Visitas

martes, 31 de marzo de 2009

Pepe Carvajal Gálvez... Maestro


Gracias por tu loco empeño
sacramental. Por tus ansias,
tu magisterio sobrado,
tus poéticas palabras,
por levantar con el brío
que antes nunca se pensara
que este costalero tuyo
te dará siempre las gracias.

Costalero de las ondas,
por donde tu voz llegaba
a los oídos maternos 
de la que allí, en su casa,
vibraría como lo hicimos
los que en aquella jornada,
fuimos los mudos testigos
del sentimiento y tu raza.

Gracias por haber traído
costales de limpia traza,
modos nuevos y maneras
formas distintas y armas.

Pero por encima de ello, 
si vengo a darte las gracias,
si mereces el Olimpo
que a los grandes os aguarda
es por esa forma tuya 
de hablarle al que te oye y calla
golpeando su conciencia
cuando más necesitaba,
poesías de la fe
conque a los tuyos hablabas.

La cuesta de San Cecilio
tantas veces aguardaba
la mística que se dice
con los jirones del alma.

-“Niño, ¿sabes que tu padre
también conmigo igualaba?”.

-Pues maestro, lo que quiero
es que mi niño llegara
a saber quien nos ha hecho
costaleros. Poco falta.

Dirán que tú igualas alto,
cuando tú jamás igualas.
Tú predicas y transmites,
tú pregonas y disparas
a tus hombres, dos mil dardos
de fe, de amor y de ganas
por sentirse costalero
del que sembró en esta casa
el más bendito veneno
que brota y nunca se sacia.

Muchos de los capataces,
a tus órdenes marchaban.
Casi todas tus lecciones
siguen hoy día aplicadas.

¿Que ningunean y hurtan
los méritos que te avalan?
Lo sabes bien que tu premio
son tus peones. Te basta
con los que le dan al César
lo que es del César y haga
la envidia y los catedráticos
un sayo de esa su capa.

Nos entregaste el oficio,
lo vestiste con tus galas,
has hecho grandes discípulos,
mil anécdotas se guardan
en los viejos almacenes
de este que siempre esperaba
que el Viernes, casi ya Sábado 
de vuelta, de madrugada,
se produjera el momento
más auténtico. Le hablaba
a una hermandad extinguida.
Hoy, claro está, es más falsa.

Y cuando Misericordia
con su gloria lo inundaba,
el Campo y sus mil personas
un silencio de oro y grana,
se hacía. Tú de contento
micro a martillo cambiabas.

Era tuya la emisora,
y tu palio, levantaba...

“Costaleros de las ondas”
la gloria de tus palabras.

Mil hombres por tu cuadrilla.
Está segura la saga.

Pepe, por todo lo hecho
por Favores, Esperanza,
Vía Crucis, por la Estrella,
por Gran Poder, la mañana
del jueves más granadino,
por San Agustín, por tantas
cosas que en herencia
has dejado... Por tu casta, 
por tus hechuras, tu arbitrio,
tu sentimiento, tus lágrimas,
por hacernos costaleros
de la Hostia Consagrada,
por este oficio bendito
que has hecho grande en Granada
hoy te dice el pregonero:
¡Pepe Carvajal, mil gracias!

domingo, 29 de marzo de 2009

Granada Costalera


...se va la voz del que cada vez tiene menos pero nunca le faltarán cuerdas vocales para llevarte por bandera, a mi católica, apostólica, mariana y costalera madre Granada. Se pierde mi voz y lo hace con un ahí queó firme, porque el único que puede decir esto en clave de pregón, es el del costalero, el más antiguo del mundo en su género. No el que viene a inventarse maneras propias de su falta de profesionalidad para desollar cofrades. Y como el pregonero del costalero si tiene la autoridad de 30 años para hacerlo, hermanos “ahí queó”:

La ciudad se despereza,
se despierta y se levanta,
para ser de Dios el paso.
Sus hijos llevan la carga.

Su urbanismo está pensado
con mil arterias marianas
y sus calles son trazado
de costalería cristiana
todo embebido, preciso;
toda medida estudiada.

