15 de septiembre de 1923, dos días después de que el General Primo de Rivera se hiciera cargo de los designios del país, hablaba en su discurso en estos términos:

“Haremos una nueva división administrativa, gubernativa, judicial y aún posiblemente, militar de España [...] tendiendo a crear regiones robustas [...] ahorrando oficinas y personal...”

El 27 de septiembre de 1923, El Defensor de Granada, recogía este sentir de toda España pero en términos de la Andalucía Oriental: “Es llegado el momento de que a Granada se le reintegre lo que legítimamente le pertenece...” El movimiento se dejó notar, y a él se adhieren: Gobierno Militar, Cámara Agraria, Universidad, Ayuntamiento, Centro Artístico-Liceo, Diputación... El 19 de febrero de 1924 se constituía el grupo que iba a crear El Estatuto de Autonomía de la Andalucía Oriental.

Sólo queda apuntar por el momento, que este grupo constituyente, contaba con el apoyo de las cuatro diputaciones provinciales, a saber, Almería, Granada, Jaén y Málaga.

jueves, 27 de agosto de 2009

Andalucía= a Andalucía + Granada

Primer documento gráfico del que he podido hacerme. Deja bien claro que Andalucía, como suma de ocho provincias, no existe. Más bien, su territorio, se divide en dos. Y el nombre de Granada es claro, independiente y homogéneo, mucho más homogéneo que Granada y su reino como parte de Andalucía.

Aún más... Se destacan una serie de ciudades, como principales en el conjunto de España: Madrid, Sevilla, Lisboa, Valladolid, Granada, Toledo, Barcelona, Burgos y Cádiz:
Año de 1630. La Península Ibérica bajo un mismo gobierno, el de la corona de España. Los geógrafos dividen el territorio en reinos... Andalucía, como hoy la entendemos, no existe.
Año de 1660. En este mapa, se demuestra que durante siglos, tantos como cuatro (o casi, desde 1492 a 1833), existieron dos limitaciones territoriales en todos los sentidos: Andalucía por un lado, y el Reino de Granada por otro.
Detalle del anterior, donde vemos como las fronteras andaluzas son distintas a las actuales, y que (y esto es lo más importante) Andalucía es el occidente del sur de España, y Granada es el oriente.
El mapa de abajo, de 1776, es más demoledor todavía... Se titula así: Andalucía y Granada.
Realmente, cuesta creerse que Andalucía sea una sóla... Yo, no me siento andaluz, siempre y cuando ser andaluz signifique que dentro de la región más pobre y con menos recursos de Europa, haya diferencias atroces e intolerables entre la zona del Gualdaquivir a la izquierda, y el del Gualdalquivir a la derecha. Además, como quiera que no me creo (porque la historia lo demuestra) esta unión a la fuerza, puede que empiece a pensar que la plataforma por Andalucía Oriental, no es ninguna locura... Seguiremos dando datos.

martes, 25 de agosto de 2009

Al respecto de la anterior entrada (Colaboración de Carlos Medina)

Querido y desconocido Jesús de Graná

Te resumo yo lo que pretende esta plataforma: coger Andalucía y cual chorizo de cantimpalo partirlo por la mitad haciendo un corte en diagonal y ya tienes lo que quieren, que no es otra cosa que dividir Andalucía en dos y para colmo quedarse con la parte más pobre.

El video desde luego tiene tela de la marinera y también tela de las Alpujarras. Es decir, que si Andalucía con lo grande que es, resulta que pinta menos que Jesulín en un sillón de la R.A.E. ahora vamos y la dividimos en dos. Desde luego no tiene desperdicio, que sí demagogia para dar y regalar desde principio a fin y puestos a partir y desmenuzar vamos a hacer lo propio con este video.

