Visitas

domingo, 13 de enero de 2008

¡Qué duro!

En Sudáfrica, Irak, Sri Lanka, Turquía... En países de tradición y mayoría musulmana, han muerto a lo largo de 2007, veintiún religiosos católicos. La cifra de cristianos en general, es de casi 30.

En estos últimos 16 años, Asia y África supusieron, por atentados, disparos, coches bomba o ataques irracionales, la pérdida de 800 personas. Se sabe que 777 católicos fueron asesinados, pero también que hay muchos misioneros de los que no se tienen noticias. Me reitero en el comentario que hiciera a modo de entrada en esta Alacena hace 24 días... El cristianismo, está perseguido intolerablemente, por los intolerantes de países de tradición islámica.

¿La culpa es del credo musulmán? No. Rotunda y categóricamente no. De musulmanes que no saben interpretar el mensaje de entendimiento del Corán, sí. Desgraciadamente, en esta España de nuestras entre telas, demasiados creyentes islámicos pervierten el sentido real de la palabra de Alá al Profeta Mahoma. Me cuesta pensar que Dios, que Yavhé, que Alá, llámenlo como quieran, aplauda tanta sangre derramada, y después regale 99 vírgenes por toda la eternidad.

La realidad es bien sencilla. Los historiadores más reputados de Occidente siempre han afirmado que la Historia, desgraciadamente, puede ser cíclica. El cristianismo nació perseguido, amasó tanto miedo que terminaría imponiéndolo pero ahora persiguiendo, y desde hace un par de siglos, tal vez algunas décadas, cuando a Dios gracias se deja influir por la Sociedad que lo envuelve, ha vuelto a ser perseguido. En España, bastaron unos pocos años para acabar con la vida de 10.000 católicos, sólo por ser de este credo, por profesar esta fe. En nombre del progreso y de la libertad, 10.000 personas murieron.

La libertad que defienden los herederos de aquellos que compartían esa ideología que costó la vida de tantos católicos, los nuevos progresistas, prefiere ser condescendiente con ciertas prácticas religiosas y atacar sin vacilaciones a otras.

Pero el dato es objetivo. En 16 años, han muerto unos 800 católicos en países de tradición islámica. El pasado 2007, 21 católicos. En países de tradición cristiana, la cosa es distinta.

¿Ni un respiro, Gobierno... Ni un respiro?

No hay comentarios: