Visitas

miércoles, 27 de mayo de 2009

Las Azucenas

Durante el año y medio que ha estado vivo, se fue llenando con más de cuatroscientas entradas y unas 40.000 visitas, que en esto de las bitácoras, de los Blog, es decir mucho. 

Era una ventana abierta a la comunciación, un punto infalible de información de lo motrileño para quienes no tenemos la suerte de estar allí todo lo que quisiéramos.

Su autor, una de las mentes más preclaras del universo castizo, intrahistórico y personal de un Motril que se extingue sin remisión alguna. Se crió allí, en un "resbaladizo" que aún olía a vega y a Poniente. Correteó a los suyos, acequieros de pro. Bailó a la sombra de una palmera que se marchita aunque se empeña en desafiar a la Iglesia del Carmen; fue testigo de unos tiempos donde cabos de cañas sembraban el Camino, aquel que sólo puede describir Jesús Cabezas.
Su autor, más que amigo, más que compañero de tertulias, más que el digno representante de mi historia en deuda permanente con lo motrileño, más que aquel que refresca (y refrescará) los almacenes de mi memoria como alfaquí de una amistad entretejida decenas de años antes entre Escribanos-Muriel-Jiménez... El autor, decía, ha pasado al calificativo genuino de HERMANO.

No estoy de acuerdo con la supresión de Las Azucenas; a su autor no le sobrarán motivos, y la incuestionable soberanía que le da ser el dueño, el padre intelectual de este. Durante más de un año y medio, día a día, el más fiel cumplidor con las actualizaciones fue él. Leímos su estilo narrativo, directo, sin cortaduras, metafórico y claro, muy claro. Leímos páginas enteras de deporte, de denuncia social, de crónicas del ayer, de anécdotas de Motril, de lo divino y de lo más humano que sólo su autor sabe decir.
El Blog Las Azucenas se convirtió en un clásico, bien de mañana; tan imprescindible como leer la prensa del día, como revisar la actualidad cultural, o como consultar los foros. Las Azucenas, ese blog divertido, enrevesado y directo a la vez, ojalá no tenga vocación profética. Porque el ejemplo más claro de la frugacidad de las cosas no son los versos de Manrique, sino Motril, donde la propia historia puede perderse en un soplo.
 
Hace unos días, hemos perdido otro pedazo (moderno e informatizado) de la historia, a pesar de ser reciente, de este motrileñismo escrito y no practicado. Valga desde aquí, mi más absoluto Réquiem, por http://juanjo-lasazucenas.blogspot.com/ O lo que es lo mismo, por el Blog de Juanjo.

viernes, 15 de mayo de 2009

Mirando la Semana Santa de 2010

En el mismo intante que el paso de palio de la Madre de Dios del Triunfo, una de las más granadinas, más propias, más hondas advocaciones de la ciudad, traspasa el contemporáneo dintel de San Miguel Arcángel, ha empezado la Semana Santa de 2010. Parece un tópico que se lanza al viento y no es más que una realidad. Una de la mañana del ya Lunes de Pascua. Hace ocho días, a esas horas, la Plaza de Santo Domingo hervía con el palio de la Victoria. Algo después, Fígares por protagonista. Esa primera noche cofrade, la más bonita, la más esperada, nos ha ido llevando a esta otra, un domingo después, ocho jornadas más tarde, donde es momento de reflexionar, de hacer balance, de estirpar aquello que no fue de todo bueno, de pensar en lo mucho que traerá 2010.
Sueños, que al final, quedan en eso... En sueños.
Vimos una Virgen del Triunfo mejor vestida que en 2008; vimos un exorno floral excesivo, pero eso ya es un tópico que cuesta arrancar. Vimos una renovación del Paso de Misterio que lo conduce a dejarlo dentro de los cánones que imperan hoy día. Y a pesar de los tiempos que corren, vimos la Hermandad del Zaidín con mayor número de nazarenos y el cortejo más ordenado, más equilibrado y con menos cortes de las cuatro del barrio.
Se presentan elecciones. Me hace gracia que algunos juzguen con tanta premura al actual hermano mayor. No conozco a nadie sin sombras y luces. Como Pepe. Tenacidad, esfuerzo, capacidad de sacrificio y trabajo desmesurado no le faltó nunca a lo largo de sus ocho años. Deja un buen legado, sobre todo en cuanto a trasiego en la Casa de Hermandad. Ha habido momentos para olvidar, (repito que como en todas las hermandades) y otros muy buenos. La labor ahora debe residir en engrandecer la institución, hacer que los hermanos tomen conciencia de su necesaria participación en el cortejo el Domingo de Resurrección y por supuesto, casi antes que otra cosa, cambiar las vestimentas nazarenas. Eso y una candelería que complete todas y cada una de las piezas de la orfebrería del palio, por cierto, por encima de la media de Granada sin necesidad de acudir a orfebres de renombre que no han estado ni en la media.

jueves, 14 de mayo de 2009

La Problemática del Domingo de Resurrección

La última jornada cofrade se abría con un paso menos. No ganamos un Misterio, perdemos un paso. En los datos genéricos de nuestra ciudad, en vez de hablar de tal número de pasos, bien de Cristo o de Virgen, bien de Palio o de Misterio, descontamos uno. Y perder, nunca es bueno. Pero así fue. 

Regina componía un pasaje de difícil apreciación, modificado por la  Curia Eclesiástica y en las antípodas del proyecto inicial, con dos nuevas imágenes que se justifican en una frase casi que amasada por todos los hermanos con cierta participación y compromiso en la Cofradía vicenciana: "no están terminadas": Obviamente, lo único que deja al descubierto tal justificación, es que ni a ellos mismos convencen estas "obras". Nadie a estas alturas cree que pasen los controles de arte y ornato de Federación y los diocesanos, se bendigan, se suban al paso y se procesionen imágenes que aún no se han terminado. Ni esto es un canasto a medio dorar, ni una bambalina a medio bordar, ni el Guión de la banda de una Hermandad a falta de un remate de orfebrería. Pero todos contentos. Si debemos todos creernos que no están terminadas, no hay más que decir. Lo que sí esperamos, es que no las termine el mismo autor, ni prosiga este con el resto de obras.
La Hermandad de Arabial debe plantearse su futuro, que pinta poco halagüeño. De primeras, se topan con la muy difícil experiencia de darle cultoa una iconografía de mínimo predicamento y escaso recorrido estético. A pesar de los enormísimos esfuerzos post conciliares para que el pueblo católico cambie siglos y siglos de referente devocional (la Pasión y Muerte) por este nuevo, no cuaja. Que Resucitó, lo sobreentiende el pueblo, alejado de vericuetos teólogos y teorías de exegetas, como algo natural... "¡Normal que resucite, como que es Dios!" dice el más llano de los fieles; en cambio, que como hombre, aceptara la Pasión y la redención del género humano, cobra doble importancia. Es mucho más sugestivo y cercano el tratamiento pasional y su mensaje. Durante cuatro siglos, desde Trento a Vaticano II, la Iglesia ha encargado crucificados (la máxima expresión simbológica de la fe cristiana) o nazarenos, o ecce homos, o bustos lacerantes que han llamado a la compasión. 
Resuena el Stabat Mater. No el Aleluya a golpe de palmas, en esta Iglesia acomplejada y ridícula, que versiona a Los Beattles y nos manda cantar como si se tratara de una misa anglicana en el corazón de África. Mientras, el sacerdote, revestido con un alba de tela espacial, mientras tras de sí se proyectan diapositivas, nos cuenta que nuestra fe se fundamenta en su Resurrección, motivo central de nuestro credo.

Y el pueblo, mucho más listo, el que al final tiene la palabra, dice sí, pero no... Sí, claro que ese es nuestro punto sine quae non de fe, nuestro básico fundamento espiritual, que RESUCITÓ. Pero repite: es algo consabido, un hecho que responde a su naturaleza divina, un triunfo lógico que sabemos por fieles. Ahora, como Hombre, se dejó ultrajar, sintió miedo, titubeó, puso en entredicho a su Padre... Ese Cristo es el que se acerca a los fieles, el que los conmueve, el que los llama a la oración. El otro, es el que reina en un mar de teologías modernísimas, de liturgias hipercontemporáneas y curas en vaqueros, de algo que contradice cuatroscientos años de culto promovido por la misma Iglesia, que tras un concilio, dijo no a los retablos para hacer Templos del porte de un secadero de tabaco, o bajos comerciales que lo mismo sirven para un Mercadona que para reunir al pueblo de Dios, o naves que en ellas pueden celebrarse el Sacrificio de la Misa, o arreglar la dirección de un coche. Esa Iglesia ajena a una tradición secular, antigua, enraizada en el pueblo y aplaudida por todos, se modernizó donde no debía, y sigue diciendo que el condón es el que produce SIDA. Increible pero cierto. Esa Iglesia, abandonó lo que no debía, su forma propia de expresión, y no ha abandonado lo qeu precisamente produce mayor despego y crítica.

Pero nos ocupaba el asunto iconográfico... ¿Cuántas Imágenes de Resucitado, anteriores a 1965, recuerdan? En Granada, una, transformación del siglo XIX de un antiguo Varón de Dolores. Ni una sóla Imagen, en cuatro siglos, hecha ex-profeso para este tema. Sevilla, una igualmente, de Jerónimo Hernández. Y pare usted de contar. De la época moderna y parte de la contemporánea (vamos, desde fines del siglo XV a mediados del siglo XX) si acaso, en toda Andalucía, no llega a la decena de obras. ¿Cuántos crucificados? ¿Se dan cuenta? Cuesta y mucho echar raíces devocionales con una Imagen ajena a la tradición liturgista y estética de Andalucía. No digo yo que no sea necesaria la iconografía, pero sí que es absolutamente problemática, máxime teniendo en cuenta que ni las que ya forman parte del patrimonio intangible del cofrade, consiguen, en estos tiempos laizantes, despertas a las masas. 

Si a ello sumamos dos hermandades con el mismo pasaje, una vuelta más a la tuerca de mis planteamientos. Habrá quienes digan que salen siete crucificados, y seis nazarenos, o dos atados a la columna y... Sí, obras que forman parte de la raíz más profunda y colectiva del devocionario popular. Vamos, pasajes de Pasión que sirvieron a decenas de generaciones desde el Medievo, como fundamento de fe. Sin embargo, ya hemos demostrado que la iconografía del Resucitado, es tan moderna como la liturgia que la impulsó, y recibe escaso apego, incluso en la ciudad madre, maestra, cuna y ejemplo para lo cofrade: Sevilla.

Mi solución pasaría, sin traumas, sin que esto suponga una crisis inaplacable, que una de las dos hermandades se reconvirtiera bajo un patrón aboslutamente penitencial, procesionando un Misterio o escena evangélica inédita en Granada, con un paso de palio detrás, y conservando como Titular, dispuesto a ser procesionado por los aledaños del Templo a su Cristo Resucitado, para nunca faltar a la devoción ya adquirida. No perderíamos, NADIE; al contrario, ganaríamos. 

¿Cuál? Regina Mundi. Porque los de Vergeles, a pesar de que todo pudiera parecer que estaba más en su contra, ya que no disponen de un centro educativo hasta no ha mucho privado y católico, ni el germen de un colegio de millar y medio de alumnas, ni la cercanía con otro como es San Isidoro, que fuera vehículo y sostén de los de Arabial mucho tiempo, y además están en un barrio con otras tres hermandades mientras que el estatus social de los otros es si cabe mayor, y en terreno virgen para lo cofrade, repito, los de Vergeles, han hecho más Hermandad, más movimiento en torno a su sede, más participación parroquial, han enganchado con un Paso de Palio (aquí en Andalucía, sin uno, mal asunto), han procesionado un Misterio con mayor coherencia plástica, y han configurado, con más aciertos a veces y otros, con más fallos, una Hermandad que estéticamente, siempre ha sido más del gusto general de los cofrades de la ciudad.

Insisto... ¿Dos resucitados? ¿Cuándo iconográficamente tienen tan poco peso? ¿Empecinarse en un proyecto procesional de tan poco rédito a pesar de los veintitantos años de vida ya?

Creo que el Paso de Misterio de Regina Mundi, que se ha cobrado un paso para la Semana Santa de Granada y nos ha enseñado qué hay y qué no hay que presentar en la calle (en una ciudad que aspira a ser grande entre las grandes de lo cofrade), es el punto de inflexión. El  Martes Santo (apunto esta jornada por ser la que menos Cofradías tiene en la calle) puede procesionar un pasaje de "Tribunal" (Caifás, Anás, Herodes...) o un Beso de Judas, o... Tras este, un palio con advocación vicenciana... Y el domingo, por la mañana, haciendo partícipes a alumnos y a los más jóvenes, al Señor Resucitado, primero por las amplias dependencias del Centro, luego si se deseara, por los entornos. Y ganaríamos todos.

Y mañana, si Dios quiere, terminaremos un resumen, que va a durar más, que las obras de nuestra Catedral (unos 188 años, ahí es nada).
 

martes, 12 de mayo de 2009

Domingo de Resurrección en Granada


La Semana Santa en Andalucía la cierra Granada. Lo hace en el ya Lunes de Pascua con un debate que espero no fructifique. Que algunos quieran que las dos hermandades de la jornada pasen a la mañana del Domingo sólo puede traer problemas añadidos. Hagamos cuentas con respecto a la Hermandad de lla Resurrección de San Miguel Arcángel (Vergeles):

Sale a las 16:30 y tiene que recogerse a las doce de la noche; aunque luego no se cumplan los horarios de entrada, tomaremos este dato como referencia, que además, termina por convertirse en un punto más a favor de mi reflexión. 

Esto nos arroja 8 horas de Estación de Penitencia (que la hacen sus hermanos), de modo que si quisiéramos salir por la mañana, habrá que tener muy en cuenta las horas más críticas, las del almuerzo. So pena de quedar en tablas, tanto de público como de cortejo, habría que entrar antes de las tres de la tarde, tres y media a lo sumo. Lo que nos obligaría a salir de San Miguel a las siete y media de la mañana. O lo que es lo mismo, citar a los hermanos, como poco, una hora antes, a las seis y media de la mañana. Supongamos que el hambre, el cansancio de toda la semana, el hastío de ver hermandades (no. no se rasguen las vestiduras, que sucede) y otros factores, se suplan (difícil no, imposible) y decidan recogerse a otra hora. Las ocho de camino, como poco, no hay que olvidarlas. Se puede andar más, e incluso confiar en que un cambio a costal, llame a más costaleros que refresquen las fuerzas bajo los pasos y reduzcan el tiempo de parada y de retraso. Pongamos, extremando la generosidad, siete horas de camino. A ello sumemos que la fe puede más que las horas de la comida, en público y en cofrades (¡pues no tengo yo fe!) y retrasamos la hora de entrada al menos 60 minutos, dejándola a las cuatro y media.

Con estos comentarios, el resultado es el que sigue: salida a las 09:30 horas/Regreso a las 16:30 horas (vaticino la pérdida de un buen número de integrantes del cortejo a eso de las 14:3o)/ Cita de los hermanos en el Templo previo a la salida: 08:30 horas. Lo que comporta que, aquellos que vivan fuera de Granada (por desgracia una tendencia al alza) y tengan niños pequeños (un sustrato importante de la hermandad y que debe cuidarse como futuro que es) se levantarían al menos a las siete de la mañana. ¿Después de siete jornadas cofrades, casi sesenta pasos, cansancio acumulado y acostumbrados a tener los domingos para no madrugar? 

Habrá quienes ofrezcan otra solución. Salir la noche/madrugada del Sábado Santo... De primeras, me opongo a perder una jornada cofrade de las ocho que tenemos. Por otro lado, creo que la experiencia de ciudades donde nos miramos sin pudor (Sevilla), debe ser digna de estudiar. Muchos conocemos los apuros absolutos que pasa la Resurrección hispalense cuando sale, tan temprano, de Santa Marina. Igualmente, seamos conscientes de algo crítico en esta ciudad: la noche y la diversión joven, que protagonizan miles de nuestros estudiantes. Si a veces, hemos sido testigos de increpaciones, cuanto menos, la noche debería quedar resumida lo más posible, so pena de lamentaro. Al abrigo de la noche, la ciudad más cofrade (y más protegida policialmente hablando) está viviendo verdaderos probemas de seguridad. La Hermandad de la Esperanza es sorprendida por actos "extraños" a eso de las doce de la noche, cuanto menos, si de madrugada se vuelve al Zaidín. Además, por experiencia, sabemos que a ciertas horas y con nuestro clima, eso es sinónimo de calles desiertas y abandonos del cortejo. No, la noche-madrugada, no es la solución.

Esta pasa por recortar aún más la hora de salida, dejándola para las 16:00 horas. Un cambio soñado a costal, seguro que trae más hombres dispuestos a trabajar en el Misterio y en el palio, y con ello, menos paradas y más celeridad de marcha que la actual, de forma que en vez de las ocho horas y media de hoy día, queden en siete. Así, la entrada del paso de palio se realizaría a las 23:00 horas, la frontera todavía de la prudencia dado que al día siguiente se trabaja. La mañana del domingo, traería una merma sustancial en cortejo y público, suponiendo un esfuerzo titánico en horas de dejar la cama y llegar a la Iglesia, en nada necesario. La noche-madrugada de Resurrección, es de una temeridad absoluta, quedando Sevilla como el ejemplo a no seguir.

No sé por qué derroteros respiran los hermanos de Regina Mundi. Yo, que sin serlo tengo mi casa de hermandad (de nuevo mil gracias a todos) en San Miguel Arcángel, les ruego a los hermanos de Vergeles que corran más, recorten recorrido, adelante más si cabe la hora de salida, pero, por todo, no dejen la tarde noche del domingo, que seguro, es la más productiva en todos los sentidos.

lunes, 11 de mayo de 2009

Acabando con el arte




Hagan ustedes los comentarios... Yo... yo... No puedo

sábado, 9 de mayo de 2009

Somos más


Llegará el día... Ella aún no lo sabe porque ahora sólo está para recibir todo el cariño primero de los suyos. Pero llegará el día. Lo hará repitiendo una herencia que le han legado décadas y décadas, generaciones, de aquellos que tanto la han querido y que por ELLA, se inscribirá en los registros de la vida con su nombre. Ese día, a los familiares de sangre, se les unirá muchos, muchos más, que son tan de ella por un color que se lleva y no en las venas sino en el alma. Llegará ese día, y entonces, como hoy, seremos más. 

Gema, Rafael, enhorabuena. 
Que siempre, siempre tenga estas dos centinelas en su vida. 
Las fotos, han sido robadas del blog con el nombre más bonito del mundo: EL ESPERANZO.

viernes, 8 de mayo de 2009

La mañana del Sábado Santo

El Señor de la Entrada en Jerusalén es de 1917. Pero hubo que esperar a Ángel Asenjo Fenoy, para que el imaginero de la tierra le diera toda la personalidad, plasticidad y comunicación con el espectador al conjunto, al punto de convertirse en una de las representaciones más animosas y completas de Andalucía.
La Santa Cena granadina es lla más antigua de cuantas procesionan en Andalucía, de talla completa, de altura algo mayor al natural y considerada la de mayor calidad de esta región. Acabada en 1928, este año, se estrenaba la primera fase de un paso de estilo rocalla de envergaduras únicas. 
Las cinco imágenes de esta Oración el Huerto las hace el último gran maestro de la escuela granadina, Sánchez Mesa, entre 1944 y 1947. Su paso, se ha convertido en el de mayor calidad y mérito artístico de Granada, si no de Andalucía Oriental, constituyendo un punto y aparte por la colaboración interdisciplinar de tallistas, ebanistas, orfebres, doradores e imagineros.
El Señor del Rescate, que no necesita presentación alguna. De 1718, obra de Diego de Mora, alcanza una de las mayores devociones granadinas, casi sin comparación. De origen trinitario, hoy bajo custodia agustina, vestía su lujosa túnica persa, bordada por Juan Manuel Rodríguez Ojeda en oro sobre tisú atornasolado, como se desprende de su contrato de hechura.
El más original y personal de los pasos de Granada. Recupera la tradicionalísima peana de carrete y conjuga uno de los conjuntos más estéticos e innovadores.
El Señor del Perdón, obra de Diego de Siloe (1528-1540), nació del que ha venido a significar el verdadero arte del Renacimiento español, considerado como uno de las cuatro "águilas" españolas. Siloe, fue el que lavanta las trazas, cabecera y crucero de la Catedral, en donde se recorta su "Atado a la Columna". Diálogo perfecto, Cristo-Puerta del Perdón. El renacimiento en su más elevada significación.
Cristo de la Paciencia toda vez ya ha sido flagelado. Obra de Pablo de Rojas (1566-1585), pasa por ser la mejor pieza de este tipo; no en balde, Rojas, es considerado como el padre de la escultura andaluza y maestro del creador de la escuela sevillana, Martínez Montañés.
Soberbio Misterio de la Coronación de Espinas. El Cristo de la Humildad, de los seguidores de Mora (hacia 1701-1725) rodeado por el romano, el sanedrita, el sayón y un personaje en actitud burlesca.
El Misterio de la Sentencia, con el Cristo más "a la romana" del panorama escultórico andaluz. De José de Mora, y de talla completa, cambiaba su tradicional alfombra de clavel rojo por otra de lirios.
Estampa propia, como sacada de otro tiempo. Cruz de taracea, túnica de cola con bordados dieciochescos, candelabros regulares a los modos de la talla granadina y calvario de lirios, cardos y calas. 
El Nazareno de la Amargura, obra de José de Mora (finales del siglo XVII), en su clásico y severo paso. Al fondo, la elegancia esbelta de la Parroquial de Santa Ana.
Tercera Caída de Cristo. Obra del taller de los Mena, datada entre 1650 y 1680. Otro gran cambio de carácter extraordinario en la flor y vestimenta de los secundarios. Es el paso de misterio más antiguo de la ciudad, de hacia 1680.
El Misterio de Jesús Despojado de sus Vestiduras, pasa por ser uno de los más dinámicos y expresivos de la ciudad. Su hermandad, la más joven, todo un revulsivo cofrade.
El Cristo dieciochesco de la Meditación (de origen jesuítico) Titular de los Estudiantes, posible Imagen heredera del taller de los Mora.
Ambiente extraordinario a la llegada del misterio de la Sagrada Lanzada, de Antonio Barbero Gor (el último gran genio escultórico de Andalucía Oriental) de 1984/85.
Una de las más gratas sorpresas de la jornada. La magnífica presentación del Misterio, en flor, alusiones barrocas y vestimenta del soldado.
El más esperado de los sacros partícipes de esta Procesión Antológica, el Señor del Silencio.
Recortado sobre la imponente fachada de la Real Chancillería, el Cristo de la Misericordia.
José de Mora realizó en 1695 el que viene a ser considerado el crucificado cumbre del barroco español.

