Visitas

martes, 29 de enero de 2008

Don Manuel Pizarro

Lo acabo de ver en www.elconfidencialdigital.com/ y me ha resultado grato... Hasta la fecha, hablar del número dos del Partido Popular para las próximas elecciones, era más propio de los que, o bien ven un duro adversario, un nuevo Rodrigo Rato de amplio bagaje como economista y hombre de asuntos fiscales, un capacitado y preparadísimo "Ministro de Economía" que haga posible lo cierto (salir de este bache en el que hemos hincado las narices a fuer del desgobierno socialista), o tal vez era la moneda revanchista para cercenar a Gallardón.
No me interesaba hablar lo más mínimo de algo que no tiene discusión: Pizarro es un ejemplar hombre de la vida empresarial, con tablas, que había obrado el milagro de devolverle duros a seis pesetas a los accionistas de Endesa, y que Gallardón, cuando entró en las filas del régimen interno y feroz de un partido (en este caso popular, pero aplíquese a cualquiera) tenía que saber que estaba a disposición de los suyos, y no para crear disensiones.

Pero no; no me interesaba ni antes ni ahora, el debate inhóspito, huero y estéril de cuatro incapaces metidos a analistas de lo político, sobre la pérdida de intención de voto por incluir a Pizarro o descartar a Gallardón. Ni va a suceder, no se engañen, ni va a tornar los platos de la balanza de uno u otro lado el asunto.

Como quiera que es un experto de presencia y dotes, y los populares saben bien cómo acertar en los temas económicos (San Rodrigo Rato, verbi gratia), no me ha preocupado tratar el asunto; mas todo cambia, insisto, al leer hoy el medio informativo digital citado, al que les invito con mi enlace de arriba a ver...

Pizarro era presidente de Endesa. Un periodista de la BBC le realiza una pregunta y le advierte de lo bien que le haría, si la respuesta la diera en inglés. Nuestro hombre no lo duda, y cito textualmente: ...“mire usted, hablo el castellano y cuando vayamos a Londres hablaré inglés encantado de la vida”...
Ole, ole y ole sus narices, don Manuel. Parece mentira que en 1952 se rodara "Bienvenido Mr. Marshall", y todavía, pasados casi 56 años, seguimos siendo los mismos serviles bobos de lso extranjeros que vienen. Parece mentira (y los que vivimos en ciudades turísticas de la importancia de Granada nos sabemos la lección "al dedillo") que tengamos que hablar otro idioma que nos es ajeno, en nuestra misma patria.

Inconcebible que la Costa malagueña, tenga más rotulaciones en inglés que en castellano. Que tenga la cara un guiri de preguntarte como se llega a la Catedral en inglés, y quede tan anmcho. ¿han salido ustedes de sus fronteras españolísimas y han intentado alguna vez que les hablen y contesten en español, que por cierto, es la segunda lengua de la Unión Europea y cuarta del mundo?

Pues si lo han pretendido en París, van dados; tal vez en Florencia, o en Roma, o que se lo pregunten a mi primo, cuando se terminó de formar jurídicamente en Finlandia, si alguien allí, la vez que tuvo que pisar un Hospital, movió cielo con tierra para que estando malito, no tuviera que acudir al inglés, cuando no al pseudo-finés suyo, para decir que estaba "más joío que bonico".

Somos serviles, malditos serviles que contestamos en inglés por motu propio al primer guiri que se va a dejar en la ciudad cuatro euros (las tres cañas con generosa tapa granadina) y los de la entrada a la Alhambra, como si nos hiciera el mayor de los regalos. Ni en Montmartre o Les Halles, ni en Santo Lorenzzo, ni en Piazza Nabona, ni en el Moscú que visitó Carlos Segura, te hablan español.

Y lo sabemos y ya está. Pero que en España, no vayas medio enseñado, en la era de las tecnologías, no. Si no sabes decir, "Me poune ouno caefé, pour favour", te tomas una cocacolita de máquina, hermoso. Si no sabes decir "¿Couanto ezss"?, pues no pidas nada...

Pero que seas corresponsal periodista y pretendas que en esta santa nación te contesten en tu idioma, NO. Otros, y no quiero señalar, les hubiera faltado tiempo para contarles medios "Episodios Nacionales" en inglés, en cantonés o en la lengua batutsi, a Dios querer. Pero a don Manuel Pizarro, no le salió el deje de los hijos de la Gran Bretaña por los labios. Aquí, en español; en Londres, te hablo yo como si fuera de Picadilly`s Circus y hasta te canto el God Save a Queen y unos temitas de Stg. Peppers de los Beatles, majo.

Pero en ESPAÑA, en ESPAÑOL.
Políticos, españoles: primera lección; y eso, que no es todavía nada. Como este hombre llegue, que llegará, que deje la cartera de Economía, coja la de Exteriores, que Gibraltar es nuestra. OLE.

No hay comentarios: