Visitas

martes, 15 de enero de 2008

Se os ve el plumero

El Ayuntamiento de Lanjarón (PSOE) tendrá que readmitir a un empleado simpatizante del PP
Las cosas del régimen andaluz que dirige Manuel Chaves son inquietantes. No sólo hay un tráfico de coincidencias masiva en cuanto a familiares de altos y bajos cargos en las nóminas públicas. No sólo se beneficia al partido del gobierno en todas las oposiciones posibles a nivel local. El caso de Lanjarón es emblemático. El Ayuntamiento de Lanjarón deberá readmitir a un empleado que despidió por su "tendencia política". El trabajador, simpatizante del PP, fue víctima de una "represalia" por su enemistad con los responsables del consistorio, del PSOE.



El Juzgado de lo Social número 2 de Granada obliga al consistorio a readmitir a A.M.S.F., en las mismas condiciones en las que desempeñaba su trabajo antes del despido, a abonarle 1.072 euros en concepto de salarios desde el pasado noviembre y a indemnizarle con 3.000 euros por el proceso depresivo en el que se vio sumido. Considera el juez que existe un "evidente indicio" de que la decisión de extinguir el contrato obedeció a "represalias" del actual alcalde, que había sido denunciado previamente por el trabajdor, junto a una concejal del actual equipo de gobierno.