Desde el punto de vista geográfico: está claro que Andalucía no es lo que debería de ser, aunque me da a mí que Madrid tampoco y Castilla La Nueva y Castilla La Vieja menos todavía; (ahora es Castilla León y no sé qué más, es que con tanto cambio de nombre, acabo perdiéndome) por no ser no lo son ni Vascongadas ni Cataluña que haciendo gala de unos grados de inteligencia superior a los que tienen los miembros y “miembras” de la Plataforma por Andalucía Oriental lejos de querer dividirse lo que pretenden es anexarse, los primeros, a Navarra y al País Vasco francés y los segundos a la Comunidad Valenciana, las Islas Baleares, a la franja del poniente de Aragón, al Rosellón Francés, Andorra y la ciudad sarda de Alguer en Italia. Efectivamente los límites políticos de Andalucía son artificiales como lo son todos los límites políticos de cualquier país, de cualquier región, de cualquier provincia, municipio, barrio y hasta calle si me apuras.

Desde el punto de vista histórico: al-Ándalus nunca se pareció a la actual Andalucía. Esta teoría siempre me fascinó por lo de curioso que tiene. ¿Se han dado cuenta que cualquier movimiento independentista o nacionalista o de cualesquiera que sea la ideología política, al hacer referencia a las reivindicaciones territoriales siempre se acogen al momento histórico que más le trae cuenta? al-Ándalus en el año 750 llegaba hasta Galicia, ¡Coño, Galicia debería ser parte de Andalucía, y de Galicia para abajo también! Claro que si nos remontamos a los años de Bu Abdil-lah me da a mí que Andalucía se iba a quedar en menos de lo que nos daría por una peseta de Jamón de Jabugo.

Desde el punto de vista lingüístico: aquí los catalanes, una vez más, lo harían mejor que nosotros, seguro. Que los murcianos hablan como los almerienses y los extremeños como los sevillanos, pues está muy claro para un catalán, Extremadura y Murcia deberían ser parte de Andalucía pero para cuatro tipos que se levantan una mañana y deciden intentar partir Andalucía por la mitad, lo ponen como excusa para decir que Andalucía no debería de existir y que tendríamos que hacerla añicos.

Desde el punto de vista cultural: aquí sí tengo yo una seria preocupación con lo del flamenco y el festival de las Minas en Murcia. Me da a mí que, si seguimos las grandilocuentes teorías de esta plataforma ya mismo estaremos en guerra. Bueno, los andaluces no, los murcianos contra los japoneses a ver quién se queda con la patria potestad del flamenco. ¿Y Sevilla? Con su bienal de flamenco conocida en todo el mundo ¿de qué parte estará? ¿De los nipones o de los murcianos? No sé, no sé, se me antojan tiempos de guerra para quedarse con el flamenquito. ¿Y las sevillanas? ¡Ah! Es que como estas están en una región distinta a la de Andalucía Oriental, pues ya no nos acordamos, o no sabemos, que sevillanas se bailan hasta en los bares abertzales de Vascongadas, eso sí es cierto, en Andalucía cada vez se bailan menos.

Y lo que me quedaba por leer es eso de:”No hay elementos de una cultura musical andaluza que la diferencia del resto de España”. El tío va, lo escribe y se queda tan contento. Al que ha escrito esto lo voy a poner en el mismo sillón de la R.A.E. que a Jesulín. ¿Os imagináis? Feria del Corpus en Granada, o la de Sevilla, o las patronales de Almería, o de las Cruces en Córdoba, en una caseta, todos vestidos con trajes típicos andaluces, en un tablao, a punto de bailar y de repente…… suena una sardana y va el listo de turno de la Plataforma por Andalucía Oriental y por los altavoces “a grito pelao”, al ver el asombro del personal suelta aquello de “IGNORANTES, Y QUE MAS OS DA SI SUENA IGUAL QUE UNAS SEVILLANAS Y QUE UNOS FANDANGOS Y QUE UNAS BULERIAS Y QUE UNAS SEGUIDILLAAAAASSSS” (¡¡Y que no exista la cadena perpetua!!)

Y por último: “ANDALUCIA ES UNA MENTIRA HISTORICA”.

No me jodería tanto si lo dijese otra persona, pero que lo diga un andaluz me revuelve las tripas. Pero no se equivoquen señores, que no es por ningún sentimiento nacionalista independentista del tipo catalán o vasco, es por el sentido común que se ha de imponer ante el abuso que cometen otras comunidades autónomas a cuenta del Estatut y su puñetera madre y padre. Si no miramos por nosotros, quien puñetas lo va a hacer. Si ya éramos el culo del mundo desde las capitulaciones del niñato de Boabdil y hasta ahora lo seguimos siendo, ¿no va siendo hora de pensar que somos algo más que flamenco, al-Ándalus, acentos, dos andalucias y tonterías de ese tipo? No va siendo hora de pensar que somos una comunidad autónoma y dejémonos de gilipolleces de reivindicaciones históricas, que a fin de cuentas nadie sabe que reivindicar, ni cuando, ni donde, y dedicarnos a trabajar por lo que es nuestro, de todos los andaluces, por lo que otros si han conseguido por saber estar unidos frente a un gobierno central que lo único que haces es favorecer al que le puede hacer temblar en el poder. Los andaluces y el puto servilismo andaluz, el gorroneo al que estamos acostumbrados y a la vidorra fácil pagada por una Junta que lo único que fomenta es aquello de “llámame tonto y dame pan” mientras el catalán, el valenciano, el madrileño, el navarro dicen aquello de “ni se te ocurra llamarme tonto y dame lo que te pido o te va a votar tu puñetera madre”

Andalucía es la que es, pero nosotros no deberíamos ser lo que somos, aunque si somos lo que somos es porque nos lo tenemos merecido y ya va siendo hora de cambiarlo. Y ESTO SI ES UNA REALIDAD HISTORICA QUE HACE FALTA IR ACABANDO CON ELLA.

martes, 18 de agosto de 2009

¿Existe Andalucía?

El video, sin entrar en justificaciones de peso, no deja de tener su razón:

miércoles, 12 de agosto de 2009

Claudia


Como loca anda Victoria... Del mismo palo que sostiene su velero de gracia, españolísima fusta delarte y la verdad, lleva unos días la preciosa astilla que llaman Claudia. Ella, que no está ahora más que para los alientos calientes de los suyos, no sabe que viene a un mundo único, con decenas de tíos que no por ser postizos lo son menos. Ella, que aún no sabe que su padre canta las glorias de una Novia de los Domingos, irá un día de la mano de este, rumbo al lugar más bonito del mundo que conozco y que llaman Realejo.

Ella, ese día, delante de la que ahora anda como loca de alegría desde su Cara de Niña metida a Madre, le descubrirá los misterios profundos de la vida, que es pasar por esta cargando los zurrones de amigos, de los de veras.

Ella, cuando un día eche la vista a atrás, y descubra que su padre siempre arbitró partidos de hermanos, al frente de la Única que vence, sabrá que ha venido a un mundo, aunque sea pequeñito, donde todavía queda vergüenza torera, amor a raudales y fe sin condiciones, y se sabrá hija de sus padres, hija de Victoria y sobrina postiza de una familia grande y dispar que es la cofrade.

Ella ahora duerme sus suspiros de vida entre los brazos de un padre, que nunca dio mejor chicotá que la de acunarla en su regazo. Mejor levantá no vio que la de alzarla en sus brazos. Y si algún día "termina sus trabajos", sabrá, que nunca antes nada, mereció tanto la pena.

Claudia ya es, la mejor chicotá de la vida de su padre Antonio Valentín García Morón.

Cabeza


El verano es como un beso
que “floreció en Primavera”
y se trajo cuantas flores
visten de olor nuestra fiesta
que cada día del año
te consagra nuestra Iglesia.
O quizá, para decirte,
cuando en el Parque te quedas,
con cada flor, que te quieren
en una infinita ofrenda.
Un Dios te Salve se inclina
por cada vez de derecho
que te ven y te visitan
aunque vas siempre en el pecho.
Y endulzando la dulzura
de un bendito año dos mil
pregonaban la ventura
de los oros de Motril.
Sonando está la algarada
que hoy que es Quince de Agosto,
dejando su Santuario
se acerca hasta la Explanada.
La esperan, en Matraquilla,
la coral para alabarla
el pueblo que bien entiende
que hoy es un día de gala,
un Altar con atavíos
del Amparo sevillana
y cuantísimas Hermandades
han soñado con la estampa,
que en la Fiesta de Santiago
su Comisario anunciara.
La esperan con inquietudes
los Vicarios de su casa,
al frente nuestro Arzobispo
que hoy es Primado de España,
los miles de motrileños
que comprenden que mañana
(y de esto ha pasado un lustro)
la Historia sabrá plasmarla
como el hecho más glorioso
que en Motril antes pasara.
Llegó María Bendita
sobre sus doradas andas
sin corona en la Cabeza
que ante el Altar aguardaba.
Llegó la Virgen Santísima
más alegre y con más gracia
con sus vestidos de honores
que los honores bordaran
a proclamarse Señora
aunque nunca le hizo falta.
Que siempre tuvo corona
de Emperatriz y de Santa
mas querían los motrileños
canónicamente amarla
con el oro del indiano
que en imperiales donara.
Y cerca ya de las nueve
de esa histórica jornada
sonó un triunfal Aleluya
se oyeron fuerte las salvas
y Motril se deshacía
en una playa de lágrimas
porque la mejor Patrona
¡estaba ya Coronada!

miércoles, 5 de agosto de 2009

Que no te la den con queso


A José Luís Pérez Cervantes e Illescas... Siempre ahí.

Hace dos años, una universidad estadounidense publicaba el resultado de su estudio acerca de la capacidad de un queso, a través de su componente proteínico para modificar el sabor de un vino. Los años que invirtieran los departamentos americanos no produjeron sorpresa alguna en España, menos aún en la región quesera por excelencia, La Mancha.

Desde el siglo XIV, se empieza a extender la frase "que no te la den con queso", como manera de advertencia para que no andara uno descuidado ante posibles engaños, mentiras o timos. Tal vez, producido este, solía decirse: "me la han dado con queso".

En efecto, la concentración de proteinas del derivado lácteo, servía para enmascarar el sabor auténtico de un vino. Hubo de surgir en La Mancha, en las zonas donde vino y queso siguen, como hace siglos, siendo el sustento económico y motivo de fama de la otra Castilla. Al parecer, taberneros y propietarios de vino, cuando no estaban plenamente seguros del sabor que a futuros compradores iba a satisfacer sus caldos, solían hacerle probar, antes de la cata del vino a comprador, algo de queso con la excusa de acompañar la bebida con una prudente ingesta de alimento.

El comprador, con un sabor enmascarado, satisfecho del gusto que el vino que iba a adquirir le había dejado, no dudaba un ápice y se llevaba la cantidad aordada. Y al volver a probarlo, esta vez sin queso alguno que variara su sabor, descubría el engaño al que lo habían sometido.

Así, se la habían dado con queso, y sirvió en adelante como expresión propia y españolísima que advirtiera de engaños futuros. José Luís, a ti y a mí, en más de una ocasión, procuraron dárnosla con queso, ¿verdad? Pues mira, a los granadinos de la provincia y en especial de la costa, sí que nos la han dado con queso, con esa "pseudo autovía". Y mira que después de seis siglos de historia de refrán, andábamos sobre aviso. Pues eso, que desde ahora, el de abajo y sus amigos, no se la de con queso, amigo lector

martes, 4 de agosto de 2009

OK

El 12 de abril de 1861, empezaba la Guerra de Secesión, una contienda civil en Estados Unidos, que duró hasta el 9 de abril de 1865, cuatro años en los que tomaron partido 3,3 millones de soldados, muriendo 618.000 hombres y con medio millón de heridos.
El inicio de la guerra fue el enfrentamiento entre el Norte y el Sur de los Estados Unidos, a raíz de la cuestión de la abolición de a esclavitud. El norte, los unionistas, a favor de la abolición de esclavos, defendidos precisamente por el recién creado Partido Republicano, chocaba contra los intereses de un Sur que tenía en la mano de obra esclava buena parte de sus ingresos. Estos, los confederados, declararon su independencia y atacaron el 12 de abril de 1861, el fuerte Fort Sumter, en manos unionistas. Y se inició un conflicto que ganaron los unionistas y desangró el que al poco, estaba llamado a ser (tal y como sigue) la primera potencia mundial.
Durante el conflicto, cuando las tropas regresaban de las batallas, solían comunicar los que habían fallecido para público conocimiento. En alguna ocasión, estos tristes partes, traían beneficiosos anuncios: 0 killed (ningún muerto, 0 muertos...), de modo que la población, solía acortar la buena noticia y corría de boca en boca dicha sólo con sus iniciales: 0.K. Aquello, acabó usándose como algo positivo, como algo bueno, y nació la expresión, que tiene hoy alcance mundial de “okay” para hacer referencia a que se está de acuerdo con algo, se acepta y se comulga con lo que alguien ha dicho, o algo nos parece bueno.
Sin embargo, otra teoría retrasa el nacimiento de esta expresión al año 1840, cuando se producen las elecciones donde el candidato demócrata Martin van Buren, pierde las elecciones ante una feroz campaña, la primera del mundo con e aparato propagandístico que hoy día conocemos. Martin van Buren, de ascendencia holandesa, nació el 5 de diciembre de 1782 y murió el 24 de julio de 1862. Vio la luz en Old Kinderhook (perteneciente al Estado de Nueva York). Se convirtió el 4 de marzo de 1837 en el octavo presidente de los Estados Unidos, y en la campaña electoral siguiente, su rival lo desacreditó de todas formas. Sus partidarios, jugaron con su lugar de nacimiento y con esas iniciales (O.K. por Old Kinderhook) idearon una campaña donde lo positivo para Estados Unidos, venía de Old Kinderhook, donde nació el aspirante. Y pronto, lanzaron al mundo la idea de que las cosas salen bien, o todo está en orden, con el okey que hoy día empleamos, reforzando la idea de que el orden y el bien lo traería van Buren. 168 años después, el mundo ha oído hasta la saciedad otro artilugio publicitario: yes, we can, en manos de Obama. Tal vez, de ahí nazca un acrónimo (“¿ywec?”) como mensaje de esperanza.
Lo cierto es que de una campaña publicitaria electoral, o de una guerra, Estados Unidos creó la expresión universal de conformidad y de positivismo, ¿okey o no okey?

lunes, 3 de agosto de 2009

No hay tutía


Si alguien oye esta expresión, podemos entender que el que la ha pronunciado quiere decir que no hay esperanzas de que algo cambie, o que difícilmente algo puede alcanzarse o mejorar. El diccionario de la Real Academia lo deja claro: expresión coloquial usada para dar a entender a alguien que no debe tener esperanza de conseguir lo que desea o de evitar lo que teme. Así, yo ahora les digo que a pesar de lo que nos dicen nuestros gobernantes, al respecto de la situación económica que atraviesa este planeta, en España, no hay tutía con eso de la mejora y los brotes verdes.

Su origen se remonta al empleo del término tutía o atutía, que no es otra cosa que un óxido de cinc que a manera de costra, se depositaba en las chimeneas. En su momento, fue empleado para la cicatrización de heridas, con un resultado impecable en los que empleaban la atutía o tutía como remedio de propiedades mágicas.

Sin embargo, cuando alguna situación se ponía difícil, los españoles empezaron a referirse a la dificultad de mejora dejando claro que sin la atutía o tutía, sería difícil alcanzar la meta deseada. No sería de extrañar que, cuando en una España desvencijada, sombra de lo que fue, empezamos a perder nuestra hegemonía, nuestros abuelos del siglo XIX testigos del mal reinado de Fernando VII dijeran tras conocer cómo el imperio se perdía por América, batalla tras batalla: "no hay tutía", esto se pierde.

sábado, 1 de agosto de 2009

Disparar con pólvora de rey


La expresión significa que cuando alguien hace un gasto que no le repercute directamente, o bien ejecuta una actividad o lanza una fanfarronada a costa de un segundo, deja claro que si el gasto, o el gesto, hubiera corrido de su cuenta, no lo hubiera hecho con tanto estipendio. Últimamente, se aplica con bastante acierto, a los gastos o sueldos del funcionariado, de nuestros gobernantes, que "disparan con pólvora de rey" porque e dinero proviene de todos y no de bolsillos particulares.

Para entender su origen, debemos remontarnos a los Tercios españoles, que, formados casi en su totalidad por profesionales, estos debían incluso hasta costearse la munición que iban a gastar en la lucha, de modo que cuando recibían materiales a cargo de la corona de España, solían disparar con mayor largueza, sin importarles el derroche de proyectiles, dado que disparaban con la pólvora del Rey, es decir, del Estado, y no con la suya propia.

Los tercios españoles deben su nombre a la Legión Romana. A diferencia de esta, que dividía sus fuerzas de choque en grupos de 3.000 hombres (las tercias), los españoles dividían sus efectivos en "trozos" de ejército. Como quiera que este primer ejército profesional de la historia moderna, el español, estuviera en aquel momento en suelo italiano, bajo el mando de don Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán, a esos "trozos" de ejército se les llamó "tercias". Y de ahí su nombre.

Cada tercio español se dividía en 10 compañías de 300 hombres. 8 de ellas, eran de piqueros, dos, de arcabuceros. En Flandes, los tercios españoles se dividieron en doce compañías de 250 hombres, con lo que de nuevo, tenemos la cifra de 3.000 soldados por cada tercio, al igual que en época romana. Pero el ejército español era un variopinto grupo de múltiples nacionalidades, donde el 50% eran españoles, y el resto valones, alemanes, italianos o suizos. Precisamente a las compañías formadas en exclusiva por españoles, más temieron los enemigos de España. Era un núcleo selecto al que se le encomendaba las tareas más arriesgadas y se granjearon fama de valentía y de peligrosidad. Provenían en exclusiva, de Castilla, Andalucía, Aragón y Navarra.

No siempre recibían a tiempo la soldada, la paga asignada y que recogía un documento que firmaban antes de ingresar en el tercio. Curiosamente, en algunas ocasiones, los tercios tardaron hasta 36 meses en cobrar. Tres años abandonados a su suerte, y en ninguna ocasión, produjeron un motín contra sus superiores, el Rey o la propia España, sino que se amotinaron para producir saqueos descontrolados en las poblaciones. Nunca se podrá poner en tela de juicio la fidelidad y patriotismo de los tercios, aunque sí su mal definida leyenda negra, a veces creada en base a sus múltiples atropellos.

Invencibles en centenares de batallas, temidos por todos, en pocas ocasiones se rindieron, aún estando en considerable desigualdad de fuerzas respecto a su enemigo. Se jactaron siempre de ser un Tercio español, y su grito de guerra, ha pasado a la historia: ¡Santiago! ¡Cierra España!

El ejército español ha sido pionero también en crear el primer cuerpo de Infantería de Marina del mundo. Aunque nacieron a raíz de la Guerra de Granada, su fecha de constitución fue 1529. Duraron 175 años, hasta que el Imperio Español perdió toda importancia, pasando de ser la nación que gobernó el mundo, a quedar a merced de franceses o ingleses. Esto ocurría en 1704, y como herencia hoy, nos queda un escasísimo territorio de menos de 7 kilómetros cuadrados para oprobio de los españoles: Gibraltar en manos inglesas.

De la fidelidad, inquebrantable sentido del honor y valentía, queda poco en la expresión. Hoy se dispara con pólvora de rey, si la esposa de un presidente tiene que hacer dos gorgoritos y a su disposición ponen un avión del Ejército. O si el propio presidente, coge uno para seguir dando sus mítines mentirosos. Hace siglos, los españoles y los que luchaban con y por España, dispararon, en nombre de la Patria y del Rey, con mucha pólvora. Eran otros tiempos cargados de algo que hoy escasea: HONOR.