Si a Dios hubiera que hacerle
un paso, un trono, unas andas,
yo ganaría el concurso
con licencias bien probadas.

Haría su canastilla
con las ebúrneas tallas
de las viejas taraceas
de las puertas cartujanas.

Y tomaría prestado
los millares de hojarascas
del altivo presbiterio
de la jesuítica casa.

La distinguida Basílica
los estípites dejara;
de nuestro San Juan de Dios
que a la Limpia se consagra
tomaría todo su oro
y con este me bastara
para el paso que merece
necesita y nos aguarda.

La luz de sus guardabrisas
la luz de de cada mañana,
cuando se estrella de bruces
de la vega a “Grande Haza”.

Las cartelas son los tondos
de la conspicua fachada
de la Iglesia Catedral.
Las maniguetas son lanzas
de los pináculos góticos
donde los Reyes descansan.
Las capillas de este paso
más castizas, no se hallan.
El arco de las Orejas,
la puerta de las Granadas,
el Museo de las Ciencias
y el Salón de Dos Hermanas,
junto a la Puerta del Vino,
al Palacete de Zafra,
la puerta de la Justicia
y la Plaza de Birrambla.

Fray Leopoldo y San Cecilio
en las esquinas viajan
Y el loco San Juan de Dios,
en la gloria se pintara.

¿Lo que queréis es un palio?
¡Pues a ver quién me lo iguala!

Los varales son castizos
campanarios. Ahí es nada:
En el costero derecho,
el maestro es Santa Ana.
Le sigue la Magdalena,
después asoma en cerámica
las hermosas albanegas
que cobijan las campanas
de San Andrés, de San Pedro,
San José y de las Bernardas,

Y por el otro costero,
la capilla salesiana
el Santo Ángel Custodio,
Santo Domingo, Inmaculada
la Iglesia del Corpus Christi
y la Abadía sacromontana.

El entrecalle es la historia
de la condición cristiana,
inspirado en el Convento
de los Mártires. Su traza
evoca a cuantos murieron
por las manos musulmanas.

Los bordados son delirios
de atauriques y de tazas
con el concurso alabado
del Salón de Dos Hermanas,
del Mexuar, de los Leones
y del fantasioso Sancta
Sanctorum de la Cartuja
Y por borlos, casi nada,
los mocárabes de lujo
de la Sala de la Barca.

El llamador es tan firme
tan personal, que se planta
con las formas de la Vela.
Y va sonando a “Garnata”

La parihuela la han hecho
los gitanos en sus fraguas.
Sus zancos son genuinos
porque soporten la carga:
la adusta Chancillería,
la cueva de los Amaya,
el Carmen de la Victoria
y el Auditorio de Falla.

El exorno nos lo presta
el Jardín de Lindaraja,
la Huerta de San Vicente,
y los bosques de la Alhambra.

Debajo, en la bodega,
el almacén de la gracia,
trabajando por derecho
la ciudad iliberitana.

El costal de color banco
lo ha puesto Sierra Nevada
y llevan sus costaleros,
por firme y derecha faja,
la cerca de don Gonzalo,
de San Miguel las murallas
sujetas por Puerta Elvira,
la puerta de Fajalauza,
por el Arco de las Pesas
y por la Puerta Monaita.


En el costero derecho,
Genil es una zambrana
y al otro lado lo es Dauro
con sus macilentas aguas,
mientras Beiro y Monachil
en los pipos y en las latas
se llevan para calmar
la sed y para saciarla.


Mañana es la igualá
¡Quién en este paso entrara!

El Albaicín ha igualado
por su historia veterana.
La judería en el zanco,
en la trasera La Chana,
de fijador San Antón,
en el costero va Gracia,
Fígares está en tercera,
y tras de él, en la cuarta,
la Magdalena y Derecho.
Y el Zaidín el que trabaja
en esa derecha atrás
asido bien a la pata.

De capataz San Cecilio
y sobre tan gloriosas andas
el primero de los pasos
con la Hostia Consagrada
y el segundo lo preside
nuestra mejor ciudadana
la Madre de Dios, Angustias.

Ya sí que no falta nada.

¡”Ponerse que voy a llamar”!
Y hasta el cielo se levanta
que por sus cuatro costados,
de la vega hasta la Alhambra
tiene por título nuevo
esta ciudad de la magia.

¡Que le digan desde hoy
“costalera a mi Granada!”

viernes, 27 de marzo de 2009

Costaleros... Por Antonio Santiago

“Hay muchos costaleros que se creen protagonistas y esto no es un deporte sacro. Es pasear a Dios y a su Madre por las calles, algo anónimo y colectivo”.

“Para que el peso se pueda llevar bien, es necesario en primer lugar que el costalero mire siempre al frente, nunca al suelo".

"Es por tanto una aberración, esos costales que tapan los ojos”.

 “Llevan camiseta de tirantes para demostrar que están muy fuertes”.

“El que no tenga claro que aquí los únicos protagonistas 
son el Señor y la Virgen, sobra de esto”

miércoles, 25 de marzo de 2009

Maravillas de Granada


En la cabeza de todos
que me conocen y saben
que iba a poner el punto
con plegaria, “Dios te Salve”,
si prefieren, yo les pido
una dispensa cofrade,
porque estuvo en la escritura,
ha estado en todas las partes
y estará con estos versos
con los que mi voz acabe.

Sé que este año es su Hijo
a quien ocupar tocare
el cartel anunciador.

Y sólo con Él sobrare
las palabras, los bordados,
los vericuetos, detalles
de artesanías precisas
que a San Pedro nunca falten.

Pero por eso les pido
sé que aceptan mi dislate,
que empiece el fin de mi escrito
a la voz de un Dios te Salve
Maravillas, Niña Virgen,
patrocinio inigualable
de bordadores, sederos,
“el Embrujo de Alixares”.

Tu nombre es un adjetivo
y tan sólo al pronunciarte
se caminan cuatro siglos
por los diversos altares,
las veneras, las capillas
altivas por cobijarte.

De la Victoria a San Pedro
(porque los Mínimos antes
descubrieron en los sellos
de tu imprenta y tu semblante
que tu nombre, el adjetivo
mejor para anunciarte
describe cual veredicto
de la peana a tu talle,
desde tu cara a tus manos,
de tu pecho al miriñaque,
que es tu nombre el adjetivo
más cierto para anunciarte).

Desde el instante preciso
que de tu capilla sales
al “singular edificio”
que es tu paso, ¿cómo haces
que por mejor y cuidado
de notorias calidades
parezca un palio embebido
esperando a que lo abraces
que tu nombre supedita
cuanto atreve a custodiarte?

Y en tu palio, que naciera
de aquel que de tanto amarte
Miguel López Escribano
(ya no sabía que inventarse
nada que osara siquiera
a competir con tu arte)
se está escuchando el martillo
empuñado por quien sabe
doctrinas de capataz,
demostrarlo con talante
y comandar por derecho
de frente, corto, elegante
“costaleros de ilusión”
bajo el mismo corazón
de una cuadrilla galante.

Avanza quedo, solemne
por el centro de la nave.
Su cajón, una solera
que ojalá nunca nos falte.
Sus bordados se describen:
únicos, originales,
de la factura agustina
que en Tomasas se bordasen.

Tus platerías, los guiños
y espejos donde mirarse.
Tus ánforas clasicistas,
de hechuras sacramentales.

Los faroles siempre erguidos,
picos de plata en un “valle”;
labranza experta y notoria,
el mástil de tus varales,
que son como celosías
por donde ver tu semblante,
enhiestas tallos argénteos.
Doce son, doce pilares,
sobre las mejores piezas
que son bandejas ducales.

Y es que tu palio, Señora,
de una armonía admirable
fue siempre artístico estudio
sin competencia. Y Si cabe,
ni la tuvo, ni podría
en cuanto este año se marche
competir, ni parecerse,
y en liza, ni compararse;
porque el manto más homogéneo,
equilibrado, brillante,
la fachada de Castril,
los grutescos imperiales,
las labores platerescas...

...Renacimiento en detalle
de un manto que es proeza
de los textiles bordables
hacen tu nombre adjetivo
tan sólo con pronunciarte:

¡Maravillas, dolorosa,
Soberana de Alixares!

martes, 24 de marzo de 2009

María Santísima del Dulce Nombre de Granada


Cuenca. Mil quinientos trece.
¡Cómo no! Los españoles
los primeros que pidieron
la fiesta del Dulce Nombre.

Y entre caprichos hispanos
con apoyos de la corte,
San Simón y sus hermanos
trinitarios, los crisoles
donde fundir amoríos
a tu advocación conforme. 

Tu día es día del mes
de septiembre, día doce.
como fueron doce tribus,
doce Patriarcas, Apóstoles,
doce planetas y meses,
doce el número de amores
que hace ya catorce años
te encargaron, porque ahondes
con tu donaire y tu gracia,
para nos y en nuestro norte.

De todo aquel siglo veinte,
ninguno de sus autores
logró Dolorosa tal
de más novedoso aporte.

Por ello, Dulce María
de cordobeses acordes,
decimonónica estampa
que nos vence y nos demole,
es tu advocación poesía
con la que nadie se asombre.

San Emilio es el joyero
y Fígares es tu corte;
de trinitario pasado
para que al futuro alfombres
con tan escueto piropo
que te llama Dulce Nombre.

domingo, 22 de marzo de 2009

Primavera en Granada (de la Presentación del Cartel de la Asociación Sancti Spiritu)


Granada, que ya es la hora
y se cumplió ya la espera.

Granada, que son tus luces
melancolías que sueñan
con alargar sus dominios
y vencer la duermevela.

Granada, que los aromas
se expanden desde tu vega
y el espejo blanquecino
del “aljibe de tu Sierra”
te va poniendo en tus días
atardeceres de seda.

Granada, que por tus cauces,
si tus aguas serpentean,
las canciones cantarinas
traen a la memoria, frescas,
imágenes de un ayer
que se fue, pero se queda
en los ojos de los sueños
de los hijos de esta Tierra.

¡Granada, pronto, levanta,
desperézate y despierta!
al abrigo de una noche,
más tranquila, más serena;
a la luz de un mediodía
cuando brota en la Carrera
los primerísimos signos 
de esta estación, joven, nueva...

Luz, templanza, calidez,
aromas que parecieran
conservarse en alambiques
de verde naturaleza.

Por los bosques de la Alhambra
el mirto y la madreselva,
espliegos, flores de malva,
las acacias, las moreras,
malvaviscos, los narcisos,
lavandas y adormideras
brotan en un jardín místico
y estallan en una fiesta
que contagia a los jazmines
y explosiona por las pérgolas
de los cármenes vetustos
y las arábigas huertas,
anunciando por tu feudo
que la noria de la vida
nos trae la vida de vuelta.

¡Granada, que ya es la hora.
Granada, vamos, despierta!

Con quinarios, con pregones,
y con solos de cornetas.
Viste tus mejores galas
y acércate hasta la puerta 
del céntrico Santuario.

Acude junto a su vera.
Siente de nuevo que eres
penitente, nazarena,
una andaluza cristiana,
pasional y costalera...
.
..Que yo sí sé cómo ha sido.

¡Qué llegó la primavera!

martes, 17 de marzo de 2009

Primera Salida de Consolación hace un año








Hubieron de pasar casi 18 años para que los hermanos del Cristo de San Agustín vieran cumplido el sueño de procesionar a su Titular Mariana por las calles de Granada en su encomendada labor de evangelizar y expresar la catequesis de su fe mediante el envoltorio estético que no es consuetudinario a los cofrades. Si la espera fue de 18 años casi 8 tenía el diseño que el hermano y reconocido diseñador e imaginero fabricara. Un proyecto llamado a renovar el lenguaje estético de los palios granadinos, innovador en la ciudad y respetuoso con ciertos criterios históricos que le son propios a Granada. Adivino que el paso de palio de la Abadesa del Santo Ángel tendrá ecos profundos en la Semana Santa de Granada. Al igual que sucediera en su momento con el palio de la Virgen de la Encarnación, capaz de promover toda una oleada de bordados sobre malla, la corbata, la crestería de metal plateado, el empleo de carey-metal (o en su defecto madera oscura y metal), tendrán respuesta en proyectos que hayan de venir, como todo indica a tenor de lo que oímos por la Plaza de la Universidad, Fígares o nada menos que la Calle Santiago. 

Pero los hermanos del Cristo de San Agustín no sólo han sumado al patrimonio de la ciudad. No sólo han ampliado el léxico expresivo de las cofradías granadinas. Han superado el reto de un proyecto de tanta envergadura demostrando que la unión hace la fuerza. Juntos, colaborando al unísono, enseñan a la ciudad que más vale cohesión que donación y que interesa más un sentimiento cierto de Hermandad que un proyecto inconexo e individual. 

En el recuerdo de una salida que ya está escrita en la Historia de la Semana Santa de Granada por derecho propio, ahora que ha corrido un año de aquello, nuestra confianza en que milagros como este, no dejen de darse por y para Granada. 

lunes, 16 de marzo de 2009

Santísimo Cristo de San Agustín, Sagrado Protector de la Ciudad de Granada


El hijo de un panadero 
de la Florencia de Italia, 
nació destinado al arte
con licencias bien probadas.

Con Ghirlandaio se forma,
con Miguel Ángel se agranda;
en Vaticano sus obras 
y su legado en España.

Las empresas imperiales
de don Carlos el monarca, 
aquel que forjó un Imperio
con su católica espada,
atrajo a Jacopo Torni
hasta la imperial Granada.

Sus diseños y ornamentos,
antepechos, balaustradas,
baldaquinos y altarones,
pinturas de lienzo y tabla,
el "Panteón" más nombrado
consagrado a Inmaculada
y su hábil fundamento
en imágenes talladas, 
le valieron al "Indaco",
su ganadísima fama.

Sería mil quinientos trece...
...los agustinos llegaban
desde la vieja Castilla
a la ciudad de la Alhambra.

Con ellos, traían cosido
por su "Majestad dramática"
la hondura devocional
que en todo Burgos mandaba.

Un Cristo doblado, inerme,
(que lo cubría una falda)
con estertor fervoroso,
la melena por la espalda,
azucenas en sus manos
mil leyendas amasadas...

...El "Tizón" agustiniano
de las artes castellanas
que lo avalan los milagros
sin que otro lo igualara.

Era tanto su portento
y extendida era su gracia
que las ciudades pedían
a imagen y semejanza
del burgalés primitivo,
una copia que inspirada
en la de San Agustín,
en sus ciudades obrara
lo que obraba el primigenio
con larguezas y sobranza.

Y así llegó hasta Madrid,
a la ciudad sevillana,
a Córdoba califal,
hasta Antequera y a Málaga, 
a Cabra del Santo Cristo
(que por Él así se llama)
con sus huevos de avestruz
y su nimbo y sus enagüas.

Al ver los frailes venidos
el donaire y la elegancia
con que el Indaco ejercía
su maestría sobrada,
le encargaron que gubiase
una magnífica talla, 
a la forma, a la manera
de su devoción preciada:
el modelo burgalés
de la tradición hispana,
inspirándose en su impronta
mas con libertad otorgada.

Presidiría la Iglesia
que el Padre Hernando fundara
"en la zona del Sagrario
camino de la Alcazaba".

La madera de nogal
se prestó a cincel y maza
hasta convertirse absorta
en la magistral semblanza
del mismo Dios hecho hombre,
hecho arte, hecho esperanza,
equilibrio de volúmenes,
de tensiones musculadas,
por Antonio de Plasencia
o Alonso de Salamanca
aplicadas las texturas
que en su hechura se encarnaran,
pintando a pincel y bulto
todo el vigor de su estampa.

Y al instante, desde entonces,
cinco siglos, ¡que no es nada!,
lleva ese Cristo Bendito
por devociones ganadas
conocido por Sagrado
Protector de mi Granada.

domingo, 15 de marzo de 2009

Del XIII Pregón al Señor del Rescate


Siempre he pensado que el cofrade no puede ser espectador atónito y simplón de la sociedad que lo envuelve. Es absolutamente desolador que seamos capaces de movilizar la ingente masa de espectadores, o sacar hacia delante proyectos de solvente envergadura, y permanezcamos impasivos ante atrocidades que cada día nos golpean sin provocar hematoma alguno en la dormida conciencia del que nada procura sino la tranquilidad. Este pregonero no escribe versos a un Cristo como el que nos ocupa, porque es demasiado fácil, es sumamente deleitante componer a tanta hermosura, tanta inspiración, tanta espiritualidad.
Y por eso el pregonero dedica ahora este texto a ellas. Lo hace y quiere dejárselo a Lola Peregrina, porque en el pozo de anhelos de sus dos ojos oscuros, hay toda una norma escrita de lo que debe ser la vida. Y cada vez que sus pequeñas manos van a dar con el suelo del Campo del Príncipe, el mundo es más humano. Son las anécdotas de algo extraordinario; tanto como descubrir una mañana que Álvaro Barea acuna en sus brazos de hermano a Candela, con dos cauces de alegría primeriza deshechos en una niña como la que deshizo ya, hasta con su mismísimo nombre, a Migue Alcalá y a Mari Carmen Sánchez.
Para cuando Esperanza Guadalupe se vea en el espejo de la belleza de “Aquella” que le ha prestado su nombre; para cuando Lola pregunte por la torería de un costal con el que su padre lleva a cuestas al Cristo de los Favores; para cuando Candela oiga de los labios de su abuelo un pregón de 1994 que aún suena por los muros de San Jerónimo, la vida habrá hecho su papel y el aliento cálido llegará a los que tenemos la suerte de disfrutarlas.
Somos más; eso nos hace fuertes; Carmen Oriol un día tomará la mano de su padre y le pedirá que le explique cómo se las apañaban los granadinos 20 años atrás para sacar pasos a la calle. Por eso, por Lola, por Candela, por Esperanza, por Carmen, los cofrades no podemos silenciarnos y ser presa de un mutismo cómplice y vergonzoso. Por ellas, por las niñas de los míos, y por los que nunca verán la cara de Dios en el Mundo.
                                                              -Papá, yo tengo una duda.
-Dime, ¿qué es lo que te pasa?
-Si ni mami, ni el abuelo,
ni la abuela, ni la tata,
y si tampoco tú y yo
y ninguno de esta casa
tenemos la piel del tono
del que la tiene Juana,
¿por qué la peque es así?
¿Por qué es distinta mi hermana?

-Tu hermana tiene la piel
como la arena dorada
y sus ojitos se estrechan,
se pierden en sus pestañas,
porque la parió tu madre
sin en el vientre llevarla
y antes de que ya naciera
ya sabía dónde estaba.

Fue la cosa más bonita
que nunca antes gozara.

La pusieron en mis brazos
y ya su sangre llevaba
por dentro de mi organismo,
mientras triste me miraba
con dos ojos a la vida
y a la vida el ganaba
la partida y la pelea
la pequeña de tu hermana.

Pero hijo, todos los días
perdemos una batalla.

Mujeres que son mujeres
sin necesidad que paran
porque son madres de niños
que de la vida se escapan,
se quedan todos los días
sin cunas y con mortajas
porque otra mujer es “libre”
y así lo grita y lo aclama
a los vientos miserables
del aborto y la falacia.

Tu madre te tuvo a ti
y no era mujer colmada
hasta el día que sin parir
fue la madre de tu hermana.

Tu hermana se la robamos
a una maldición que espanta.

La sacamos de los brazos
de la muerte y la guadaña.
Pasa en China y en Europa
del Este. y en nuestra España.

Caravanas de la muerte
que venden manos manchadas.
Hoy ser “libre” cuesta poco.
La vida, no cuesta nada.

Ho y la madurez se esgrime
sólo en derechos. Y basta.
Hoy el juego de los niños
lo ahogan “progres” palabras.

Un bebé cuesta lo mismo
que el quirófano que mata
triturando los anhelos
de tantas parejas. ¡Tantas!

Hoy se alquilan las conciencias;
la moralidad se aplasta
y el aborto es la licencia
de una “libertad” que mata,
que para ser asesino
“libertad” no me hace falta.

Yo prefiero estar contigo.
Soñar con vuestro mañana.

-Papá, te quiero. –Yo a ti.
¿Vamos a ver a tu hermana?

viernes, 13 de marzo de 2009

De la Presentación del Cartel de la Tertulia Cofrade Sine Labe (2003)





Yo soñé Misericordia
con tu bendita mirada;
con tu gloria, con tu paso
con tu andar entre plegarias,
con tu cadencia, tu empaque,
con tu manto de oro y grana,
con tu palio tan bordado.
con tu varal cincelado
a golpes sobre la plata.

Yo soñé Misericordia
con tu Altar y con tu Casa;
con tu "Campo", tu Convento
(Clausura Dominicana)...

...Soñé que un Viernes Santo
era eterno tu paseo
de tanta soberbia y gracia.

Y yo soñé, Dolorosa
de encajes acicalada,
de puñal de profecía,
de saya verde esmeralda,
de miel tus ojos gitanos
y tu cara de melaza
y tu pelo de "Greñua"
y tus manos de agua clara
y tus cofrades benditos
por tener a las más Santa;
porque enmudecen los gritos
y Soberana te llaman
y te mecen esos hombres
de costal y de alpargata
y transforman nuestras calles
cruzando la madrugada
y alumbras nuestros senderos,
con tu garbo y con tu gracia.

Yo soñé, Misericordia
que hasta las puertas llamabas
y que se abrían las puertas
y por su nave avanzabas
y DIOS EN MISTERIO SANTO
ante tu palio rezaba.

Yo soñé, Misericordia
que los ángeles cantaban
y hasta sonaban los órganos
y tu cera se agotaba
y las flores a tu paso
menos hermosas estaban
al estar ante la rosa
Vestida de Inmaculada.
Yo soñé, Misericordia
que mi voz te pregonaba.
Que Pepe mandó a sus gentes
¡duro con ELLA valientes!
flor de Gracia Soberana;
que Antonio por martinetes
una saeta cantaba
y que a tus plantas de Madre
todas las almas estaban.

Yo soñé, Misericordia
con manto de oro y grana
con saya de terciopelo
con bambalinas bordadas
con ángeles costaleros
y sin verte ni una lágrima
que al fin consiguió tu pueblo,
MADRE DE DIOS SOBERANA
que ciñan sobre tus sienes
de Princesa de la Gracia
(en Altar de los Altares
Niña de porte gitana)
que porque así Tú lo eres
Estrella de la Mañana...

...¡Se ciñan sobre tus sienes
todo el amor de Granada
que a tu paso se comprende
y a San Cecilio lo arrastras
para decirte, Señora
Misericordia del Alma
que por fin esa corona
que pronto estará cincelada
(que la voz del que pregona
la pide para tu Gracia)
y que te digo, Greñúa
que eres la Virgen más Santa
la más Hermosa y bonita
¡Y EMPERATRIZ CORONADA!

jueves, 12 de marzo de 2009

Del Pregón de las Hermandades del Realejo (año 2006)



                






                  



                 Eres Babel de culturas
que en este mundo se abrazan,
¡ay si tus piedras antiguas
hablar pudieran palabras!
de tu esplendor alfarero,
de tus hechuras hebraicas,
de la mística poeta
de tu Fray Luís de Granada
o del paso de un Visir
de Antequeruelas y acacias.

Del montículo Mauror
tu nombre al fin triunfara,
que cuando esto era Elvira
mas tú te decías Garnata,
toda la lírica auténtica
de tus hechuras urbanas
sedujeron a Ziríes
y hoy es tu nombre quien manda.

En donde si no el heredero,
tiene Campo en vez de Plaza
y Carmen para el sonido
de la música de Falla
mientras te escogió Fortuny
para pintar tus estampas
y hasta don Gabriel Morcillo
a tu feudo se afincara.

Los Venegas poderosos
cuando Tiros heredaran
te llenó tu Pavaneras
del Museo que ahora te agranda,
y un centenar de devotos
de túnica franciscana,
el Convento Casa Grande
a tu urbanismo consagran.

El bueno de don Fernando,
el de Católica espada,
te brindaría un homenaje
(Sede Metropolitana),
que la antigua Catedral
se estuvo izando galana,
dónde si no. Te lo digo,
entre los tuyos y sus casas.

Y el grande de don Gonzalo
marcharía hasta la morada
que con justicia y largueza
conquistó con sus batallas
Al fin de últimos días
que entre los tuyos pasara.

Don Álvaro de Bazán
Almirante de la España
Donde el sol, astro gigante
Ni pretendiera abarcarla
se bautizó Realejeño
con el primor de tus aguas.

Y es Patrona de los Mares
                 de océanos sobre fragatas,
tu más bendita vecina
de un camarín que hasta espanta
pues nunca tanto prodigio
a construir se soñara.
Y como no, viejo pueblo
tenía que estar en tu casa.

A lo largo de los siglos
los linajes de más fama
te escogieron como sitio
de aristócratas moradas
con Condes de Villaalegre,
el marqués de Casablanca,
los que con justo artificio
son homónimos (Lizana,)
                    aquellos de Castillejo
de Diego de Siloe la casa,
                     el Título de Cervera
y hasta el condado de Gabia,

El prestigio de los Gor
y los Mendoza y los Alba
 que hallaron en tus dominios
los solares que habitaran
en palacios nazaritas.
O aquellos de hechuras clásicas.

Tienes mil años de vida
y más de herencia cristiana
pues si llega Jueves Santo
gozan licencia al doblarlas
si de San Cecilio se echan
a repicar sus campanas;
y si ya no hay Catedral
Santo Domingo la emplaza
por la Gloria de su porte
de carpaneles y tallas,
o allí donde casi nace
(la puerta del Sol que estaba)
                                                                    el convento de Belén.

Y el Paseo de las Palmas
es celestial caserío
de Ángeles franciscanas.
Y lo son las dominicas
catalinas y marianas
y entre mirtos palatinos
Santa María de la Alhambra.

Mil años se van contigo
y sigues cada mañana
Babel de la Judería
de católica enseñanza
de centenares de ilustres
(el Padre Suárez habla),
como antaño ya estuvieras
primerísima Garnata;
siendo el pueblo de los pueblos
siendo Madre que nos guarda,
el pellizco de la Historia,
museo de las enseñanzas,
arte de todo el estilo,
escenario de mil hablas.

Pasa adentro Primavera
en Realejeña embajada
que no hay lugar más medido
como el de esta gloria urbana
para hablar de Dios a cuestas
y de su Madre en volandas
que eres Realejo mío
¡SOL DE LA SEMANA SANTA!

miércoles, 11 de marzo de 2009

Presentación del Cartel Extraordinario del XXV Aniversario de la Hermandad de la Lanzada de Granada


Dame prioste, la medida
que dista de jamba a jamba,
que por la puerta del Templo,
Cristo, al parecer, no pasa.
Aguarda prioste, al dato,
anótalo atento. ¡Vaya!
Cristo que es del Templo dueño
es un extraño en su Casa.
¡Por Dios que es verdad! ¡Qué acierto!
"Todo es posible en Granada".
Hasta que mi Dios bendito,
el mismo que traspasaran,
el Hijo de Caridad
la de femenina guardia...
...este Mismo, el Portentoso
de santísima labranza
en el Sagrado Misterio
de su Sagrada Lanzada,
por capricho de sayones,
de zelotes de comparsa...
...por la puerta de Dolores
¡que es la puerta de su casa
(fíjate, que así es la cosa)
es tan GRANDE, que no pasa!