Todas estas fotos provienen del Blog http://passiogranatensis.blogspot.com/ que han realizado uno de los trabajos de cobertura, didáctica, información e iustración, más interesante y altruista posible. Desde esta Alacena, a todos sus colaboradores, nuestra enhorabuena.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Sábado Santo o Passio Granatensis.

Tertuliado, debatido y hablado hasta la saciedad. A nadie convencía la propuesta oficial de traslado por la mañana. A nadie terminaba de agradar que todo un día, los hermanos y especialmente costaleros, estuvieran una jornada completa merced de estos caprichos. 

Ambiente único. Miles y miles de personas. Desde la visita de Juan Pablo II, esta ciudad no había vivido un momento más grato, ni más seguido y ratificado por la ciudadanía. Hito histórico que llevó a muchos a 6 horas de espera, a pie quieto. Merecía estar a la altura de los muchos visitantes. Y quienes sí estuvieron, los cofrades de a pie.

La organización desvelaba sus carestías. Desde no haber establecido un protocolo de actuación en caso de lluvia, como así ocurriera, a no prever otras tantas. Desde darle demasiado tiempo a cada paso, a no esforzarse en homogeneizar los andares de cada uno de los que formaron el cortejo. 

La Passio, que nació cursi, despojada de granadinismo, inventiva (ha sido más un intento de reforzar el ego de uno o unos pocos que otra cosa) en exceso y poco labrada, fue sorprendida por una lluvia que dejó escenas de un público que no sabía que estaba ante un Santo Entierro. Aplausos, voces, gritos de “fuera los plásticos”... O insultos a la decisión soberana (y a mi juicio acertada) de los hermanos del Silencio, que no arriesgaron obra capital como su Cristo. Oigan, tan grande como otras piezas sacras que estaban en la calle, pero privado a la ciudad 34 años y envuelto en polémica por su reaparición, con firma de pseudo-intelectuales incluida.

Sobraron minutos para cada paso. Mucha organización que actuaba de comparsa. No entiendo el lugar en el que se ubicaba a Su Excelencia. Tal vez respondió a su propia voluntad, pero sigo sin entenderla. No entiendo como días antes se modificaban recorridos (porque a todas luces, este era inapropiado como lo veníamos comentando desde septiembre) o se dejaba al azar asuntos importantes.

No entiendo por qué repetir escenas. Ni por qué no apostar por un Cortejo Magno que enseñara a los demás la grandeza de nuestro patrimonio histórico y devocional, no nuestras carestías y mediocridades. 

No entiendo la salida desde la Catedral, a menos que fuese por los cinco euros de visita por motivo de los 22 pasos cobijados en su interior. Que lo hubieran dicho antes... 

No entiendo las hermandades que no llevaron plásticos, como tampoco que se tilde de valentía y se premie el esfuerzo de las que salieron (todas menos una) y no la que se quedó. Porque un plástico, daña y mucho más que una fina lluvia. Crea un espacio húmedo nada recomendable. No es positivo para la policromía la lluvia, y menos, el plástico sobre una Imagen o una túnica, mojada, por poco que sea.

No entiendo la actitud de propios y visitantes. Se pervirtió el sentido de la Procesión Antológica. Tal vez, los medios de comunicación deben volver a su origen, y decirle a los cofrades y espectadores que en estos acontecimientos, no se aplaude, no se berrea, no se grita ni se descompone uno la melena.

No entiendo algunos regresos; no entiendo cómo se tira el dinero en algunas bandas... No entiendo algunos comercios y hosteleros, los mismos que no dan ni ganas de entrar durante el año, y se lucraron sobremanera con un encarecimiento del 50% de sus productos y un lleno absoluto. Tal es así, que han sido otros y no los cofrades los que hablan de repetir algo parecido.

Sólo sé, que la institución oficial de la Granada cofradiera no estuvo a la altura. Sí el cofrade; sí el costalero citado a las 7 de la mañana. Sí las priostías; sí la música local (muy bien la Salud de Churriana, muy bien la Municipal) y sí el que adornó su balcón, cayendo en lo que no cayó nadie: hermosear la ciudad y engalanarla para su evento más importante en estos últimos 30 años.

Luces y sombras. Mereció la pena la mañana, con una Carrera del Darro llena de arte. Con el Realejo, el centro, la calidad de nuestra imaginería (con al menos 40 años de antigüedad, claro, salvo Barbero Gor) y muchos pasos ya a la altura del tiempo que corre. 

Luces en la priostía de la Lanzada y de Perdón (Aurora) especialmente, y las originalidades que casi todas nos trajeron. Sombras en el Orden del Cortejo, en el público y en los que se lucraron sin dar nada a cambio.

Y a la generosidad extrema de los costaleros, su compenetración, su solidaria postura, el mayor de los reconocimientos. Un millar y medio de costaleros a los pies de todo esto. Después de una semana, y después de una Cuaresma, y recogiendo a su Titular y marchando donde hacían falta hombres. Eso, fue lo grande de esta Procesión Antológica, que esperemos repetir 10 ó 12 años después, pero con mejor organización, criterio de selección y justificación plena. 

martes, 5 de mayo de 2009

Jueves Santo en Granada 2009

La Hermandad de la Aurora triunfó sobremanera con el proyecto de su Paso de Misterio. Lo hizo en base a la originalidad, a la recuperación de los lenguajes históricos de nacimiento granadino, apostando por el diseño y la iamginería de uno de los nuestros. Lo hizo además, rodeándose de la calidad musical del Despojado, y trabajando por derecho sus costaleros. Lo hizo y todo salió a pedir de boca, tanto que se hizo posible, hasta que ese paso tuviera sobre su talla y sus formas, nada menos que a todo un Diego de Siloe. 
La Hermandad debe luchar con ese mar de devoción de su Dolorosa (enhorabuena por el rango pontificio de la coronación) con el poderío de su Misterio. Bien de flor y más liviana su marcha por la ciudad; año a año, se hacen conquistas de mejoría.
En el Zaidín, pintan bastos. La salida de la Hermandad fue todo un ejemplo a no seguir, Resumido en tedio absoluto, la carestía de nazarenos viene dada sin duda porque no se puede tardar tantísimo como se tardó en recorrer los escasos metros de salida. A esta Hermandad, a un buen paso, le sobran horas, como cuatro. 

La salida de las Angustias Coronada el jueves Santo, tras una treintena de años en el Sábado, debe hacerse replantear a la Hermandad tal idoenidad. Se darían cuenta los hermanos que tuvieron muchos más devotos y fieles viéndolos. Pero además, los que los vimos, nos dimos cuenta que la hermandad aumentó en número de nazarenos y camareras. Es el momento, Junta de Gobierno, de decir sí al Jueves o Viernes Santo (yo me quedo con este último) Y como siempre, el más completo y rico cortejo de la ciudad, dejó a los que nos gusta el arte sin habla. Suerte de conjunto escultórico, que en su iconografía, sólo Miguel Ángel vence. Porque así, uno se dedica a mirar a tan soberbio, extraordinario y sobrecogedor grupo (después de tantos años, no sé si es Ella o Él quien más me gusta) para no ver las luces, que inevitablemente, deben desaparecer del riquísimo, original, innovador y exclusivo canasto del Paso.
No prosperaría por precipitada, pero ojalá que en 2010, la hermandad adelante y mucho la hora de salida. Porque seguro que gana enteros esta Concepción, a la tarde de Granada. La Concha disfrutó con una Banda del Gran Poder de altura, y con un exorno comedido, firme y alusivo.
Pérdida de hermanos en las filas que obedecen tal vez a la lentitud de ritmo de la Cofradía. Mucho mejor el trabajo costalero del palio, en una línea evolutiva digna de reconocer. Sobre todo, por las dificultades de mecer un paso de palio de cajón. Y nos gustó má sque en 2008 el rostrillo de la Pura y Limpia Concepción.